Bienestar

5 mitos sobre el uso de cubrebocas que no deberías creer

Muchas personas evitan el uso del cubrebocas porque lo consideran molesto e incluso antihigiénico.

Estos últimos meses el uso de la cubrebocas se ha convertido en un importante tema de discusión entre quienes lo defienden como una de las principales medidas no farmacológicas para contener el contagio del coronavirus y los que los desaconsejan basándose en argumentos pseudocientíficos.

La postura que mayormente defiende la ciencia es la de usarla en las zonas de transmisión comunitaria de la COVID-19, pues ayuda a evitar que la enfermedad se propague, sobre todo en aquellos lugares en los que se hace muy complicado mantener la distancia de seguridad de metro y medio o dos metros como comercios, transportes públicos y la misma calle de las grandes ciudades.

Sin embargo, muchas personas evitan el uso del cubrebocas porque lo consideran molesto e incluso antihigiénico, teniendo como fundamento noticias falsas o pseudoestudios que aseguran que el uso de cubrebocas puede tener efectos negativos en la salud.

En esta ocasión te presentamos 5 mitos sobre el uso de cubrebocas que no deberías creer.

Solo respiras dióxido de carbono

Muchos  aseguran que con el uso prolongado del cubrebocas solo respiramos el aire que exhalamos, mismo que contiene grandes cantidades de dióxido de carbono, lo cual podría causar una intoxicación; pero no es así. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, utilizar mascarillas médicas durante mucho tiempo puede ser incómodo, pero no provoca intoxicación por dióxido de carbono ni hipoxia.

Los cubrebocas de tela no sirven

Cuando inició la pandemia se dio a conocer que las únicas mascarillas funcionales eran la KN95, las cuales son muy difíciles de encontrar y se venden a precios muy altos, por lo que optamos por usar máscaras de tela. Aunque su efectividad es menor, los cubrebocas de tela sí funcionan, ya que sirven como una barrera para que las personas no transmitan el coronavirus.

Provocan enfermedades debido a hongos y bacterias

Si se emplean de forma correcta, no existen riesgos de crear hongos o enfermedades respiratorias en sus portadores. Lo importante es recordar que las mascarillas desechables sólo deben usarse una vez y después tirar a la basura. Los cubrebocas reusables, se deben lavar o desinfectar después de cada uso.

Si no tengo síntomas, no debería usarlo

Se piensa que hasta el 40 % de las personas infectadas con coronavirus son asintomáticas y estos portadores del virus sí pueden contagiar. Hay incluso personas que antes de mostrar síntomas de COVID-19 pueden ser contagiosas.

Con cubrebocas, adiós sana distancia

Los expertos en salud siguen recomendando otras precauciones para frenar la propagación del virus, como lavarse las manos con frecuencia y mantener una distancia mínima de dos metros con los demás siempre que sea posible. Las investigaciones han demostrado que estas medidas preventivas, cuando se combinan, pueden reducir significativamente la tasa de transmisión y salvar vidas.c

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas