Salud

Acelerar la vacunación contra la Covid-19 porque el tiempo es de vida o muerte

El tiempo es ahora lo crucial y todos los niveles de gobierno deben concentrarse en reducir los plazos en que la población esté vacunada conforme a las indicaciones de cada fármaco.

El gran aparato logístico y publicitario que da cuenta de la llegada a México de 870 mil vacunas contra el coronavirus de la fabricante AztraZeneca, y del despliegue de aviones y elementos de las fuerzas armadas para distribuir el fármaco a los estados, es todavía de menor tamaño que las estrategias que se requieren para atender con éxito la emergencia sanitaria en la cual el país concentra la principal de las preocupaciones.

Sin embargo, a pesar de que el suministro de la vacuna continúa siendo a cuentagotas al mismo tiempo que los contagios y decesos sostienen el repunte, está cobrando fuerza la esperanza de que sea abatido gradualmente el virus SARS-CoV-2 ya que el gobierno federal anuncia que se normalizará el abastecimiento de la sustancia inoculante con la participación de al menos cinco farmacéuticas y la posibilidad de que México desarrolle su propia fórmula.

Con Estados Unidos a la cabeza y ejemplos latinoamericanos como Chile, los gobiernos han demostrado eficiencia para vacunar en más corto tiempo a la población en general aunque lo fundamental es disponer del medicamento y posteriormente masificar la jornada de inmunización. En México, la Secretaría de Salud federal planea que para abril estaría vacunada la totalidad de los adultos mayores y con base a esos plazos los expertos consideran que la cobertura completa se daría a finales de 2021 o principios de 2022.

Es posible que los fabricantes de las vacunas aceleren la capacidad de producción y que otras marcas, inclusive la versión mexicana, se agreguen al suministro mundial de la sustancia que protege contra el coronavirus, lo cual significaría abrir la ventana de oportunidad con la correspondiente luz de fe en las instituciones y la normalización también planeada de las actividades sociales.

El tiempo es ahora lo crucial y todos los niveles de gobierno deben concentrarse en reducir los plazos en que la población esté vacunada conforme a las indicaciones de cada fármaco. Ningún contratiempo político, burocrático o de confrontación entre poderes tendría que mediar en la logística de vacunación y esto será posible sólo con el pacto nacional tendiente a allanar y acelerar el camino para que el medicamento sea de disponibilidad universal y oportuna.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas