Economía

Precarización del trabajo e incremento de precios golpean el consumo familiar

El poder adquisitivo de las familias mexicanas se redujo en -87.41 por ciento de 1982 al 2020, de tal forma que anteriormente con un salario mínimo se podían adquirir casi tres Canastas Alimenticias Recomendables (CAR), mientras que las últimas cifras revelan que con un salario mínimo, solo se puede comprar un poco mas del 30 por ciento de dicha canasta, según cifras de la UNAM.

El impacto global de la pandemia sobre la salud a trastocado aspectos como la fuerza laboral y las cadenas de provisiones. Recientemente la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirma que la pandemia por COVID-19 agudizó la precariedad laboral, salarial y además hubo un aumento en los precios de los productos.

De acuerdo con un estudio realizado por el Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM, se dio a conocer que actualmente el dinero alcanza para adquirir menos productos básicos en el país, debido a una mayor precarización laboral.

El poder adquisitivo de las familias mexicanas se redujo en -87.41 por ciento de 1982 al 2020, de tal forma que anteriormente con un salario mínimo se podían adquirir casi tres Canastas Alimenticias Recomendables (CAR), mientras que las últimas cifras revelan que con un salario mínimo, solo se puede comprar un poco mas del 30 por ciento de dicha canasta, según cifras de la UNAM.

Lo anterior, se debe a que los trabajadores tienen la necesidad de laborar más tiempo para poder ganar una cantidad suficiente de dinero que les permita cubrir sus necesidades básicas.

CHECA EL DATO | En 1982 con un salario mínimo se podrían comprar casi tres canastas alimenticias, por lo que era suficiente trabajar 2 horas y 42 minutos de una jornada laboral de 8 horas; para 2017 con un salario mínimo solo podía comprar el 32.62 por ciento de una canasta básica alimenticia, por lo que para completarla los trabajadores se verían obligado a trabajar 24 horas con 31 minutos, lo cual es imposible.

Aunado a esto, datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), arrojaron que en las líneas de pobreza en el país, la pandemia por Covid-19 fue un detonante para reducir el poder adquisitivo en los mexicanos, de tal forma que la pobreza aumentó.

Fuente: CONEVAL
Fuente: CONEVAL

Leobardo Diez Martínez, especialista en temas económicos explica que el incremento en los precios al consumidor se debe al aumento en el costo de las materias primas principalmente granos y oleaginosas.

“De hecho el mes pasado rebasamos la inflación del limite superior del Banco de México (Banxico)”.

Esto, de acuerdo al especialista, se debe al incremento en el precio de los energéticos que va desde el gas doméstico hasta la gasolina y en menor medida la electricidad. El aumento será de 3.3 por ciento a partir de abril.

En cuanto a los factores internos, detalla que la precarización del trabajo como resultado de la pandemia y falta de crecimiento económico afectaron el ingreso de las familias. Por otro lado, los empleos que a la fecha han logrado recuperarse han sido con salarios precarios.

“El año antepasado (2019) decrecimos 0.3 por ciento y en 2020 fue de -8.5 por ciento, esto hizo que se perdieran una gran cantidad de empleos, y los empleos que se ha recuperado han sido con salarios promedios bajos”, añadió el economista.

ESCENARIO APOCALIPTICO LEJANO

“Estamos lejos de un escenario apocalíptico como Venezuela, sí estamos mal pero no a ese nivel”, explica Diezmartínez.

La economía mexicana tiene una serie de ventajas que le ha permitido mantenerse a flote a pesar de la crisis que actualmente enfrenta; en primera instancia hay que recordar que la economía mexicana dejó de estar petrolizada hace décadas, además cuenta con una estructura productiva fuerte y diversa -hay un superávit de algunos cultivos, carne, huevo y maíz- y la planta productiva con la cuenta el Estado procesa los granos y las oleaginosas.

Por otro lado, destacó que las medidas del actual presiente no han favorecido la inversión y cómo resultado los últimos 18 meses se han registrado una serie caídas continuas en la inversión limitando la capacidad productiva y la generación de empleos.

“Al aumentar el desempleo o bien, la creciente falta de oportunidad de trabajo esto hace que los salarios sean presionados a baja, y las personas que logran conseguir empleo toman el que esta disponible y este cada día más precario”.

Cabe destacar que para el primer trimestre del presente año, la industria manufacturera ha mostrado una recuperación y alcanzado los niveles pre-pandemia.

“Mientras no haya una apertura completa y no se supere la crisis por la pandemia, será muy difícil que sectores como servicios y turísticos se recupere. No se diga el sector de la construcción. Debemos recordar que estos sectores dan un gran número de empleos”.

Con respecto al recorte presupuestal por parte de gobierno federal anunciado recientemente, dijo que los recursos son limitados y al estar concentrados unos cuantos proyectos, los cuales ademas exigen una gran cantidad de recursos, no queda otra salida que hacer recortes de forma indiscriminada en el resto de los presupuestos.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo