Sociedad

Los niños que no saben quiénes son los hijos de ‘El Chapo’

Mucho antes que este grupo criminal acondicionara el centro educativo se hizo el llamado al Gobierno Municipal, pero sin resultados. De igual forma lanzó la convocatoria para las asociaciones civiles y empresarios, pero tampoco prosperó la iniciativa.

Los jóvenes son doblemente victimizados: son aniquilados en la guerra contra la delincuencia y los enfrentamientos entre grupos, y los más pobres son también estigmatizados. Se les discrimina cuando vienen de condiciones de precariedad, se les discrimina y se les niegan oportunidades por su apariencia, por tener su origen en ciertas colonias y comunidades, por la música que escuchan, la manera en que se expresan y otras formas culturales, cada vez menos subordinadas y más alternativas, con las que han arropado una identidad fuerte y arraigada.

– Ronaldo González Valdez, Sociólogo sinaloense

FOTO: Josué David Piña

La Secretaría de Educación Pública anunció que el Ciclo Escolar 2020-2021 arrancaría con clases a distancia tras la prolongación de la pandemia de Covid-19. Especialistas en la materia y analistas auspiciaron que esta modalidad evidenciaría aún más la brecha digital que existe en el país.

Sin embargo, en las zonas rurales de Sinaloa y colonias en condiciones de pobreza y marginación hay padres de familia, incluso maestros mismos, que se rehusaron a seguir al pie de la letra los programas educativos porque las condiciones socioeconómicas y su entorno no los favorecen.

La colonia Bicentenario es considerada como un asentamiento en pobreza extrema. Foto: Josué David Piña

En paralelo, cuando las autoridades recomendaron a la población confinarse para reducir los contagios de la Covid-19, una enfermedad viral por la que más de 21 mil personas han padecido en Sinaloa, el sector logró continuar con sus actividades desde casa.

Esta semana se hizo viral la entrevista al medio de comunicación Línea Directa a una gestora comunitaria al anunciar la puesta en marcha un centro educativo irregular que no está acreditado por la Secretaría de Educación Pública y Cultura de Gobierno del Estado, pero que funciona como una “escuelita”. 

Se trata de Esmeralda Núñez Terán, pepenadora de profesión pero con intenciones de apoyar y mejorar las condiciones sociales de su entorno, explicó que la Escuela Temporal Extensión Bicentenario se levantó por unas personas que llegaron a nombre de los hijos de “El Chapo” Guzmán.

Hay más de 60 niños recibiendo asesorías escolares en este centro educativo. Foto: Josué David Piña

Para la académica Iliana Padilla, especialista en temas de violencia y problemas en las ciudades, esta necesidad educativa de la colonia Bicentenario fue aprovechada de manera muy asertiva por los grupos que se mantienen en la ilegalidad. 

“Entonces hay una necesidad social en estos lugares, el estado no se da abasto, se supone que el gobierno tiene que trabajar de manera equitativa; tendría que poner esos centros educativos con internet, computadoras, televisores, etc. El municipio no tiene los recursos suficientes para crear estos espacios en todas las colonias y menos en asentamientos irregulares. Y ahora mucho menos con las reducciones de los presupuestos federales.  En este caso, la gestora comunitaria dijo: vamos a organizarnos para atender esto”, explicó. 

En opinión de la especialista, ante la falta de recursos suficientes, el Ayuntamiento de Culiacán difícilmente puede afrontar estas carencias en dichos lugares; para ella, estas fisuras o huecos que va dejando el Estado son llenadas por la sociedad civil organizada en muchas ocasiones, sin embargo, en otras por grupos criminales.

“El asunto aquí es que estos actores ilegales desde hace tiempo trabajan en esta gestión, en esta simpatía y posicionamiento de su marca: llevan consigo una serie actuaciones, de valores, de comportamientos y de formas culturales orientadas a seguir hacia la ilegalidad. Y eso es en realidad lo que nos preocupa, esa reproducción de comportamientos a través de la cultura”, sentenció. 

Trabajos comunitarios y filantrópicos por parte de los grupos del narcotráfico en la región no son nada nuevos. Lo han hecho con más infraestructura, más costosas y muchas más de manera suntuosas, entre ellos iglesias, cementerios y calles. Sin embargo, el trasfondo es el mismo: crear una base social de apoyo y de solidaridad condicionada.

“Pero llama la atención por la manera en que se compartió la información y por la transparencia de la gestora de la escuelita que compartió la información y que lo admitió”, comentó Iliana Padilla. 


En efecto, Esmeralda Núñez Terán detalló que mucho antes que este grupo criminal acondicionara el centro educativo hizo el llamado al Gobierno Municipal, pero sin resultados. De igual forma lanzó la convocatoria para las asociaciones civiles y empresarios, pero tampoco prosperó su iniciativa.

Teníamos meses buscando un apoyo desde que empezó la pandemia preocupada por la educación de los niños, ya había pedido por debate, ya había hecho varios gritos de ayuda de que estaban pepenando por estudiar y que había niños que no estaban estudiando y pidiendo el apoyo a la sociedad o al gobierno o a quien nos escuchara.

No se había dado, ya teníamos cuatro meses batallando, batallando de esa manera, había pedido un apoyo de televisiones al gobierno, las acababa de pedir hace poco y no había presupuesto, ya ve que todo el presupuesto se está yendo a la salud. El gobierno nos había apoyado en otras cosas y esperábamos que nos apoyaran con las televisiones…

¿En qué apoyó el gobierno?

“Nos ha apoyado con las tarjetas alimentarias, nos apoyó con láminas de fierro para unas casas que no tenían, que se estaban mojando totalmente, y nos apoyaron con raspado de calles, pero no se había podido dar el apoyo de la educación porque no había presupuesto.

¿Tú eres líder de colonia?

Sí, yo soy. 

No se había dado el presupuesto y yo había estado insistiendo por medio del debate, de las redes sociales y aquí se necesitaba el apoyo y ellos me buscaron, ya que mi nombre salía todo el tiempo, que Esmeralda está buscando apoyo y ellos me dijeron que querían comprar unos terrenos, querían hacer algo muy grande…

¿Quién te buscó?

Unas personas, no sé sus nombres, son una personas que veían en nombre de Joaquín Guzmán Loera, que querían ayudar y primero la pensé.

¿Por qué la pensaste?

No sé, la pensé por muchas cosas. La pensé porque soy cristiana, soy de la iglesia. La pensé. Luego dije ‘bueno, al fin de cuentas Dios sabe porqué hace las cosas, por qué buscaron a mí y adelante’, dediqué todo mi tiempo, les enseñé este lugar, que no ocupaban invertir tanto, que no se necesitaban muros de concreto, que este lugar era el adecuado porque podía correr el aire y todo.

¿Pero te ofrecieron muros?

Sí, ellos primero tenían la idea de comprar un terreno y hacer algo de materia, hacer algo muy grande porque los tiempos no daban y lo más importante es lo que ellos pudieran traer independientemente de lo que iban a construir, porque una escuela no la forman cosas así, y no pretendemos ser una escuela, aclaro.

Para estudiar no ocupábamos los lujos que ellos nos querían dar, ocupábamos la televisión, el internet y todo y al último salió eso, ellos dijeron que sí, que estaba bien, que lo arregláramos.

¿Entonces qué pusieron?

Nos pusieron los viajes de tucuruguay, nivelaron todo porque estaba muy feo, arreglaron todo lo que era la tela, nos hicieron ese cuarto de material, esas rejas nos las trajeron, compraron las mesas, compraron mallas sombras, pagaron a los albañiles y nosotras voluntariamente, empezamos el viernes y días antes empezamos a acomodar este lugar, parecía que no, pero no parábamos.

También trajeron los bancos, algunas sillas ya había aquí, pero vieron lo que los niños necesitaban. Ahorita nos hace falta mesas porque no pensábamos en esta magnitud, pensábamos ayudar a 40 o 50 niños, pero se nos salió de las manos porque había tanta necesidad aquí que no podíamos decirles que no, y yo sé que son niños que no tienen cómo estudiar y no les puedes decir que no.

¿Quienes están aquí son maestras?

Son voluntarias, cuatro voluntarias y dos muchachas que estudian Ciencias de la Educación en la UAS, son mis hermanas. Todo empezó por ellas, porque yo buscaba mucho el apoyo de ellas porque son pepenadoras, trabajan en la basura, pero quisieron estudiar, estudiaron después de tener hijos, salir adelante y yo las quise ayudar, porque ellas no tenían la manera.

¿Las personas que viven aquí trabajan en la pepena?

Así es, ellas también y habíamos pedido el apoyo y también llegó para ellas, y ellas bien agradecidas por la laptop que recibieron para las clases y decidieron apoyar a todos los niños por el apoyo que se les dio, porque ellas no tenían laptop y los hijos de Joaquín Guzmán Loera mandaron dos laptop, para que pudieran dar clases y pudieran bajar toda la información que necesitaban los niños y ellas están bien agradecidas porque también pueden hacer sus tareas en las tardes que se van de aquí y aquí estamos apoyando en lo que se necesita.

Tú eres cristiana, me dijiste, que la pensaste por eso, ¿por qué?

Sí… la pensé porque sabía a lo que me iba a enfrentar.

¿A qué?

A muchas cosas, yo sabía que no iba a ser fácil.

¿Cómo qué cosas?

Sabía que mucha gente iba a tener sus puntos de vista malos y puntos de vista buenos y no quería enfrentarme a eso.

¿Cuáles son esos puntos de vista malos?

He recibido muchas ofensas hacia mi persona y no me parece porque no soy una persona mala, nunca lo he sido, nunca… no sé… sí, está bien, ofende a los hijos de El Chapo pero por qué ofenderme a mí y así un montón de groserías hacia mi persona y luego hay unas publicaciones que dicen que tenía niños educándolos para que fueran narcos, luego que era una colonia llena de drogadictos y entonces sí me molesté y alcé la voz, no me había querido meter a redes sociales ni ver lo que la gente comentaba, pero lo hice y me molesté.

Pueden criticar a los hijos de El Chapo, adelante, pero no les voy a permitir que digan que los niños van a ser ladrones, rateros…

¿Por qué habría ese concepto?

No lo sé, yo creo que la gente piensa, que porque viene de una personas como ellos, ellos creen que somos así o que los niños van a ser maleantes, gente del crimen organizado. Si usted se pone a revisar los comentarios, hay varios así. 

Soy una persona que le dañan mucho… yo siempre he tratado de ayudar, tenemos años nosotras siendo líderes de aquí, siempre he ayudado, siempre por debajo del agua, siempre sin hacer nada público, como al principio de la pandemia que hicimos un centro de acopio y sacamos adelante a todos nuestros compañeros pepenadores, siempre sin hacer fama y ahora que esto se salió de las manos me dolió mucho lo que la gente opinaba de mí.

¿Es la conciencia?

Sí o no sé, no me gusta escuchar lo que la gente opina de mí porque tengo hijos y no quiero que mis hijos miren que yo soy una narcotraficante, porque no juzgo a nadie, no soy nadie para juzgar a alguien y no me gustaría que mis hijos lean que soy una narcotraficante, una ladrona, porque no, soy una persona que trabaja honradamente, que trabaja en el tianguis, que hace música y no vivo de la música aunque haga canciones porque estoy acostumbrada a andar en mi entorno, cuidando a mi gente y siempre me preocupo más por ayudar al prójimo que por mí misma, entonces no me parecen todos los comentarios que hay sobre mi persona.

¿Por qué crees que pase eso?

No sé, creo que estamos en una sociedad que… no encuentro las palabras, como te digo, yo como persona no juzgo a las personas sin conocerlas… tal vez hice mal en recibir ese apoyo, pero independientemente, todas las escuelas están hechas con dinero del narco que les quita el gobierno, tal vez sí es más limpio porque el gobierno lo agarra y lo incauta y tal vez el mío sí es cochino, sucio tal vez porque lo agarré directamente.

¿Tú te sientes mal, Esmeralda?

Sí, me siento muy mal. No sé, estos días que han pasado he estado así, sobrellevándolo, al final fuerte para salir adelante pero ya estoy enfrente de aquí, ¿qué le voy a hacer?

¿Hay gente que te dice que los niños luego van a defender a los hijos de El Chapo?

No lo creo, la gente piensa, pero si tú preguntas a los niños y niñas ni siquiera saben quién ayudó.

¿No saben?

No, no saben. Hay niños que están más grandes, que escuchan y saben, pero eso no avala.

Creo que el narco no mete ni gustos ni fobias, ni gente ignorante ni gente inteligente porque se ve de todo, la neta se ve de todo en este mundo y no se ocupa ser una persona ignorante para meterte en ese mundo, hay personas muy inteligentes que están… la verdad es que no tiene nada que ver con riqueza o pobreza.

Lo cierto es que los hijos de Joaquín Guzmán Loera tomaron un espacio que debió tomar el gobierno, ¿no?

Eso sí lo reconozco, yo la verdad estoy muy agradecida y Dios sabe por qué hace las cosas, Dios los bendiga y los juzgue, pero sí fue una gran ayuda lo que ellos hicieron. Es lo que te mantiene fuerte, porque a pesar de todo lo malo te queda eso, que pueden criticar o decir lo que quieran, pero esto sirvió, esto es una ayuda y la verdad es algo grande que hicieron.

¿Si ellos te piden ayuda, qué vas a hacer?

No creo que me pidan ayuda. Yo no recibí esto por algo a cambio, yo lo recibí como una donación, como cualquiera me la ha venido a hacer, nunca he tenido compromisos, ni siquiera con un partido político, no lo voy a hacer y no creo que vaya a pasar, y si llegara a ser no tengo ningún compromiso con ellos. Yo les ayudé a que ellos hicieran esto simplemente por ayudar, pero no porque algún día fueran a pedir algo a cambio.

No se lo daría, como le digo, no haría nada de lo que ellos hacen, pero sí respeto el apoyo, quizás es doble moral… es una gran bendición, son muchos niños los que se les está apoyando y ni modo, a seguir para adelante y Dios dirá.

¿Tú estás consciente de cómo consiguen el dinero ellos?

Sé cómo lo consiguen. No quiero tratar esos temas porque ahorita ha habido muchos temas, como los desplazados y todo. No quiero tratar esos temas, porque al final de cuentas soy pepenadora, yo he vivido en la extrema pobreza y vengo de una familia de riqueza, porque la familia de mi papá tiene la manera y me dedico a la basura y créeme que por más necesidad yo no he hecho eso, no he andado en el narco, ni he robado, no hay justificación para eso, a nadie lo obligan a meterse a eso, de los desplazados igual, hay muchos desplazados que son parte de eso, que trabajan de eso, no te voy a decir que es un problema de ellos, porque es un problema de la sociedad, pero al final de cuentas los muchos desplazados trabajan para ellos, es un mismo pleito entre ellos y yo no puedo opinar, yo no conozco su mundo, yo gracias a Dios siempre he trabajando, todo el tiempo he salido adelante con mi propia mano y a mí nadie me puede decir que estos niños están estudiando para ser narcotraficantes, porque todos sus padres trabajan allá en la basura porque no son narcotraficantes, porque prefieren ir a agarrar una bolsa y estar en un calorón trabajando para darles a sus hijos un ejemplo y tú crees que me van a decir ellos que estos niños van a formar parte del narcotráfico, cuando sus padres les han dado el ejemplo, están en el calor, a 40 grados y prefieren estar en la pepena a robar o meterse en el narcotráfico y tomar la vida fácil. Estos niños tienen su ejemplo allá, allá en la basura, ya lo que la gente diga, lo que la gente piense es otra cosa, pero a estos niños nadie los va a sacar de su camino, tienen padres honrados y trabajadores, tal vez humildemente como te digo, pero no, somos gente pobre, ignorante si nos quieren decir… que trabaja en la basura todos los días, que todos los días trabaja honradamente, porque todos aquí la mayoría de esta colonia somos cristianos, como te digo, no vamos a apoyar eso ni apoyamos eso pero claro que doy gracias a los hijos de Joaquín Guzmán Loera por lo que hicieron, eso lo voy a decir siempre.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas
amet, efficitur. ipsum ultricies dapibus sed