Tema de la semana

Tema de la semana | La pelea entre ex alcaldes de Culiacán por la gubernatura

En el Partido Revolucionario Institucional los aspirantes a la gubernatura están acelerados, queriendo adelantar los plazos formales, mientras estas siglas políticas resisten el estira y afloja de los que amenazan con irse y los que prometen lealtad según sea la nominación del candidato. El tictac del reloj sucesorio da la impresión, a veces, de ser bomba de tiempo colocada sobre la de por sí amenazada unidad priista.

El jueves 17 de septiembre el gobernador Quirino Ordaz Coppel fue interrogado sobre la aspiración manifiesta del secretario de Pesca, Sergio Torres Félix, que quiere ser candidato a este mismo cargo. “Si él lo utiliza y hace otras cosas en su tiempo libre es respetable”, dijo abriendo la puerta para que sus colaboradores realicen proselitismo en tanto no involucren el cargo que desempeñan.

Aparte de que todo indica que para los pretensos sale sobrando el hecho de que el gobernador les dé o no luz verde, pues cada cual realiza su promoción particular desde el frente futurista en que está, la tirantez se respira en la atmósfera pre electoral de Sinaloa con el riesgo del rompimiento de disciplina, militancia y orden que en caso de consumarse pulverizarían al PRI.

El principal actor de encono, o el más visible, es Sergio Torres Félix que en la rabieta adelantada afirma que con el PRI o sin el PRI él aparecerá en la boleta electoral el 6 de junio de 2021. En pose de desafío a su partido y al gobernador para el cual trabaja, prácticamente exige ser el elegido y por si no lo consigue ya toca puertas en otros partidos.

Torres ha arreciado sus ataques contra el dirigente estatal del PRI, Jesús Valdés Palazuelos, a quien identifica como su principal competidor al interior de ese partido. Esta semana arremetió de nuevo al afirmar que “yo los veo a muchos de la dirigencia preocupados más por cómo conseguir candidaturas y ver si reparten candidaturas a las familias de ellos mismos que por enarbolar causas sociales. Y estos se enojan, pero no hay cuidado de que se enojen, porque eso dice la gente en las colonias”.

Sin embargo, no es el único que exhibe ansiedad por ser el candidato del PRI al Gobierno de Sinaloa. Otro ex alcalde de Culiacán, Aarón Rivas Loaiza, se reunió con el empresario mochiteco Juan Pablo Castañón, lo cual abonó a la rumorología de la posible fórmula PRI-AN que se cocina en diferentes frentes.

El dirigente del PAN en Sinaloa, Juan Carlos Estrada Vega, quien ha mencionado a Castañón como posible candidato de Acción Nacional a gobernador, confirmó el encuentro con Aarón Rivas y consideró que “hemos estado en contacto permanente para armar un proyecto serio, que venga a cambiar cómo hacer las cosas en la política. Vienen cosas importantes. Fue una reunión entre ciudadanos que están buscando construir…”

Otro ex presidente municipal de Culiacán, Aarón Irízar López, también realiza reuniones en diferentes zonas del estado y aunque manifiesta que el propósito es el de empujar la postulación del mejor priista, bien es sabido que desde 2013 cuando concluyó su período como alcalde se aferra al proyecto político personal con miras a gobernar Sinaloa.

En tanto se toma la decisión, el escenario sucesorio adquiere rasgos de complejidad debido a actores del PRI o de otros partidos que al ver revuelta el agua tricolor quieren jalar agua a sus molinos. El ejemplo de Gerardo Vargas Landeros, secretario de Gobierno durante el sexenio de Mario López Valdez, que tras caerse sus plataformas futuristas del Grupo Trébol y Redes Sociales Progresistas intenta subirse a la catapulta de la Cuarta Transformación, es síntoma de lo difícil que puede resultar el proceso electoral en puerta.

Pero un segmento con poder de decisión en Morena se le atraviesa a GVL en el intento por brincar a la 4T, siendo el casos la diputada federal Tatiana Clouthier Carrillo, quien en su visita de esta semana a Culiacán lo señala de ser una persona sin principios “que no tiene valores sino lo que quiere es un capricho, una pelota nueva con que jugar” y le remarca que “necesita valor para no tener vergüenza y salir y a hacer eso”.

En fin, mientras los ex alcaldes del llamado Grupo Culiacán intensifican el fuego amigo en la pelea por la candidatura a gobernador, y Quirino Ordaz Coppel los llama a que hagan futurismo en tiempo libre y sin utilizar recursos públicos, la temperatura sube en el PRI con la posibilidad de que alcance el punto de ebullición y acabe siendo la olla de presión que al explotar lo desintegre todo, inclusive al partido.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas