Tema de hoy

Con la Conago fracturada se fortalece el centralismo arbitrario

Si la desintegración de la Conago no fuese un tema preocupante sí lo es la cancelación de un canal de negociación donde los gobiernos estatales acordaban en conjunto políticas publicas atenuantes del federalismo voraz y vanidoso.

Como se veía venir desde que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debilitó el pacto federalista y concentró todo el poder en él como presidente , finalmente la Conferencia Nacional de Gobernadores sufrió la tan predecible fractura al abandonar sus filas diez mandatarios estatales que consideran que la Conago ya no cumple con las funciones para las cuales nació.

La agrupación se convirtió en club de amigos donde cada quien jalaba para el lado que le convenía y mientras unos se decían cómodos con el trato injusto que la Cuarta Transformación da a los estados, otros se inconformaron hasta que la pandemia de coronavirus colmó el vaso de la paciencia de gobernadores que fueron dejados solos a cargo de la emergencia sanitaria.

El desprendimiento se hizo oficial ayer por los gobernadores Martín Orozco, de Aguascalientes; Javier Corral, de Chihuahua; Francisco Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; José Rosas, de Durango; Enrique Alfaro, de Jalisco; Silvano Aureoles, de Michoacán; Ignacio Peralta, de Colima; Miguel Riquelme, de Coahuila; Jaime Rodríguez, de Nuevo León; y Diego Rodríguez, de Guanajuato, mismos que le dan forma al bloque llamado Alianza Federalista.

Realmente la misión de la Conago había fracasado por la inutilidad de sus gestiones ante el actual gobierno federal. Si los hoy ex presidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto entendieron en su momento la importancia de las asambleas de la Conago, que se implementaron desde 2003 como mecanismo de armonización entre lo local y lo nacional, con López Obrador lo que era diálogo se convirtió en monólogo y el trato civilizado acabó en ajustes de cuentas contra partidos diferentes al de AMLO.

Si la desintegración de la Conago no fuese un tema preocupante sí lo es la cancelación de un canal de negociación donde los gobiernos estatales acordaban en conjunto políticas publicas atenuantes del federalismo voraz y vanidoso que al quedarse con la mayor parte del dinero que los estados recaudan vía impuestos reduce a las entidades y municipios las posibilidades de desarrollo. Y ahora más: si de por sí López Obrador quiere dominarlo todo a su modo, con un órgano gestor menos que viva su mejor tiempo el centralismo.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas