Tema de hoy

Libertad de expresión amenazada: soplo de intolerancia contra un siglo de luchas

El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios.

Cuando todo indicaba que la llegada de la izquierda al máximo cargo de gobierno en México representaría el puntal definitivo a las libertades, son precisamente las garantías constitucionales las que resultan afectadas en el régimen que oscila entre la intolerancia y la megalomanía, retrocediendo a épocas de sectarismo y autoexaltación que creíamos habían concluido cuando los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional fueron expulsados de las cúpulas de la administración pública federal.

El pronunciamiento publicado ayer por poetas, científicos, artistas, académicos, periodistas, escritores, cineastas e intelectuales se acumula en el expediente de los derechos atacados por la recurrente actitud del presidente Andrés Manuel López Obrador para instalar su voz como la única que sea escuchada y creíble en el monólogo del poder que constituye síntoma inequívoco de las autocracias.

“La libertad de expresión está bajo asedio en México. Con ello, está amenazada la democracia. El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de estigmatización y difamación contra los que él llama sus adversarios. Al hacerlo, agravia a la sociedad, degrada el lenguaje público y rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante”, afirman los 650 líderes de opinión que suscriben el documento.

Los ataques a medios de comunicación y periodistas se dan como hierba mala regada con odio. Tribunas y voces que ejercen la crítica como la función más útil del periodismo, reciben la andanada del gobierno y sus fanáticos borrando de un manotazo la larga batalla que a lo largo de un siglo fue librada para establecer condiciones de libre manifestación de las ideas y derecho a la información, el origen de todas las demás libertades.

Embestidas simiescas contra Nexos, Reforma, Carmen Aristegui, Chumel Torres, Proceso y una larga lista de publicaciones y comunicadores dan cuenta del retroceso en México en materia de libertad de expresión. López Obrador, como en aquellos tiempos de la llamada dictadura perfecta, dice que quiere una prensa “bien portada” que apoye a la Cuarta Transformación y hable bien de ésta. No quiere la crítica ni desea una sociedad adecuadamente informada. Hostiga, amenaza, anula. Finge convenenciera amnesia ante la máxima de Voltaire de “Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo