Gobierno

Edificio Homex | Se inaugura la ganga que salió cara

De ahorrarse los 21 millones de pesos de forma anual como se planeó por la Secretaría de Administración y Finanzas del gobierno de Sinaloa, el gasto invertido podrá ser recuperado en 31 años.

El Gobierno del Estado le compró a Inbursa un edificio al que le invirtió más de 400 millones de pesos para reparaciones y remodelaciones. Es el mismo que fue habitado por la empresa Homex y que ahora está ocupado por burócratas, listo para ser presentado antes de que se acabe la Administración de Quirino Ordaz Coppel.

En agosto de 2017, cuando recién inició la actual gubernatura, se incluyó una compra no programada. El edificio que alguna vez fue de la empresa constructora Homex se convirtió en el deseo del mandatario Ordaz Coppel para hacer una “nueva unidad de servicios estatales”.

Se dio menos de un año para terminarlo, pero la empresa STR Servicios de Ingeniería Especializada metió incertidumbre al presentar un informe en el que concluyó que “el edificio presenta daños de moderados a mayores y condiciones estructurales inaceptables…”.

Así inició todo, luego se vació y por más de un año quedó en obra negra, resguardado por dos hombres de traje gris y gorras negras. La compra no era urgente.

“Sí es cierto, si bien es cierto nos atrasamos un poquito, pero seguimos trabajando en él”, aseguró Osbaldo López Angulo, Secretario de Obras Públicas, en 2019 a este reportero. La obra, pese a su negación, estaba detenida.

El inmueble ubicado en el sector Humaya de Culiacán solo tenía cuerdas y cintas amarillas de precaución.

La obra se prometió para el 23 de febrero de 2018, pero su entrega fue retrasando e incluyendo más gasto.

De acuerdo con la Secretaría de Administración y Finanzas, este edificio servirá para hacer la reubicación de dependencias y organismos.

Ahí estarán las secretarías de Salud, Obras Públicas, Agricultura y Ganadería, Pesca y Acuacultura, Desarrollo Sustentable y Servicios de Salud.

La intención es desahogar el Palacio de Gobierno y descentralizar las oficinas, así como dejar de arrendar edificios y eliminar gastos de operación, mantenimiento y movilidad, que significa un importe anual de 21 millones de pesos menos.

El inmueble está conformado por dos edificios, estacionamiento y sótano tiene un valor catastral de 124 millones 125 mil 046 pesos, pero se le dio un valor comercial de 154 millones 461 mil 093 pesos, sin contar impuestos.

En 2013, cuando el Banco Inbursa compró el inmueble a la empresa Homex, lo hizo por un costo de 150 millones 739 mil 294 pesos.

La reubicación se marcó como una de las prioridades de austeridad del Gobierno del Estado, pese a no haber estado de forma inicial en el catálogo de compras ni en el de obras públicas.

La compra venta firmada por el gobierno de Sinaloa y el Banco Inbursa establece que el Impuesto al Valor Agregado elevó el precio del inmueble en casi 20 millones de pesos, por lo que en realidad tuvo un costo de 174 millones 378 mil 315 pesos.

Después se sumaron 130 millones de pesos en dos contratos para la reconstrucción que consisten en la rehabilitación, creación de divisiones y mantenimiento. Se aplicaron también trabajos de impermeabilización, tablaroca, sistema eléctrico y de comunicaciones.

Además se compró y reparó el servicio de elevadores movimiento del personal.

En total, por la reparación y remodelación de los llamados “Edificio A” y “Edificio B”, se invirtieron 652 millones 105 mil 400 pesos.

Es decir, de ahorrarse los 21 millones de pesos de forma anual como se planeó por la Secretaría de Administración y Finanzas, el gasto podrá ser recuperado en 31 años.

Esta compra ya está siendo ocupada por burócratas, pero este 13 de enero se inaugurará de manera formal, según dijo Quirino Ordaz Coppel a trabajadores.

“Hoy no me quedo, pero vengo el jueves a inaugurarlo”, gritó el 11 de enero desde la planta baja a uno de los balcones donde había cuatro hombres viendo cómo salía de la presentación del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), el cual recibirá los reportes del número de auxilio 911 y con personal médico valorará la emergencia, despachará las ambulancias al lugar del incidente y canalizará al paciente al hospital más cercano.

Los hombres solo asintieron sin decir una sola palabra.

“¿Cómo quedó, se ve bien, no?”, preguntó el mandatario a reporteros. Luego se volteó a saludar a los delegados del IMSS y el ISSSTE, mientras los burócratas lo seguían viendo desde el balcón.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas