Tema de hoy

La lección de Washington: la locura de Trump es contagiosa

Los sistemas democráticos deben ser revisados en aras de blindarlos de circunstancias como las que hoy vive Estados Unidos.

Los desmanes en Washington alentados por el presidente Donald Trump para obstaculizar los trabajos legislativos que certificaron la asunción de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, enciende la luz roja sobre sistemas democráticos que oscilan entre blindar las libertades o sucumbir ante tentaciones autoritarias de políticos que intentan perpetuarse en el poder aun a costa de demoler las instituciones y la constitucionalidad.

Los sucesos inéditos en El Capitolio, de trumpistas irracionales que a base de violencia exacerbada y no con argumentos ni pruebas quisieron revertir el resultado electoral, alerta de la llegada al poder legítimo de energúmenos que bajo la envoltura de demócratas ocultan la verdadera facha de tiranos y dictadores cuyo fin es emboscar a los pueblos hasta llevarlos a actividades con rasgos terroristas.

Estados Unidos tiene mucho que aprender del desempeño del actual ocupante de la Casa Blanca que es señalado como sujeto a aplicarle la enmienda 25 que los declararía incapacitado mentalmente para desempeñar el cargo y así evitar que continúe desestabilizando a la nación de hoy al 20 de enero cuando Biden asumirá la presidencia estadunidense.

Sin embargo, la comunidad internacional está frente al espejo que refleja con total nitidez la amenaza de que avancen modelos políticos sustentados en el populismo proclives a desquiciar el orden jurídico y enturbiar la legitimidad lo necesario para satisfacer propósitos dictatoriales. Y estudiar, por ejemplo, la actitud que el gobierno mexicano ha mantenido de cara a la acción de Donald Trump de aferrarse a la reelección con todo y las víctimas de la violencia poselectoral que propicia.

Los sistemas democráticos deben ser revisados en aras de blindarlos de circunstancias como las que hoy vive Estados Unidos. La valía del voto libre y la justa tasación del derecho de autodeterminación ciudadana nunca deben convertirse en moneda de cambio que el fanatismo utilice para mandar al diablo a las leyes e instituciones. Washington le demuestra al mundo, en una enseñanza pertinente para México, que líderes trastornados y mentirosos están dispuestos a conducir a las masas hasta la misma muerte con tal de perpetuarse en cargos públicos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas