Ciencia y Tecnología

Brenda Carrillo: La mazatleca que ayudó a vacunar al mundo

La ingeniera química de origen sinaloense cuenta a ESPEJO sobre la oportunidad de trabajar en uno de los procesos necesarios para la producción en masa de la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el Covid-19.

Con la llegada de la vacuna contra el Covid-19 a Sinaloa, inicia la inmunización de los sinaloenses en el sector más vulnerable: el personal médico.

Mucho se ha hablado acerca del proceso de vacunación y los grandes retos logísticos para su transporte y distribución; también hay quienes se han posicionado para que la vacuna no sea utilizada como un tema de propaganda electoral y hay incluso quienes dudan de su efectividad y seguridad.

Sin duda el tema hoy es la vacuna.

Sin embargo, para que esta estuviera disponible para el mundo se requirió el trabajo de cientos, quizá miles de científicos, que trabajaron día y noche para encontrar una cura.

Una de esas científicas es Brenda Carrillo Conde.

Brenda es mazatleca e hija de maestros, estudió ingeniería química por el Tec de Monterrey, tiene un doctorado en la Universidad de Iowa con especialidad en inmunología, y un posdoctorado en la Universidad de Texas.

Con estas cartas, la científica tiene ya 12 años dedicándose a la investigación en diferentes tipos de vacunas y 7 años trabajando como científica de desarrollo de procesos para Pfizer.

En entrevista para ESPEJO la investigadora nos habla sobre su formación profesional, así como la experiencia de ser parte del desarrollo de una de las vacunas que están inmunizando a la humanidad ante el nuevo coronavirus.

¿Cómo entiendes tu profesión?

Nosotros tomamos las cosas biológicas, las cosas que están en la naturaleza, de lo que estamos hechos, proteínas, polisacáridos que pueden venir de plantas o pueden ser compuestos, y lo usamos para transformarlos en cosas que se puedan dar a tu cuerpo para tratar cierta enfermedad… Todo lo que nosotros hacemos es buscar maneras para que la vida de una persona enferma sea de mayor calidad y que aumente sus posibilidades de recuperación.

¿Qué nos puedes decir de la vacuna?

Hay varias vacunas y cada una de ellas es de tecnología diferente. Hay desde las tecnologías más establecidas como son las proteínas recombinantes y las vacunas que son las que están actualmente aprobadas que es, en el caso de Pfizer y Moderna, a partir de una tecnología que se llama ARN mensajero.

Se puede decir que es una nueva tecnología, pero no es nueva para el mundo científico.

Para nosotros, que nos dedicamos a eso, es una plataforma que se viene estudiando desde hace mucho tiempo; de hecho compañías como BioNTech y Moderna son compañías que se crearon para llevar esa plataforma porque ellos fueron quienes las desarrollaron.

Lo que sí es nuevo es que se decidiera que esta era la plataforma para que esas dos compañías sacaran la vacuna del Covid.

Una de las razones por las que creo que se utilizó esta tecnología es porque te permite acortar el proceso, te permite que el proceso sea más corto y se necesitaba crear la vacuna de manera rápida.

Además se había estudiado mucho para el virus de Influenza y siendo el Covid tan parecido se puede decir que ya había cierto trabajo adelantado.

¿Por qué usar el ARN mensajero?

De entrada no va a ser la plataforma que sustituya todo tipo de vacuna porque hay otras que están establecidas con muchos años y que son muy seguras; pero sí puede ser esa plataforma que se necesita para un tipo de vacuna que a lo mejor no se ha desarrollado.

Pero es un tema que se ha venido manejando desde hace mucho y este fue el empuje que necesitaba. Ya tener aprobada una vacuna para su uso en emergencia sí va a ser muy importante para luchar contra el Covid-19.

¿Qué se siente haber participado en la creación de esta vacuna que a final de cuentas ‘busca salvar al mundo’ de este virus?

Lo que te puedo decir es que ha sido una experiencia de carrera única que yo creo que nadie más lo ha vivido; incluso para compañeros con 30 años de experiencia o más, sobre todo porque nunca se pensó que algo pudiera salir con esta rapidez.

La verdad ha sido muy satisfactorio, pero los últimos 8 meses han sido de un trabajo inmenso por parte de un grupo de personas enorme.

La verdad yo no inicie trabajando en la vacuna porque tenía otro proyecto muy grande, pero en un momento dado era tanto el trabajo que empezamos a poner gente de todos lados, incluyéndome a mí.

Yo tengo un equipo de 8 personas y todos estuvieron muy comprometidos a salir adelante. El trabajo fue muy arduo, bastante cansado, sobre todo por el tener que balancear el poder avanzar a la velocidad que necesitábamos pero también cuidar a nuestros compañeros del virus para poder seguir avanzando sin contratiempos.

Además de que sí dio resultados, porque puedes hacer mucho trabajo y a la hora de los resultados clínicos que nada funcione. P

ero en el momento que se dieron a conocer los resultados clínicos sí hubo mucha satisfacción: en ese momento supimos que ya había un producto concreto que puede ayudar a las personas y que va a ayudar a la pandemia.

Hablando de tu carrera profesional, ¿cuándo decides pasar de la investigación académica hacia la iniciativa privada?

En investigación académica estuve un aproximado de seis años, fueron 4 años y medio de doctorado y 2 años en un posdoctorado. Cuando me voy a hacer el posdoctorado me fui con un profesor bastante reconocido en el área y trabajando con él tuve alrededor de 20 publicaciones científicas. Pero dentro del ámbito académico el apoyo a la investigación tiene un límite y el tema del acceso a fondos es muy competitivo.

Era una investigación más básica, donde costaba mucho más llegar a algo que pudiera ser un producto, que tú imaginaras: mañana la gente va a estar usando mi vacuna.

Yo ya quería ver mi trabajo reflejado más allá de los artículos publicados en revistas científicas. Lo disfruto mucho, me citan y todo… pero no es eso sabes. Siempre me estaba preguntando: ¿Cuándo mi investigación iba a llegar a ser un producto?

En ese momento es cuando todavía estaba aplicando para cambiarme a hacer otro posdoctorado. Apliqué y fui a entrevista a Harvard, pero al mismo tiempo ya estaba buscando aplicar a algunas farmacéuticas.

Entonces voy a entrevista a Harvard, me dan la oferta y a la semana o dos tengo entrevista en Pfizer también.

Cuando voy a Pfizer a entrevistarme es cuando me doy cuenta de que eso es en realidad lo que quería; además fue el área en Pfizer, porque no es un área en la que yo esté en el laboratorio descubriendo la molécula, sino es resolver el cómo llevar esa molécula a que se pueda producir a gran escala y que como resultado de todo ese proceso la gente vaya a recibir una medicina de la misma calidad todo el tiempo.

¿Fue dificil elegir entre Harvard y Pfizer?

No. Una vez abierta esa puerta me decidí.

Dale un mensaje a los sinaloenses que puedan ver un ejemplo en ti.

Mira, lo único que yo siempre digo es que solo hago lo que me gusta, lo que poco a poco descubrí que era lo que me gustaba.

Si tú descubres lo que te gusta, lo que sea, y quieres y tienes la intención de ser el mejor en eso, adelante a ponerle el esfuerzo y ponerle la dedicación para hacerlo.

Ciertamente habrá personas que te van a poner el alto, pero va a haber otras muchas que te van a abrir las puertas y que van a estar contigo y ahí para apoyarte.

Y es eso.

A mí en lo particular sí me gustaría que la gente viera que no te tienes que limitar por la situación en la que estás. Siempre es buscar y buscar la oportunidad y si tú decides hacer algo que te gusta intentar ser el mejor en eso.  

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas