Tema de hoy

Culiacán y las trampas letales, negligencias que nadie atiende

Urge dejar atrás la mentalidad de la función pública donde una vez sufridas las pérdidas humanas y materiales se procede a corregir las causas de los percances.

Una alcantarilla sin la correspondiente rejilla de protección ocasionó un accidente automovilístico ayer en pleno paso deprimido ubicado entre Pedro Infante y Emiliano Zapata, en el sector Ley del Valle, mostrando la falta de supervisión del Ayuntamiento de Culiacán en vialidades de alto flujo vehicular, negligencias que no es la primera vez que ponen en riesgo la vida y el patrimonio de ciudadanos.

La dinámica de servidores públicos que actúan después de que ocurren los daños manifiesta la inexistencia de protocolos municipales de planeación para que la red vial cuente con medidas de seguridad y señalizaciones que requiere una ciudad con una carga vehicular de 500 unidades que significa el crecimiento de 2,335% en poco más de una década.

En tanto se logra que el Plan de Movilidad atienda estructuralmente el fenómeno donde el parque vehicular crece sin control (por ejemplo, en 2010 la población aumentó 6.4% en promedio al año y el número de vehículos al 50%), corresponde a las dependencias del Ayuntamiento estar al pendiente de la infraestructura urbana a través de la inspección permanente ya que los descuidos pueden traducirse en tragedias.

Cuando el 5 de septiembre de 2019 las lluvias arrastraron a una mujer hacia la alcantarilla del drenaje pluvial en estado de deterioro, causándole la muerte, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro ofreció revisar y mejorar las labores de ubicación y reparación de este tipo de fallas, sin embargo, al responsable del área se le han permitido otras desidias como la ocurrida ayer en el túnel del Pedro Infante y Zapata.

El accidente donde tres personas resultaron heridas es el nuevo recordatorio al Gobierno de Culiacán para que la ciudad reactive el sistema de revisión y descubra a tiempo descuidos como baches, falta de señalización para delimitación de carriles en arroyos viales, necesidades de semaforización, alcantarillas abiertas y la circulación de automóviles a velocidad inmoderada, entre otros. Urge dejar atrás la mentalidad de la función pública donde una vez sufridas las pérdidas humanas y materiales se procede a corregir las causas de los percances.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas