Corrupción

¿Quién es Ramón Florencio López Hernández?

El Director General de Recursos Humanos de la UAS enfrenta la acusación de lavado de dinero en favor del ‘Cártel de Sinaloa’, sobre todo a Ismael Zambada García, ‘El Mayo’.

Ramón Florencio López Hernández es un hombre señalado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) como parte de la red de lavado de dinero de Ismael Zambada, ‘El Mayo’, pero también es funcionario de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

De acuerdo con fuentes universitarias consultadas, López Hernández se formó como litigante en el despacho jurídico de José Luis Rico López hasta 1990, cuando este último fue asesinado en la colonia Las Quintas, en Culiacán.

En 1978 ingresó como docente de la Facultad de Derecho de la UAS sin intervenir en la política universitaria hasta conocer a otro académico de nombre Jesús Manuel Martínez Peñuelas, un universitario quien llegó a ser director de Asuntos Jurídicos de la UAS.

Se postuló a la dirección de la Facultad de Derecho, y después de ganar el cargo se confrontó con Martínez Peñuelas por diferencias políticas. Esa pugna se volvió personal y violenta.

“Se rompió la relación entre ambos al no ponerse de acuerdo en quién sería el próximo director, de tal forma que cada uno impulsó a su respectivo candidato”, dijo una persona consultada, quien solicitó anonimato por temor a represalias. 

“El choque entre ambos personajes llegó hasta las amenazas, sacando la mejor parte Ramón, quien en una ocasión dijo que Martínez Peñuelas no se atrevía a ponerle una mano encima porque este sabía que estaba muy bien respaldado o protegido”.

Esa pugna no tuvo mayor impacto en la vida universitaria, pero luego Martínez Peñuelas tuvo otro problema qué afrontar, una acusación en su contra por el asesinato de otro universitario.

La Procuraduría de Justicia del estado detuvo a Noé Martínez Peñuelas y Armando López Uriarte por su presunta responsabilidad en el homicidio de Enrique Avila, quien fue director jurídico de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), en junio de 2005. Luis Cárdenas Fonseca, titular de la dependencia, explicó que el occiso investigaba dentro de la UAS presuntas irregularidades en el otorgamiento de mil 100 plazas por la anterior administración. Señaló que uno de los detenidos es hermano de Jesús Manuel Martínez Peñuelas, ex director de Asuntos Jurídicos de la institución. Agregó que algunos implicados en este caso laboran en la casa de estudios, pero se mantendrá discreción para que continúen las investigaciones”, escribió el periodista Javier Valdez Cárdenas en el diario La Jornada.

López Hernández siguió con su carrera al interior de la UAS, se le conoció como una persona “impoluta”.

“Se le reconoce como excelente docente y muy dedicado a sus clases, que es estricto, objetivo”, refirieron a ESPEJO.

Sin embargo, al interior de la Universidad se conoció que López Hernández tenía entre sus clientes como abogado litigante al consorcio conocido comercialmente como Plaza Lomas.

Los dueños de esa plaza es la familia Zambada García. Primero la dirigió Reynaldo, ‘El Rey Zambada’, y ahora la señora Modesta.

Para 2005, cuando Héctor Melesio Cuén Ojeda se postula a la Rectoría, López Hernández se unió a su campaña, fue uno de sus movilizadores en la Facultad de Derecho.

“Ya tenía el control absoluto de la facultad de derecho y casi la totalidad de los docentes apoyaban el proyecto de Cuén”, señalaron a ESPEJO.

Tras el triunfo de Cuén Ojeda, López Hernández fue designado como Director General de Recursos Humanos. 

No había mejor perfil que el de él, se dijo en la UAS, ya que se le reconocía como incorruptible, hombre recto y de una sola palabra. 

Ya en el cargo, se convirtió en uno de los pilares del proyecto político de Cuén Ojeda y enemigo de sus detractores.

Fue entonces que su credibilidad se cuestionó entre académicos y docentes, pues también se observaron nuevas contrataciones.

“Gracias a ese nepotismo, tolerado por él, un hijo del rector y varios juniors más ganan sueldos superiores a los de un director y sin desquitar el sueldo, solo por ser hijos de funcionarios. Con la venia por supuesto de Ramón, ya que los nombramientos pasan por sus manos”, aseguraron a ESPEJO.

López Hernández también ha tenido escándalos al interior por presunto apoyo al Partido Sinaloense, que preside Héctor Melesio Cuén Ojeda.

“Hace como unos 4 o cinco años, se descubrió en la Dirección de Recursos Humanos un desfalco por varios millones de pesos cometido por un empleado de las mayores confianzas de Ramón que llevaba una nómina alterna a la oficial y que era para entregarles apoyos económicos a activistas del PAS. Era una larga lista de personas que además de su pago vía nómina, recibían ese tipo de apoyos por sus servicios al PAS”, dijeron a Espejo. 

“El empleado fue sorprendido con esa nómina alterna superinfladísima, con nombres inventados por él y cuyos apoyos económicos iban a dar a su bolsa. De esa forma se robó millones de pesos. Y no fue denunciado penalmente por la UAS porque amenazó a Ramón de que si lo denunciaban, diría todo acerca de la forma en que la UAS desviaba y canalizaba recursos para el “proyecto externo”, de tal forma que el asunto no trascendió”.

López Hernández no actuó sobre esa situación y hubo universitarios que lo cuestionaron.

Ahora, el Director General de Recursos Humanos de la UAS enfrenta otra acusación, la de lavado de dinero en favor del ‘Cártel de Sinaloa’, sobre todo a Ismael Zambada García, ‘El Mayo’.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) congeló sus cuentas, lo que lo llevó a pedir un amparo el cual le fue negado por las acusaciones.

Este habría hecho transferencias y retiros millonarios hacia actividades ilícitas de la organización, según la UIF.

Además, se documentó que es representante legal de dos empresas de la familia Zambada García, las cuales han sido bloqueadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

“Las operaciones de mérito resultan irregulares, ya que son considerablemente elevadas y son remitidas a diversas personas de las cuales se desconoce qué tipo de relación comercial tienen con las personas objeto de estudio en el presente acuerdo, por lo que es muy posible que dichos recursos estén transitando de una cuenta a otra, sin que exista una justificación plena de la realización de tales operaciones y que probablemente dichas transacciones sean con la intención de evitar que se identifique el origen de los mismos”, aseguró la UIF ante jueces federales.

ESPEJO solicitó a la UAS a través de la Dirección de Comunicación una postura respecto a las acusaciones en dos ocasiones, pero esta no fue atendida.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo