Estado

El cuarto informe de Quirino Ordaz: la evaluación será mediante el voto

Es allí, con los sufragios, cuando se hará la definitiva y crucial valoración de logros y fracasos del gobierno de Quirino Ordaz, el que afirmó al rendir cuentas ayer que “no hay obstáculo que no se pueda superar”.

Con un enorme capital político que lo convierte al mismo tiempo en gobernador, partido y factor de atracción del voto, Quirino Ordaz Coppel rindió ayer su cuarto informe de labores emitiendo un mensaje de optimismo frente al complicado presente y desafiante futuro en el cual operan en contra la emergencia de salud pública por el coronavirus y el impacto de las malas finanzas nacionales en los recursos públicos de los que dispondrá Sinaloa en 2021.

En general destaca la inversión en infraestructura hospitalaria, turística, urbana, educativa y social sin acudir a más deuda pública, así como un avance tenue en seguridad pública al mantenerse a la baja los delitos de alto impacto pese a la intermitencia de hechos de violencia que alteran la construcción de paz. En especial el gobernador se mostró confiado en que ha actuado de manera correcta frente a la pandemia de la Covid-19 y en la capacidad de respuesta si es que se desata una nueva cadena de contagios.

El cuarto informe, sin embargo, trae implícita la obligada lectura política al tratarse del priista que tomará decisiones para que su partido retenga la gubernatura, gane presidencias municipales y diputaciones locales, y logre además victorias electorales que obtengan escaños en la Cámara de Diputados. Ordaz Coppel, considerado en las encuestas como de los mejores gobernadores del país, que sostiene a contracorriente buena relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador y es el responsable de mover todas las piezas en el ajedrez electoral de 2020, significa el elemento que definirá si el PRI pierde o gana la votación del próximo 6 de junio.

Está por verse si la posición privilegiada en el reconocimiento que los sinaloenses le dan en las encuestas se traduce en respaldo a la oferta que presentará a las urnas, capacidad para determinar las candidaturas y mantener unido a su partido y también si lo hecho durante lo que va de la administración enero 2017-octubre 2021 es tan sólido que no lo puedan desmoronar los opositores en las campañas políticas que se advierten de alta beligerancia.

Es decir, la evaluación del cuarto año será más profunda y álgida a la vez al mediar la elección en la cual dos grandes fuerzas políticas, el PRI y Morena, intentarán la continuidad en el gobierno estatal la primera y la segunda meter a Sinaloa en los estados controlados por la llamada Cuarta Transformación. Es allí, con los sufragios, cuando se hará la definitiva y crucial valoración de logros y fracasos del gobierno de Quirino Ordaz, el que afirmó al rendir cuentas ayer que “no hay obstáculo que no se pueda superar”.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas