Corrupción

Pingüinario: “una obra opaca y sin planeación”, señala el Observatorio Ciudadano de Mazatlán

La organización civil interpuso un recurso de oposición ante el Comité de Obras Públicas del Acuario Mazatlán, señalando que este proyecto no está programado ni se incluyó en el Presupuesto de Egresos del municipio.

El Pingüinario de Mazatlán es una obra que ya se licitó por el gobierno de Luis Guillermo Benítez Torres, pese a no estar programada ni presupuestada, por lo que el Observatorio Ciudadano interpuso un recurso de oposición.

“Esto debido a que el recurso previsto para la obra “APROVECHAMIENTO DEL INMUEBLE DEL TIBURONARIO PARA ADECUARLO A PINGÜINARIO” no se encuentra contemplado en el Presupuesto de Egresos del Acuario de Mazatlán para el ejercicio 2020, ni en alguna Ley expedida por el Congreso local o federal; además, utilizar dinero del erario para la construcción de una obra no programada viola dicho Artículo, incluso resulta sospechoso destinar presupuesto de manera repentina”

Se señaló por el Observatorio Ciudadano de Mazatlán en el recurso de oposición.

La licitación pública AMA-2020-LP-01 fue dada a conocer por el Ayuntamiento de Mazatlán, en la que se refiere a la construcción de la obra “APROVECHAMIENTO DEL INMUEBLE DEL TIBURONARIO PARA ADECUARLO A PINGÜINARIO”, cuyo proyecto prevé una inversión estimada de 20 millones de pesos, recurso propio de la paramunicipal.

Esta se publicó luego de que la administración de Benítez Torres en Mazatlán perdonó a Dionisio Sánchez Félix, Armando Trujillo Sicairos y José Luis Ulloa Miranda, ex funcionarios de la Secretaría de Obras Públicas implicados en el colapso del Tiburonario el 1 de febrero de 2017, siempre y cuando paguen 3 millones de pesos y se investigue a los empresarios que construyeron el proyecto turístico.

Lea también: El “Químico” perdona a ex funcionarios en caso Tiburonario y pide investigar a constructores

El dinero servirá para el proyecto de convertir ese espacio en un Pingüinario, atractivo propuesto por el Alcalde de Mazatlán.

Al mismo tiempo, la Fiscalía Anticorrupción debe investigar a las empresas Osuna y Osuna Arquitectura, propiedad del arquitecto Omar Osuna Osuna, y Grupo Ecosistemas de México SA de CV, del empresario Antonio Roberto Becerra González, como posibles responsables del colapso de la pecera del Tiburonario.

Sin embargo, antes de que se termine de cumplir ambas situaciones, el Ayuntamiento de Mazatlán ya abrió una licitación, hecho que cuestionó el Observatorio Ciudadano.

“Se destaca que la inversión se prevé en una construcción como el tiburonario, vinculado a hechos de presuntas irregularidades evidenciadas tras el colapso de su pecera en 2017, además que en un futuro inmediato estará funcionando otro acuario, el “Mar de Cortés”, por lo que ésta no resulta una inversión prudente, por el contrario, se proyecta como una obra opaca y sin planeación”, se señaló.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas