Tema de hoy

La UIF, castigar a narcoservidumbre; la UAS, en su vuelo hacia la cúspide

Los que delinquen deben pagar ante la justicia mientras la UAS continuará su vuelo tenaz hacia la cúspide.

Medios nacionales como Reforma, La Silla Rota, internacionales como Infobae, y locales como Ríodoce y ESPEJO han informado esta semana de la investigación que realiza la Unidad de Inteligencia Financiera del Gobierno de México contra la estructura de lavado de dinero del cártel de Sinaloa que encabeza Ismael “El Mayo” Zambada García, y muy específicamente de la presunta participación en dichas operaciones ilícitas de Ramón Florencio López Hernández, actual director de Recursos Humanos de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

El funcionario universitario desempeña el cargo desde 2005 habiendo sido antes director de la Facultad de Derecho de la UAS y también desde 1983 se le dio poder para pleitos y cobranzas en empresas que la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos identifica como propiedad de Zambada García. La UIF considera a López Hernández como uno de los principales socios del jefe del cártel de Sinaloa pues le detectó movimientos millonarios irregulares en sus cuentas, procediendo a inmovilizarle cuatro de éstas.

Más allá de que se trata de otra acción del gobierno mexicano contra el blanqueo de capitales, en este caso lo que llama la atención de los medios que le dan seguimiento al tema es la participación del alto funcionario de la UAS que ha desempeñado durante 15 años el mismo puesto en la casa de estudios, a pesar de prestarle servicios profesionales a quienes los gobiernos de México y Estados Unidos señalan como integrantes del cártel de Sinaloa.

Por supuesto que la investigación deberá determinar en qué medida se ha utilizado a la UAS como fachada de las operaciones ilícitas o si los directivos de la misma encubren dichos delitos y proceder a las sanciones correspondientes, dejando a salvo el honor y misión de la institución educativa que es patrimonio de los sinaloenses y constituye una de las pocas reservas morales que le quedan a una sociedad constantemente golpeada por la violencia del narcotráfico.

Aunque está en curso el proceso de indagación en la UIF y el Poder Judicial Federal deberá determinar si le continúa negando los amparos o protege a los involucrados en este expediente, a los sinaloenses corresponde apoyar la exigencia de que en las pesquisas se profundice y se conozca toda la verdad pues es la única forma de que salga incólume el alma mater. Los que delinquen deben pagar ante la justicia mientras la UAS continuará su vuelo tenaz hacia la cúspide.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas