Justicia

Por despojo, se lanza Conagua contra la Chuparrosa Enamorada

La familia que administra el restaurante no conocía de la demanda en su contra hasta que se quejó por posibles afectaciones a la flora y fauna del lugar.

El empresario Jorge Peraza Bernal acusó una persecución judicial en su contra y la de su familia, luego de que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) lo denunciara por presunto despojo de tierras en Bacurimí.

Esa denuncia la descubrió después de que trató de interponer una queja contra el módulo de riego que utiliza el Canal Rosales por afectaciones a la flora y fauna del lugar, los cuales se habrían hecho por un desazolve del organismo.

“El despojo al que ellos se refieren en realidad son dos hectáreas de terreno sobre la margen derecha del canal Rosales que desde 1938 ese pedazo de tierra fue posesión de mi abuelo materno, posteriormente como constan las actas ejidales de mi padre José Peraza Moreno y que posteriormente me hicieron posesionario mediante un acta de asamblea, es decir, tenemos por lo menos tres generaciones en ese margen de tierra”, señaló.

El terreno que ahora está señalado por la Conagua es donde se encuentra el restaurante Chuparrosa Enamorada, donde se tiene un menú con gastronomía local y, además, un espacio para la reproducción de las iguanas.

Peraza Bernal aseguró que el terreno pertenece a su familia por lo menos tres generaciones atrás. Esa aseveración dice respaldarla con documentos ejidales, por lo que ahora comenzará a hacer trámites ante la Fiscalía General de la República para defenderse.

“Nosotros al ver la denuncia ante la Fiscalía General de la República es atentatoria contra el derecho humano al trabajo y la existencia con libertad sin presiones de esta naturaleza y que no se respete la antigüedad que tenemos con este negocio sobre el terreno, acudimos a la Comisión de Derechos Humanos”, dijo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo