Audiovisuales

Las ‘pulsiones’ de Enrique Serrato

En esta ocasión el fotoperiodista se aventuró en explorar otra linea de trabajo, una mucha más íntima y personal.

Enrique Serrato. FOTO: Cortesía.

Enrique Serrato. FOTO: Cortesía.

Enrique Rashide Serrato ha dedicado la mayor parte de su carrera profesional al fotoperiodismo, área donde ha sido reconocido en dos ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de fotografía; el último con el proyecto Ayotzinapa, la lucha sigue.

No obstante, en esta ocasión se aventuró en explorar una línea de trabajo diferente a los acontecimientos sociales. El fotógrafo platica que durante un taller en Oaxaca fue articulando las ideas que darían pie a un proyecto visual enteramente personal a partir de una experiencia vivida en conjunto con su pareja.

“Pulsión”, proyecto elegido para ser desarrollado gracias a la beca de Jóvenes Creadores del Fonca, surgió luego de una pérdida sufrida por ambos. La canalización de sus emociones llevó a Serrato a pensar sobre este asunto, una introspección donde fueron entrecruzándose situaciones de lucha, de la vida, de la muerte.

“Más que fotografías directas intento hacer metáforas visuales; esto para mí es como regresar a lo que es el inicio de cuando uno empieza a hacer fotografía y empezar a contar una historia que es más personal, más mío”, explica.

Reitera que durante este proceso tuvo la idea de salir de lo cotidiano. Si bien a lo largo de su carrera se ha atraído más por contar historias de otras personas, al vivir esta experiencia que lo marcó, optó por contar una suya la cual debía ser expresada de alguna manera como catarsis.

“Tenía que vomitar todo eso que yo tengo aquí adentro; entonces es volver a encontrarme, a redescubrirme como fotógrafo”, comenta.

Enrique Serrato reitera que ese hecho vivido fue la principal motivación de llevar a cabo “Pulsión”, donde el fin último es volver a encontrar el sentido de la fotografía, proceso creativo que lo ha llevado por diversos estados de ánimo, los cuales debían ser aterrizados en algo concreto.

Comparte que este proyecto más que cumplir con los requerimientos institucionales del Fonca se ha convertido en un proyecto de vida, el cual posiblemente abarque mucho más tiempo de lo estipulado en la convocatoria.

En ese sentido, el fotodocumentalista agrade el apoyo recibido por la beca de Jóvenes Creadores además de los tutores que los estuvieron guiando y acompañando durante todos estos meses.

“Esto apenas es un pequeño cierre, se podía decir, pero al final va continuar y que puedo parar hasta que yo decida. Siento que todavía me faltan muchas cosas que explorar con esto, muchas imágenes que fotografiar”, detalla.

De lo que sí está seguro es que al final le gustaría publicarlo en un libro, aunque todo a su tiempo, señala.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo