Tema de la semana

Tema de la semana | Aprender a regresar a la escuela, tarea para “vacaciones”

¿Regresar a los niños y jóvenes a las escuelas? Primero se necesitan grandes acuerdos entre la sociedad y gobierno para que trabajen de la mano en crear las condiciones de seguridad sanitaria que eliminen todo tipo de riesgos. Sin los consensos no se pueden normalizar las actividades educativas.

Sin duda, el tema del posible regreso a clases presenciales en enero acaparó esta semana la atención y preocupación de la comunidad sinaloense sobre todo porque la eventualidad careció de elementos de certidumbre y confianza para que padres de familia y maestros, los dos puntales del sistema educativo estatal, participen en la concreción de tal disposición gubernamental.

El Gobierno federal tiene prisa por acabar con las clases a distancia, pero las estrategias a adoptar deben ser planeadas sin apresuramientos en función de las posibilidades que están al alcance, entre éstas la disponibilidad de la vacuna contra la enfermedad Covid-19 y el funcionamiento de las acciones para evitar contagios durante el invierno que inicia, que por cierto vuelve a meterle presión a la salud pública en zonas como la Ciudad de México.

Cuando el secretario de Educación Pública, Esteban Barragán Moctezuma, dio a conocer el 8 de diciembre que los estados que estén en los colores verde y amarillo del semáforo epidemiológico podrán implementar el regreso de los alumnos a las aulas, derivó confusión y temor en los padres de familia que perciben que en el caso de Sinaloa la contingencia por el coronavirus todavía implica peligros para los educandos.

El funcionario remarcó que ese regreso presencial a las labores de enseñanza y aprendizaje tendrá que ser bajo máximas condiciones de seguridad, sin embargo, no profundizó en las acciones que eviten repuntes del virus SARS-CoV-2 en los integrantes de los diferentes niveles educativos. “Esperemos que en un mes más estén varios otros estados (en verde), depende cómo se comporten en diciembre porque hay que seguir las reglas de sanidad y evitar que se convierta en un mes de amplios contagios”, aventuró.

Dicha ausencia de elementos que involucren a los padres de familia en la determinación asumida por la federación derivó en muy variadas interpretaciones. El capítulo Sinaloa de la organización Mexicanos Primero considera que explicado en simple, lo que planteó la SEP es que cada comunidad escolar pueda decidir de manera voluntaria instalar un Centro Comunitario de Aprendizaje.

“En él, los estudiantes y las familias podrán acceder a atenciones como asesoría pedagógica, apoyo psicoemocional, entrega y consulta de libros de texto y material didáctico, trámites escolares y uso de equipamiento y servicios (computadoras, internet, TV, impresoras) o de la infraestructura (auditorios, canchas deportivas), entre otras. Todo, siguiendo los lineamientos de sana distancia e higiene escolar definidos por la autoridad desde hace ya largos meses”.

Gustavo Rojas, presidente de Mexicanos Primero Sinaloa

En el mismo sentido de la conversación pública sugirió que “en el inicio de esta ruta de reapertura será clave que la autoridad educativa local considere las condiciones de infraestructura, de capacidades humanas y técnicas, que varían ampliamente entre escuelas en lo rural y en lo urbano, entre las públicas y las privadas. Y que se cuente con información actualizada del estado en que cada escuela se encuentra actualmente”.

En lo que corresponde a la educación media y superior, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, dijo no ver condiciones para que en enero de 2021 sea posible regresar a clases presenciales puesto que depende en mucho del éxito de la implementación de la vacunación y de saber qué opinan los padres de familia.

“Imagínense una universidad como la nuestra con 169 mil alumnos, el contacto, más el contacto con sus familias posteriormente”.

Juan Eulogio Guerra, rector de la UAS

El sentir generalizado en la comunidad escolar y en la sociedad en general es que se trata de una postura superficial del secretario federal de Educación debido a los pocos elementos de criterio que sustentan la decisión. No se ven todavía, porque no están listos, los acuerdos con los padres de familia, organizaciones magisteriales y hasta con los gobiernos estatales que son los que llevarán la responsabilidad de retomar o no la asistencia a las aulas.

Ningún componente del sistema educativo de Sinaloa debe aislarse en la coyuntura que viene porque inclusive antes de volver a las escuelas se necesitará de gran cooperación y cohesión ciudadana para contener las infecciones y decesos que continúan siendo graves según los datos oficiales que hasta el viernes 11 de diciembre reportaron 24,942 casos acumulados, 90 nuevos de ese día y en total 4,034 decesos.

Como lo planteó ESPEJO en su editorial del jueves 10 de diciembre “las claves del regreso a clases presenciales son confianza, certidumbre, gradualidad, prevención y consensos. Cada una de estas asignaturas debe ser acreditada con buenas calificaciones por las instituciones involucradas y los ciudadanos responsablemente participativos”.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo