Justicia

Caso Sanalona | Un año, dos muertes, dos acusados y tres prófugos

La agresión ocurrió entre las 00:30 y la 1:00 horas del 28 de enero, justo a la salida del templete en la sindicatura de Sanalona.

De la tragedia del Caso Sanalona se desprenden dos muertes, dos policías acusados y tres agentes prófugos.  

Este jueves se cumple un año que policías estatales que realizaban un recorrido de vigilancia mataron a las jovencitas Andrea y Ana Carolina, en las cercanías del templete de la presa Sanalona de Culiacán.

En una primera versión el secretario de Seguridad Pública estatal, Cristóbal Castañeda Camarillo, informó que los agentes de la Policía Estatal Preventiva (PEP) habían repelido la agresión de 5 jóvenes que viajaban en un vehículo (en realidad eran 4 y el quinto fue un invento).

Con el paso de las horas y el testimonio de dos sobrevivientes, la versión de Castañeda Camarillo resultó insostenible. La agresión ocurrió entre las 00:30 y la 1:00 horas del 28 de enero, justo a la salida del templete, cuando los jóvenes viajaban con sentido a la sindicatura luego de una tarde-noche de paseo.

Andrea y Ana Carolina eran originarias de Tamazula, Durango, aunque estudiaban en Culiacán. Resultaron familiares del actual gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres. Las jóvenes habían ido a la presa en compañía de una prima y el novio de Andrea.

Andrea fue herida de bala en la espalda y murió cuando la trasladaban a la Cruz Roja de Culiacán. Ana Carolina quedó muerta en el asiento de atrás a causa de un balazo en la cabeza.

LOS TIRADORES

Las investigaciones de la Fiscalía General del Estado revelaron que fueron cuatro policías estatales los que dispararon contra el carro en el que iban las jóvenes. En el convoy de la PEP iban más de 30 elementos.

La Fiscalía identificó a los tiradores con los nombres de Alfredo D, Luis Antonio B, Ismael A y Joel Noé M, todos ocupantes de la patrulla 3638.

Aunque hay órdenes de aprehensión en su contra, los tres primeros están prófugos. El único que enfrenta proceso penal por homicidio doloso es Joel Noé M, un agente preventivo de 25 años de edad originario de Navolato que apenas llevaba tres meses trabajando como policía.

El 10 de marzo del 2020, durante una audiencia pública Joel Noé pidió hablar ante la Juez de Control Dulce María Villegas Soto.

“Lo único que quiero decir es que andaba chambeando. Éramos muchos. Escuchamos disparos pero yo nunca apunté al vehículo. Nunca disparé a las muchachas… Y todo lo que dice la Fiscalía de mí es falso”, argumentó el acusado.

EL COMANDANTE NIQUEL

Al mando del convoy de la PEP iba Carlos Alberto C, el comandante Niquel, quien también enfrenta un proceso penal, aunque en libertad, por este caso.

El comandante Niquel es señalado por la Fiscalía de haber participado en la distorsión de la escena del crimen: siembra de un arma y un casquillo, y colocación de pólvora en las manos de los cadáveres de las jóvenes.

Carlos Alberto C es presunto responsable del delito de encubrimiento por favorecimiento agravado, delitos cometidos por servidores públicos y abuso de autoridad.

El comandante Niquel como Joel Noé M tienen sus procesos abiertos, a la espera de sus respectivas sentencias.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo