Tema de hoy

Recorte federal a educación: con la enseñanza pública no se juega

Con la enseñanza pública no se debe jugar, mucho menos en la coyuntura difícil que plantea varias complejidades a la vez.

Cuando la educación debe ser la prioridad e insignia de cualquier gobierno que se precie de progresista, en México a esta tarea fundamental se le asesta una crisis por encima de otra, en repercusión de la enseñanza pública y de la calidad pedagógica y con repercusiones para alumnos, padres de familias y maestros que realizan el mayor esfuerzo para mantenerles abiertas a los niños y jóvenes la puerta hacia un mejor futuro.

Por una parte, el diagnóstico que realiza la organización no gubernamental Mexicanos Primero da cuenta de la ruptura de los engranajes de participación implementados en Sinaloa para la educación a distancia durante la actual emergencia de salud, estableciendo que únicamente el 35% de los estudiantes y familias ofrecen un buen grado de satisfacción en el apoyo a las labores lectivas efectuadas en modo virtual.

A ello se agrega la información que aporta el secretario de Educación Pública Y Cultura, Juan Alfonso Mejía López, en el sentido de que el presupuesto federal que se le asignaría a Sinaloa en 2021 elimina 13 programas que recibían financiamiento, entre éstos la atención a grupos vulnerables en áreas como escuelas de tiempo completo, diversidad de la educación indígena, atención educativa a la población escolar migrante, convivencia escolar, y desarrollo de aprendizajes significativos.

Además de ser un llamado al Congreso de la Unión para que corrija el error del Gobierno Federal, reponiéndole a la educación pública su carácter de esencialidad, los datos de Mexicanos Primero y SEPyC demuestran que es necesaria la intervención del gobernador Quirino Ordaz Coppel y del Congreso local para poner en resguardo el derecho a la formación y adecuado aprendizaje que son de las últimas alternativas con que cuenta el país para trazar rutas de certidumbre hacia el porvenir con bienestar.

Con la enseñanza pública no se debe jugar, mucho menos en la coyuntura difícil que plantea varias complejidades a la vez. Agregar la crisis educativa a las complicaciones en salud, economía, seguridad pública y gobernabilidad equivaldría a que México oscurezca todavía más el panorama de incertidumbre y entre tales sombras resulte cada día más difícil identificar esa luz al final del túnel que siempre ha sido la escuela y el acceso al conocimiento.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas