Elecciones 2021

Félix Macedonio no, consigna nacional contra políticos delincuentes

Este episodio de la política mexicana da cuenta de que amplios segmentos del país ya no tolerarían los excesos del poder público.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la obligación de preocuparse y ocuparse de la crisis social y política que está generando la posible postulación de Félix Salgado Macedonio como candidato del Movimiento Regeneración Nacional a gobernador en Guerrero, de lo contrario al evidenciarse como escudo de impunidad de personajes presuntamente delincuentes estaría reeditando la vía libre para que perfiles popularmente cuestionados accedan a cargos públicos gracias al tráfico de influencias.

Las manifestaciones ciudadanas que se oponen a la postulación de Salgado Macedonio escalaron ayer a la protesta desbordada al ser lanzadas bombas molotov y petardos contra la casa de campaña del político denunciado por violación sexual y de agresiones contra al menos cinco mujeres, además de pintas en la sede municipal de Morena en Chilpancingo y la Agencia del Ministerio Público.

Es sobre todo en las redes sociales donde se estableció la consigna nacional de que López Obrador atienda a las víctimas y deje de proteger al presunto victimario, conversación pública que tomó mayor retroalimentación por las declaraciones del mandatario mexicano en protección del pretenso morenista al gobierno guerrerense. La exigencia a la que se han sumado los sectores de la población es impedir que AMLO concrete la postulación de Salgado Macedonio.

Este episodio de la política mexicana da cuenta de que amplios segmentos del país ya no tolerarían los excesos del poder público, mismos que el 1 de julio de 2018 dieron pie a la alternancia en el Poder Ejecutivo Federal, sacando al PRI de Los Pinos y llevando a Palacio Nacional a quien ofreció la transformación y rescate de las instituciones.

El pueblo dejó de entretenerse con pan y circo; quiere legalidad, justicia, honestidad y que no le roben, no le mientan ni lo traicionen.

Lo más fácil sería que López Obrador corrija en el caso Guerrero y actúe como portero que impida que sujetos o grupos del lado de la ilegalidad se entronicen en puestos de gobierno, así sean del partido que sean o cuenten con apoyos o padrinazgos de procedencia dudosa. Cuando se les deja libre la portería mexicana se meten a todos los intersticios del poder y ocasionan tanta ingobernabilidad que hasta los regímenes más sólidos tiemblan.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas