Justicia

Comprueban esquizofrenia de presunto matricida; lo vinculan a proceso

Juez considera que hay duda acerca de si David A tenía conciencia de lo sucedido en el fraccionamiento Montecarlo el pasado 15 de febrero.

FOTO: Facebook.

FOTO: Facebook.

Aunque clínicamente está comprobado que padece esquizofrenia paranoide grave, el presunto matricida del fraccionamiento Montecarlo fue vinculado a proceso penal por el feminicidio de su madre, María del Carmen, ocurrido la tarde del 15 de febrero pasado en Culiacán.

La determinación fue tomada por el Juez de Control, Juan Luis Quiñonez Beltrán, quien en la continuación de la audiencia inicial no consideró suficiente un dictamen siquiátrico presentado por los abogados defensores de David “A”, el acusado.

El dictamen clínico fue elaborado por los especialistas Omar Sánchez, director del Hospital Siquiátrico de Sinaloa, y José María Conde, ex director del Siquiátrico.

El documento establece que el acusado tiene bloqueo permanente de pensamiento, disminuido su nivel de comprensión, discurso incongruente, profundo estado sicótico, situaciones que le impiden recordar lo sucedido con su mamá.

Miguel Armienta Zazueta, abogado defensor, buscaba que David fuera considerado inimputable y se le internara en una institución especializada en enfermedades mentales.

Además se entregó el expediente que David “A” A llevaba en el Instituto Mexicano del Seguro Social, donde debido al desabasto de medicinas del año pasado la familia batalló para conseguirlas. En el IMSS también se le diagnosticó esquizofrenia.

David A también tiene expediente clínico en el Hospital Siquiátrico, cuyos especialistas lo catalogaron como esquizofrénico.

Durante la continuación de la audiencia inicial de este lunes, el presunto matricida volvió a tener comportamiento agresivo e interrumpió en varias ocasiones al Juez. La defensa argumentó que la vida del acusado y de quienes lo rodean corren peligro debido a su condición mental.

El Ministerio Público señaló que de acuerdo a información del expediente escolar de David A, la Universidad de Durango estableció que era un alumno regular de Medicina pese a tener dos salidas de la carrera. Además que el día del feminicidio sí tomó su medicamento.

El Juez de Control le dictó prisión preventiva a David A, quien permanecerá en el penal de Aguaruto en un lugar especial y bajo los cuidados médicos que requiera.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas