Corrupción

Fiscalía quita delito a Villarreal y abre puerta al perdón

En una carta de la Fiscalía Anticorrupción, a la cual ESPEJO tuvo acceso, se asegura haberse desvirtuado el caso luego de un nuevo dictamen, que para ellos es una prueba fehaciente de que no hubo daño al erario ni desvío de recursos ilegales, pese al rechazo de la Auditoría Superior del Estado para retirar las acusaciones.

La Fiscalía General del Estado contestó a los juzgados y confirmó el perdón de un delito a Armando Villarreal Ibarra y dos de sus ex colaboradores, tras desviar más de 290 millones de pesos en 2016.

Este caso comenzó en 2018, con una orden de aprehensión contra el ex Secretario de Administración y Finanzas, así como por el ex Tesorero Ernesto Herrera Félix y José Carlos López Ramírez, ex titular de la caja general del gobierno de Sinaloa.

Esa orden no se hizo válida hasta seis meses después, cuando se ventiló en medios de comunicación y el propio Villarreal Ibarra se entregara ante jueces para iniciar su juicio.

Este caso ya tardó dos años entre jaloneos jurídicos, como el perdón desde la Administración de Quirino Ordaz Coppel, la falta de oposición de la Fiscalía Anticorrupción y el rechazo de la jueza Sara Bruna Quiñónez Estrada, quien tomó el protagonismo del caso con la exigencia de ‘hacer las cosas correctamente’, tal como lo ha dicho en por lo menos tres ocasiones en audiencia pública.

El último recurso legal fue un nuevo dictamen que hizo la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas, donde se aseguró que después del análisis de 112 transferencias bancarias hechas por el equipo de Villarreal Ibarra, no se encontró daño a la hacienda pública estatal, sino un gasto hacia responsabilidades propias del Estado.

Ese dictamen fue dado a Villarreal Ibarra y este mismo lo presentó ante la Auditoría, cuyo resultado fue un retracto sobre sus señalamientos ante la Fiscalía Anticorrupción. Sin embargo, el mensaje en un nuevo escrito fue que se sostenían las acusaciones, pues el desvío por sí solo era ilegal.

Los fiscales a cargo del caso no investigaron más, sino que solo tomaron ese archivo y lo añadieron a su carpeta para presentar la acusación ante la jueza.

En una audiencia pública del 8 de diciembre de 2020 se dio a conocer que esa acusación llevaba solo un delito, el de ejercicio indebido del servicio público. Los fiscales decidieron quitar el de desempeño irregular de la función pública a razón de los nuevos dictámenes.

La jueza Quiñónez Estrada comenzó un nuevo debate, asegurando que quitar un delito era motivo de un desistimiento, el cual debía ser solicitado por el Fiscal General o por la Fiscal Anticorrupción, no por el agente del Ministerio Público.

Así comenzó una comunicación entre cartas que termina con una tercera contestación de la Fiscalía Anticorrupción, a la cual ESPEJO tuvo acceso, donde se asegura haberse desvirtuado el caso luego de ese nuevo documento que para ellos es una prueba fehaciente de que no hubo daño al erario ni desvío de recursos ilegales, pese a lo señalado por la Auditoría Superior del Estado.

Con esta nueva carta se abre la posibilidad de que Villarreal Ibarra y sus ex colaboradores soliciten algún recurso que les evite la cárcel y, en cambio, puedan ser exonerados por la Fiscalía y el gobierno de Sinaloa.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo