Sociedad

El Poder de lo Local | Desaparición forzada; una lucha contra la indiferencia

En la actualidad, el crimen organizado y los conflictos armados internos en los que resultan salpicadas las propias autoridades siguen dejando desapariciones en naciones como México y Colombia.

Las desaparición forzada se ha convertido en una de las principales problemáticas que desde hace décadas acarrean la violencia y el narcotráfico, principalmente en Latinoamérica, donde los movimientos sociales que buscan la verdad se ven amedrentados por grupos criminales y el Estado.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), que estableció como fecha para su conmemoración el 30 de agosto de cada año, señala que aunque se ha convertido en un problema mundial, en dicha región cobran más fuerza.

En la segunda mitad del siglo XX, las dictaduras militares dejaron miles de desaparecidos en países como Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. En la actualidad, el crimen organizado y los conflictos armados internos en los que resultan salpicadas las propias autoridades siguen dejando desapariciones en naciones como México y Colombia.

A través del ejercicio ‘El poder de lo local’, contrastamos la visión de 4 activistas en un intercambio de experiencias entre Bogotá y Culiacán-Sinaloa sobre el papel de la memoria y la resiliencia en la construcción de paz.

Una sabueso

La vida de María Isabel Cruz Bernal cambió el día que Yosimar desapareció. El 23 de enero de 2017, dejó atrás su labor como ama de casa para  convertirse en la líder del colectivo de búsqueda más importante de Culiacán, Sinaloa.

El dolor y las visitas a la Fiscalía General del Estado de Sinaloa, acercaron a Isabel a otras cuatro madres, conformando el primer grupo que dio origen al colectivo Sabuesos Guerreras AC. Hoy en día son más de cuatrocientas mujeres que participan en la Asociación a través de diversas actividades, que van desde la búsqueda, manifestaciones, performances artísticos y acompañamiento a víctimas de la desaparición forzada.

La activista señala que la sociedad responde de manera negativa ante el tema de los desaparecidos en Culiacán, revictimizando a las madres que buscan, o justificando los crímenes en contra de los desaparecidos bajo la premisa de que ‘andaban en malos pasos’.

El choque con la autoridad ha sido otra gran problemática para Sabuesos Guerreras, quienes han evidenciado en muchas ocasiones la falta de compromiso de los agentes de la Fiscalía General del Estado y de las comisiones a las que les corresponde atender el tema de las desapariciones.

LO DIJO:

‘Yo creo que desde que sabuesos empieza a salir a las calles a marchar, a manifestarse a tomar dependencias de gobierno, esto empieza a tomar fuerzas y sale a la luz toda la cloaca en ese tema, principalmente, que si queremos justicia y culpables vamos a encontrar a las mismas autoridades’.

María Isabel Cruz Bernal. Activista

Para Isabel la desaparición de Yosimar le ha traído una nueva familia, puesto que el dolor y el amor a sus desaparecidos han creado un lazo de esperanza en la búsqueda de verdad y justicia.

‘Se trata de empoderarnos y empoderar a más mujeres, a las madres a las esposas, a las hijas, a las cuñadas y todas las que tengan un desaparecido, que griten, que no se queden calladas, somos la voz de quienes nos hacen falta’ finalizó.

Los falsos positivos

La pérdida de su hermano, Jaime, en 2010, le dio a Jaqueline Castillo el impulso para unirse a otras madres para crear la Fundación MAFAPO, Madres de los Falsos Positivos, que lucha en busca de la verdad sobre la gran ola de desaparecidos en Bogotá, Colombia.

El grupo de madres se ha tenido que enfrentar a muchos obstáculos durante su trayecto en búsqueda de justicia, principalmente ante la sociedad civil, que reacciona de manera indiferente ante la práctica sistemática de desapariciones que ha ido quedando en el olvido de los colombianos.

LO DIJO:

‘La justicia ha sido bastante lenta, sabemos que no quieren que se sepa la verdad, nosotros trabajamos en esta campaña por la verdad, por saber quién dio la orden de las ejecuciones extrajudiciales, pero notamos en las versiones de los militares que ellos no están aportando verdad plena, no quieren que se conozca la verdad’.

Jaqueline Castillo. Activista.

MAFAPO trabaja a través del arte y la pedagogía, para mantener viva la memoria y visibilizar la problemática de la desaparición forzada en Colombia, llevando su mensaje a diferentes disciplinas del arte, que van desde la pintura y el tallado, hasta el muralismo y el performance.

Jaqueline y el resto del colectivo de Madres de los Falsos Positivos, tienen como objetivo, a través de la educación, mantener vivo el ideal de justicia y la búsqueda incansable de la no repetición.

Nos dedicamos a buscar

‘Somos una familia de mujeres’ señala Mirna Medina, fundadora de Las Rastreadoras de El Fuerte, al norte de Sinaloa, quien luego de buscar y encontrar los restos de su hijo, Roberto, asumió el compromiso de seguir apoyando a madres y familiares de desaparecidos en la región que habita.

Mirna es una mujer fuerte y es justo esa cualidad la que la ha impulsado a coordinar un gran número de operativos de búsqueda. ‘Nos llamaban las locas de las palas’ comenta, mientras asegura que la sociedad al principio reaccionaba de manera apática al tema de los desaparecidos, con morbo o con miedo, según cada caso que se le iba presentando.

LO DIJO:

‘Hemos avanzado gracias a los medios y a las redes sociales, la forma en la que trabajamos y se dan cuenta de que no todos los muchachos andaban mal y se suman con diferentes apoyos, con materiales, con alimentos, con difusión, nos informan sobre fosas clandestinas, es la manera en la que la sociedad se ha sumado a Las Rastreadoras, hemos logrado ser reconocidas y dar dignidad a los desaparecidos’.

Mirna Medina. Activista.

La activista señala que el Estado ha sido uno de los principales obstáculos para su labor y aunque las apoya con sus operativos de búsqueda, los policías no realizan de manera adecuada su trabajo y en muchos casos están inmiscuidos en los casos de desapariciones.

Las Rastreadoras, en conjunto con otras colectivas dieron origen a la Ley de Desaparición Forzada y la Comisión Nacional de Búsqueda, todo bajo la premisa de no excluir a las familias del seguimiento a las carpetas de investigación de sus desaparecidos.

Para Mirna buscar se convirtió en un proceso de sanación, ahora sigue haciéndolo más serena y con toda la experiencia acumulada, orienta y guía a las familias que se van sumando a Las Rastreadoras.

‘A las mujeres que buscan, les digo que sigan buscando con amor, con tenacidad y con ese corazón, que los más importante es no perder la fe y que sepan que aquí en el norte de Sinaloa, Las Rastreadoras están para apoyarles’ comentó.

De amor y resistencia

Gloria Luz Gómez tiene un  gran trayecto recorrido en la lucha social por visibilizar el tema de los desaparecidos, a través de ASFADESS, colectivo al que se suma luego de la desaparición de su hermano Leonardo Gómez, la primera víctima en Colombia por buscar desaparecidos y de Luis Miguel Gómez, ambos desaparecidos en la década de los 80 en Bogotá Colombia.

Desde hace 39 años ASFADESS, busca visibilizar las desapariciones en Colombia, pero también exigir la búsqueda de los desaparecidos y que se reconozcan los derechos a la verdad, a la justicia y a la no repetición. El colectivo trabaja denunciando, acompañando a familia con desaparecidos y realizando manifestaciones, responsabilizando al estado por las desapariciones perpetuadas desde los años 70 en Latinoamérica.

La activista señala que el papel de los medios de comunicación ha sido crucial para invisibilizar el tema de los desaparecidos en Colombia, ‘justificando y culpando a todos menos a los responsables’ comenta. El gran obstáculo que ha tenido ASFADESS ha sido contra la desinformación, que desacredita los movimientos sociales que luchan contra la desaparición forzada.

LO DIJO:

‘Las marchas de los claveles blancos fueron la posibilidad de que la sociedad de comprometiera a ser solidaria con el dolor y el drama que vivíamos, desafortunadamente la sociedad sigue siendo indiferente. Pero hemos logrado avanzar en algo, los medios al menos hablan de desaparición, la sociedad es indiferente y eso es parte de la impunidad, cuando no reacciono, no siento, me quedo callado, soy parte de esa impunidad, la sociedad tiene que comprometerse desde el rechazo a estos crímenes’.

Gloria Luz Gómez. Activista

ASFADESS fue la primera organización en construir retablos, galerías de memoria como un símbolo de dignidad, para mostrar y exponer los rostros de los desaparecidos en los principales puntos de la ciudad.

‘El movimiento de familiares contra las desapariciones forzadas, ha sido y sigue siendo liderado por las mujeres, las mujeres que hemos convertido el dolor en lucha el amor en resistencia’ finalizó.

El poder de lo local

El poder de lo local es un ejercicio de intercambio de ideas y experiencias que se da entre El Centro de Memoria, Paz y Reconciliación en Bogotá, Colombia y Revista Espejo, en Sinaloa, México a través del Taller de Gráfica Popular Juan Panadero, con la intención de conocer similitudes y divergencias en temas de periodismo, derechos humanos, luchas sociales e interculturalidad.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo