Derechos Humanos

Asesinan a dos periodistas españoles en ataque en Burkina Faso

En el ataque yihadista también perdió la vida el fotógrafo Roberto Fraile. Ambos realizaban un reportaje sobre la caza furtiva en el país africano.

Los dos reporteros españoles desaparecidos el lunes en Burkina Faso han sido asesinados por yihadistas junto a un ciudadano irlandés que les acompañaba, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores tras la recepción de una fotografía en la que aparecen los tres cadáveres. Se trata del reportero David Beriain (Artajona, 1977) y del cámara Roberto Fraile

Los periodistas españoles realizaban un reportaje para Movistar sobre la caza furtiva en el este del país junto a una oenegé de la que al parecer era miembro el irlandés que les acompañaba. Fueron objeto de una emboscada por individuos armados a bordo de dos camionetas pick up y de motos. Un soldado burkinés era toda la escolta que llevaban los tres europeos. Formaban parte de un grupo de unas 40 personas con las que se perdió el contacto hacia las 15.30 horas del lunes en un parque natural situado en la frontera entre Burkina Faso y Benín, una «zona peligrosa por ser campo de operaciones de terroristas, cazadores furtivos y bandidos», ha subrayado la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que ha lamentado la «triste noticia». El ataque se saldó además con el robo de armamento y equipamiento por parte de los asaltantes. Entre el material se encuentran dos ametralladoras montadas sobre vehículo, un dron, doce motocicletas y receptores de frecuencia.

Localización: Los periodistas David Beriáin y Roberto Fraile fueron asesinados mientras se encontraban en la grabación de un reportaje en Burkina Faso.

Una zona peligrosa

El Gobierno de Burkina Faso atribuyó a «terroristas» el ataque. «Por ahora, la identidad de los secuestradores no ha sido claramente establecida», afirmó el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Ousséni Tamboura, quien subrayó que «el balance humano del incidente es tres heridos y cuatro desparecidos, incluidos los tres expatriados y un burkinés».

Burkina Faso sufre ataques yihadistas desde abril del 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaida secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao, en el norte del país, que aún sigue desaparecido. La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, aunque la inseguridad se ha ido expandiendo a provincias limítrofes, y desde el verano del 2018 afecta también al este del país.

Los actos terroristas se atribuyen con frecuencia al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM) y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), que atacan también en Mali y Níger. Como consecuencia de la violencia, Burkina Faso sufre la crisis de desplazados que más rápidamente crece en el mundo, con más de un millón de personas fuera de sus hogares (más de uno por cada 20 habitantes). 

David Beriain Amatriain nació en 1977 en Artajona y se licenció en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra en 1999. Estaba casado con la productora venezolana Rosaura Romero.

A lo largo de su carrera periodística estuvo en Afganistán, donde entrevistó a los talibanes, y cubrió conflictos en Sudán, Congo o Libia. También realizó sobre el terreno distintos trabajos relacionados con las FARC y con los cárteles de la droga. Fue uno de los fundadores de la productora audiovisual ’93 metros’, especializada en documentales.

Dirigió los documentales ‘Clandestino’, ‘El Ejército Perdido de la CIA’, ‘La Vida en Llamas’, ‘Amazonas Clandestino’ o ‘Yasuní, Genocidio en la Selva’, entre otros. También ejerció como productor ejecutivo de series como ‘Estrecho’ y ‘El Palmar de Troya’.

Su reportaje ‘Diez días con las FARC’ le valió en 2009 el premio de periodismo digital José Manuel Porquet, así como ser finalista en el Bayeux de Normandía, uno de los galardones más importantes para corresponsales de guerra. Igualmente, su documental ‘El negocio del secuestro en Venezuela’ fue nominado en 2019 a los premios RealScreen Awards, en su categoría de documentales de actualidad.

En el momento de su asesinato en Burkina Faso, David Beriáin se encontraba junto con Roberto Fraile realizando un documental sobre los esfuerzos de las autoridades del país africano para proteger los parques naturales frente a la caza furtiva y las comunidades que habitan en ellos.

Por su parte, el cámara vizcaíno Roberto Fraile, que trabajaba en la Televisión Castilla y León en Salamanca, se había trasladado al país africano hace escasas semanas, después de haber regresado a la capital salmantina antes de la pandemia.

Fraile, nació en Barakaldo hace 47 años, pero llevaba más de 25 en Salamanca trabajando como cámara de televisión, y en los últimos años se trasladaba, con frecuencia, a rodar documentales a países como Colombia, Brasil y ahora Burkina Faso, junto a David Beriáin.

Fraile, que tiene dos hijos en Salamanca, también resultó herido en Alepo, en el año 2012, cuando cubría el conflicto de Siria, por lo que tuvo que ser evacuado a Turquía.

Con información de La Voz de Galicia y eitb.eus

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo