Tema de hoy

Efecto ESPEJO | Fue el “Buen fin” para unos y el peor fin de otros

Esta vez no pudieron participar muchas empresas que se vieron obligadas a cerrar porque el consumo cayó durante los meses más críticos de la emergencia sanitaria.

Así literalmente, la moneda de la economía estatal mostró su lado positivo durante la jornada comercial denominada “Buen fin”, pues de acuerdo a estimaciones de la Cámara de Comercio de Culiacán habría dejado la derrama de alrededor de 3,000 millones de pesos en Sinaloa, cumpliéndose la meta que el sector fijó y el resultado será inmejorable en caso de confirmarse que se cuidaron las medidas de prevención contra la pandemia de coronavirus.

Era de esperarse ese “oxígeno” que recibió la actividad comercial durante 12 días ya que el gran flujo de clientes hacia los establecimientos del ramo anticipaba el efecto reanimador y lo que se expone es que el poder adquisitivo de los sinaloenses procede a recuperarse en menor tiempo que el estimado, aunque por lo pronto es apresurado sacar la otra cuenta que tiene que ver con los contagios de la Covid-19 durante las aglomeraciones.

De hecho la campaña de consumo que motiva a adelantar las compras de fin de año calculó ventas por 118 mil millones de pesos a nivel nacional y 2,950 millones de pesos en Sinaloa. Diego Castro Blanco, presidente en Culiacán de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, consideró que con la participación de cien mil empresas de todo el país pudo haberse logrado el objetivo previsto.

Pero no todo es halagüeño. Esta vez no pudieron participar muchas empresas que se vieron obligadas a cerrar porque el consumo cayó durante los meses más críticos de la emergencia sanitaria y los gobiernos en los niveles federal y estatal las abandonaron al no ofrecerles un plan de rescate que hiciera sobrevivir a los negocios y los empleos que éstos generan. En realidad fue el “Buen fin” para unos y el peor fin para otros.

En Sinaloa está reciente la huella de establecimientos como restaurante, tiendas de artículos diversos, gimnasios, abarrotes y una gama de servicios que bajaron las cortinas de manera definitiva o en espera de mejores tiempos. En contraste, las grandes cadenas departamentales y de autoservicio agotaron las existencias en electrónica, línea blanca, ropa y zapatos. En síntesis, no todo tuvo un desenlace alegre; también hubo finales tristes.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas