Sociedad

Salud mental a la @culomala | Memes para confrontar nuestras contradicciones

“Con mi cuenta intento dar pinceladas sobre los juegos neuróticos para que cualquiera pueda sentirse identificado y que quien quiera se cuestione”.

Lo tenemos frente a nosotros. El auge de las redes sociales ha tenido amplios efectos en la salud mental de la humanidad conectada. Tan solo hay que echar un vistazo en internet para consultar todos los estudios relacionados al tema.

A la par de los impactos positivos de las tecnologías de la información, el confinamiento propiciado por la pandemia de Covid-19 también hizo más visibles sus efectos adversos. Pero con estos efectos, tanto negativos como positivos, llegan también reflexiones desde distintos ámbitos de nuestras sociedades: Desde la filosofía… hasta los memes.

Al respecto, ESPEJO tuvo oportunidad de conversar con una joven española que ha sabido canalizar sus conmociones afectivas en forma de memes para poner en práctica sus aprendizajes terapéuticos.

@culomala es el alter-ego de Alejandra, de igual forma su cuenta oficial de Instagram. Ahí centra sus reflexiones sobre relaciones y desarrollo personal a partir de esta herramienta de comunicación (meme), quizás la de más circulación entre las redes sociales.

Alejandra comenta que desde hace años seguía cuentas de memes relacionados con sociedad y feminismo (tales como @djinn_kazama, @lapicarajustina o @males_are_cancelled), los cuales se convirtieron en referentes para su proyecto personal.

A raíz de esta influencia surgió su cuenta con el fin de convertirlo en un medio de divulgación. La joven española explica que le gusta compartir lo que va aprendiendo y reflexiona, por lo que le paso por la cabeza que quizás alguien querría escucharla.

“Además, considero que no solo ofrezco, sino que yo misma aprendo mucho con la cuenta y mis followers. Gracias a @culomala he interiorizado muchas ideas y me he conocido mejor”, expresa.

Muchos de estos memes parecen querer confrontar a las actuales generaciones con sus contradicciones. ¿Es ese uno de tus objetivos? 

Totalmente. Siento que mi generación ha rescatado la importancia que tiene la salud mental. Constantemente estamos hablando sobre cuidados, pero realmente nadie nos ha enseñado qué son los cuidados: Sabemos que son importantes pero no sabemos cómo confrontarlos. Con mi cuenta intento dar pinceladas sobre los juegos neuróticos para que cualquiera pueda sentirse identificado y que quien quiera se cuestione lo señalado.

¿Crees que hay riesgo de sobre simplificar la realidad al tratar de explicarlas en un formato limitado como el meme?

Cuando sintetizo tengo que aceptar que voy a suprimir parte de la información. Renuncio a una explicación contundente con detalles para poder llegar a una conclusión concreta. Esto limita muchas veces, pero en otras ocasiones incita a la reflexión y el debate. Esta reflexión es lo que a mí me importa, sembrar una duda o idea sobre el tema mencionado en el meme y que cada persona llegue a una conclusión. Que los memes estén sintetizados no implica que posteriormente no se pueda buscar más información sobre el tema, al contrario, me encantaría que tuviesen ese impacto. Al final, cuanto más activo sea el lector más información tendrá para crear su discurso.

Desde el punto de vista del periodismo los memes son indiferentes a la veracidad o falsedad de la información que transmiten. No buscan sino llegar a un número cada vez mayor de usuarios. Pero junto con esa frivolidad, también son un escaparate para exhibir abusos y excesos. ¿Cuál sería el límite de esa delgada línea?

Es bastante complejo. Muchas veces juzgo mi contenido en cuanto al “poder” que pueda tener y por ello he cambiado el tono de mis memes, al final son conclusiones extraídas de terapia, de lectura o de conversaciones con amigas. No pretendo que sean pilares ni inamovibles, al contrario, me encanta ver cómo van mutando con el paso del tiempo, simplemente son ideas que generan espacios de reflexión.

Expertos señalan que el uso de redes sociales ha traído nuevos problemas de salud mental a la sociedad y la pandemia y los confinamientos vinieron a abonar a esa tendencia ¿Pueden las mismas redes sociales tener un rol terapéutico en los trastornos depresivos?

Depende. Las redes sociales pueden ser utilizadas como una herramienta demoledora para la autoestima, también pueden ser muy dañinas como medio de evasión: tener siempre un instrumento para desconectar y que nos produzca dopamina fácil haciéndonos más complejo el lidiar con nuestros problemas reales.

Pero también creo que pueden ayudar en muchos casos gracias a toda la información de fácil acceso que hay: He encontrado muchísimas cuentas que me han dado información o consejos a la hora de lidiar con situaciones que antes se me hacían difíciles. En el caso de mi cuenta, recibo diariamente muchos mensajes de apoyo en los que mencionan que mis memes han ayudado a “darse cuenta” de patrones que tienen que mejorar. A mí con eso me basta para seguir con ella.

Recomiéndanos algunas cuentas de memes y/o herramientas de salud mental:

Aprendo muchísimo con @1minutodepsicologia, @psigo.oficial, @fluorrazepam1, @not.yr.boyfriend, @myhealthymindproject, @letstalk.mentalhealth, @laamateur, @occimorons, @maria_esclapez y @sandranavo_psiconutri.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas