Sexualidad

OnlyFans | ¿Empoderamiento o prostitución?

¿Por qué una chica de 24 años abre su cuenta en OnlyFans? ¿Qué dice su familia? son algunas de las preguntas a las que Paola, una ‘chica Only’, da respuesta en este texto.

Paola tiene 24 años. Es de Culiacán. Es Licenciatura en Comunicación y actualmente estudia doblaje en una universidad de la Ciudad de México, es muy activa en redes sociales y desde diciembre del 2020 abrió su perfil de OnlyFans, plataforma que en los últimos meses ha generado una gran controversia.

La plataforma fue creada en 2016 con el objetivo de conectar a influencers, famosos o artistas con sus seguidores, pero en los últimos años su principal contenido es de índole sexual. Y durante la pandemia de Covid-19 su cantidad de usuarios y creadores ha subido como la espuma, ya sea por una mayor disponibilidad de tiempo de las personas, la búsqueda de entretenimiento y la crisis económica que llevó a la pérdida de más de 24 mil empleos.

La popularidad de este servicio es tal que, si hoy en día abres twitter, instagram o facebook, -tres de las redes sociales con más usuarios- y colocas en el buscador “Only Fans” y te aparecen cientos de imágenes, perfiles o grupos de chicas y chicos promocionando su contenido e invitando a suscribirte a sus cuentas.

Y aquí es donde la perspectiva moral, ética, feminista e incluso financiera se enredan en una serie de preguntas ¿Es prostitución? ¿Es una forma de empoderamiento femenino? ¿Radica en la precariedad laboral y necesidades económicas?

Formar una respuesta que tenga satisfechas a todas las ramas de la crítica social es muy complicado, pero lo importante es conocer los motivos y circunstancias que llevaron a que una chica, en este caso Paola, decidiera incursionar a la creación y venta de contenido sexual.

Sentada en una banca de un parque conocido en Culiacán, con su metro sesenta de estatura, piel morena y su falda bicolor, Paola, la amante de las pelucas, comienza a contar cómo fue que en diciembre del 2020 llegó a convertirse en Kinoko Sad -el alter-ego que eligió para mostrar en su perfil de OnlyFans-.

Confiada y decidida a dar su testimonio, por momentos sus ‘risitas’ y el movimiento de sus ojos delatan que se siente avergonzada y tímida de hablar abiertamente sobre este aspecto de su vida, que aunque no lo mantiene oculto, sí es una faceta que no muestra en público y que dice no representa su verdadera personalidad.

Adaptarse al machismo

Pero, ¿qué llevó a que una chica de 24 años abriera un perfil de OnlyFans?

Primero que nada aclara que su contenido no es puramente pornográfico o sexual, ya que influenciada por toda la cultura asiática como muchos de los jóvenes, optó por realizar cosplays eróticos o también llamados Erocosplay, es decir, la mayoría son fotografías en lencería y representando algún papel.

Paola se sienta derecha en la banca y comienza su relato explicando que, el año pasado ella trabajaba en un call center en la Ciudad de México para costear sus clases de doblaje, hasta que la pandemia llegó y la obligó a tomar clases a distancia y trabajar desde casa, pero harta de estar en una ciudad que no era la suya y después de una plática por teléfono con su mamá, decidió regresar a Culiacán, con su familia, donde podía seguir trabajando en el call center y estudiando en línea. Aunque renunció a su trabajo en cuanto pisó su hogar.

Cuenta que mientras vivía en la Ciudad de México comenzó a incursionar en Tik Tok, una red social que también se hizo muy famosa durante la cuarentena, y que mientras más contenido subía a esa red, o realizaba comisiones de voz que le pedían a través de Ko-Fi (plataforma de apoyo a creadores de contenido) sus seguidores la alentaban a abrirse una cuenta de OnlyFans…. hasta que la convencieron.

“Y al igual como todos, le huía, `¿Cómo voy a abrir un Only?´ pensaba, `se me hace lo más sexualizado del mundo´. Yo tenía este miedo a la palabra OnlyFans porque para mí era pornografía y desnudos… En agosto se me plantó la idea y dije  `sabes qué, chin… a su madre  voy a abrir un only ́… Todo el proceso para abrirlo es bastante largo, a mí me cancelaron la solicitud cuatro veces, porque a parte tienes que conectar tus redes sociales y tienen que ser las reales”, explica.

Sin dejar de reírse o acentuar sus palabras con el movimiento de sus manos, Paola agrega que le han cancelado su cuenta de Tik Tok tres veces por las políticas de la plataforma,  ya que su apariencia es como la de una adolescente menor de edad, lo que, por otro lado, podría explicar al porqué tiene tanto auge en una red como OnlyFans.

“No es rentable abrirte un Only si no tienes gente que te lo vaya a comprar, porque buscar la gente es lo más difícil y mantenerla… Y desde diciembre me abrí el Only… No es como que diga yo `necesito un only para vivir ́, porque no es cierto, el only es mi ingreso extra”, dice.

Comenta que además de ser convencida por sus seguidores, decidió abrirse la cuenta ya que al tener Tik Tok, mucha gente con “gustos raros” comenzó a seguirla también en Instagram y le hacían comentarios morbosos, entonces ella pensó que si ya tenía que aguantar eso, sería mejor ganar algo con ello.

“Estos vatos me morboseaban las fotos que subía a insta, me morboseaban mis historias y mis tiktoks, a veces hasta me mandaban fotos de sus penes. Entonces dije: `estoy soportando que me morboseen mis fotos de perfil, mis fotos de instagram en las que salgo completamente vestida y en una pose donde no se me ve nada ,mínimo que me paguen´, entonces por eso me abrí el Only”, dice.

“Me ponían asquerosidades en fotos hasta donde salía con mi perro, me decían `Uff, quien fuera ese perro y tenerte al lado´, entonces dije que era un asco sufrir este tipo de acoso y que sea por cosas que ni al caso, entonces si me vas a andar diciendo cochinadas te voy a cobrar, te voy a cobrar por hablarme o soportar esto”, agrega.

Es así que para Paola fueron diversos los motivos que de una u otra manera la llevaron a  abrir una cuenta en esta plataforma, que van desde la presión social hasta el no querer aguantar “gratis” el acoso que recibía de hombres en sus redes sociales.

Capitalización del cuerpo, OnlyFans como alternativa laboral

¿Cuánto gana una persona en esta plataforma?

En México, un país donde el salario mínimo diario es de 141.70 pesos según la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), lo que es un aproximado de 4 mil 251 pesos al mes (sin profundizar en los roles de género donde una mujer gana menos que un hombre), una persona que crea contenido para OnlyFans con al menos 100 suscriptores puede triplicar esos ingresos.

Paola lo explica así: ella, durante el primer mes logró conseguir mil dólares porque muchos de sus suscriptores de otras redes se pasaron a esa cuenta, la mayoría  por curiosidad para saber qué contenido subía, y posteriormente, su promedio mensual ha sido entre los 500 a 700 dólares, dependiendo si logra mantener los 100 suscriptores ofreciéndoles contenido diverso.

“Mi Only cuesta 8 dólares, de los cuales Only se queda el 20% de absolutamente todo lo que me dan, es como la comisión que yo le estoy pagando, la renta para tenerlo, entonces de los 8 dólares que cobro, yo recibo 6 dolares… yo puse 8 dólares porque la mayoría de los otros onlys ofrecen contenido que yo no, como el porno casero o contenido sexual… el mío es este contenido vainilla”, comenta.

Mientras relata que gracias a su salario ha logrado comprarle a su mamá para este 10 de mayo una lavadora y un refrigerador, electrodomésticos que tal vez hubiera podido conseguir hasta después de años de trabajar en alguna empresa, se acerca una señora con una canasta a vender paletas a 15 pesos, dice que es para poder pagar una operación que necesita para quitarse una hernia. Paola le compra una y continúa con el relato.

“Además, yo tengo esta facilidad de decir que no quiero hacer y qué no aguanto, tengo la suerte de que la mayoría que tengo suscritos a mi Only en ningún momento me faltan al respeto, no me mandan mensajes puercos o fotos de penes… Son muy buenos porque a veces me dan propinas en las fotos que subo o me piden comisiones, en estas ellos pueden decidir cómo quieren que me vista, que quieren que diga o la pose y ya depende de eso les doy un precio”, menciona.

“Subo contenido a diario. Creo que lo interesante es que con la ropa que me ves ahorita, en la noche tomo las fotos pero de una manera más sexy, me gusta jugar con el concepto de que me puedes ver de una manera en mis redes sociales y de otra forma acá… Es todo un show y sí lo pienso como un trabajo”, dice riendo.

Comenta que el tener una cuenta Only es igual que tener un trabajo de oficina o emprender un negocio porque tienes que invertir tiempo y dinero en el maquillaje, vestuario, producción de luces, además de estar ideando nuevas ideas de contenido para mantener a los suscriptores interesados, ya que de otra manera ellos se aburren y no regresan al siguiente mes…

“Con el mismo dinero del Only he comprado todo lo que necesito para la producción, porque tampoco es que agarre mi celular y me tome una selfie, sí trato de que se mire bonito; compré un foco de colores, tengo un aro de luz gigante, tengo decorado mi cuarto, trato de darle lo mejorcito porque me están pagando”, enfatiza.

Sin duda, dice, su formación académica le ha servido para poder crear todo el personaje de Kinoko, ya que para ella es eso, un personaje que no refleja quién es ella y que requiere todo un proceso, una transformación.

“Yo lo disfruto, trato de divertirme con todo el proceso, me tomo las fotos en la madrugada cuando mi familia está durmiendo, como a partir de las 12:00 de la noche y que ya no tengo a nadie que me interrumpa”, explica.

Empoderamiento o pornografía

¿El OnlyFans es una forma de prostitución digital?

Existen ramas del feminismo que aseguran que el OnlyFans es una forma digital de prostitución, pero maquillada con el tema de empoderamiento femenino. Ante esto, y al escuchar el tema, Paola suspira y se pone un poco seria, ya que es algo que siempre le preguntan las personas que se enteran que tiene una cuenta.

“Yo soy feminista, no soy feminista radical, pero desde que nací busco la igualdad de género, pero con la misma idea que abrí el Only de `Si tu me vas a morbosear mínimo paga por hacerlo, yo si puedo sacarte provecho, lo voy a hacer´, yo soy feminista y no siento que sea menos feminista por tener un Only, porque al fin y al cabo estoy aprovechandome de esta desventaja que tenemos, porque te digo, me sexualizaban”, dice.

Comenta que el hecho de ganar dinero de un hombre no la hace sumisa o machista interna ya que ella está “explotando a los hombres” al sacar provecho a la situación. En este caso dice que, cada quién tiene sus límites y sabe con qué contenido se siente cómoda.

“Cada una decide qué es lo que está dispuesta a ofrecer, yo sé que es lo que nunca haría… una vez me mandaron una comisión bien asquerosa y les dije que no y hasta le cancelé la suscripción. Era una persona de Estados Unidos que me preguntó que si cuánto quería por un video donde me metiera a bañar con ropa transparente y que me abriera las nalgas, me dijo muchas perversiones y me ofreció mil dólares, pero lo rechacé”, asegura.

“Está bien, si tienes el cuerpazo o la seguridad y a lo mejor tú sí necesitas este dinero como para cobrar 15 dólares de suscripción, adelante, al fin y al cabo es una seguridad que tienes. Yo no pagaría un Only nunca en mi vida y tampoco le veo que es lo chilo, pero al parecer a mí sí me lo pagan y yo encantada que me mantengan, agrega.

El problema, dice, es que desde que tiene una cuenta ha caído en un estigma social, donde las personas que no la conocen creen que ella siempre actúa sensual, que tiene muchos novios o que es inalcanzable; pero la realidad es que ella siempre ha sido Paola, la chica que le gusta tomarse fotos, bailar y tener el cabello corto.

“Al fin y al cabo me están idealizando por el concepto que les estoy vendiendo, pero no soy yo, no hablo con ese tono, no ando con esa ropa en la calle o bailo todo el día. Lo que sí miro malo del Only es que la gente me mira solo de esa manera… y al fin y al cabo lo del Only es del Only y en redes sociales soy yo, estoy siendo yo, no ando publicando que me fui a un motel a coger, sino que ando con mi mamá”, cuenta.

En cuanto al riesgo que tiene de que sus fotos se difundan fuera de la plataforma y puedan dañar su imagen para un trabajo formal a futuro, comenta orgullosa que ya existe la Ley Olimpia que castiga la difusión de contenido sexual sin consentimiento.

Aceptación Social

¿Qué dice la familia sobre este trabajo?

“Mi mamá y mi hermano fueron los que me dijeron `Paola y si te abres un only´… Te digo que yo estaba en Tik Tok, tenía muchos seguidores que me lo estaban pide y pide… y mi mamá me dijo ´tienes público, jalate si quieres y cuando llegues a los mil suscriptores yo me salgo de trabajar y me mantienes´… y pues mi mamá y mis hermanos me apoyan en todo momento”, dice.

Paola vive con dos hermanos menores y su mamá, ellos están enterados de las actividades que hace por las noches y no la critican, al contrario; pero dice que aunque son conscientes que tiene una cuenta, ellos nunca han visto el contenido que sube.

“Saben que tengo, pero no ven qué es lo que ofrezco, y para mí mejor porque sí me da vergüenza, pero sí saben que lo tengo y ellos son quienes más lo aprovechan porque los primeros dos meses de sueldo fue para ellos”, explica.

En el caso de sus amistades, dice que tiene pocas, pero que todas la apoyan, incluso sus amigos hombres nunca le han pedido fotografías grátis o se han querido aprovechar de la situación.

“Todos me apoyan, tengo esta suerte de tener gente chila a mi alrededor, mi familia me apoya, a mis primas les da igual y mis amigas me han apoyado en todo el proceso… y mis mejores amigos que son hombres también, me respetan y como te digo, quienes más me conocen saben que no soy así”, menciona.

Pero no todo es color de rosa, porque aunque los seguidores que tiene en su cuenta suelen ser muy respetuosos, el problema es cuando hay gente que no es cercana a ella y se entera que tiene la cuenta, ya que la critican o le hacen comentarios.

Las personas que más me molestan son las personas que conozco en persona o que tengo agregadas en una red social y luego quieren contenido gratis, y es cómo de suscribete, pero no me lo digas…

Hubo un chico que me pidió fotografías, pero no por la página, sino por otra red, y eso me molestó porque yo ya tengo el contenido ahí, pero lo bueno es que me doy hasta el lujo de negarme”, comenta mientras se coloca repelente para los mosquitos. 

Además, dice que el que la tengan idealizada ha afectado un poco sus relaciones sentimentales, ya que muchos hombres la ven como alguien imposible de conseguir o envidian que ella gane más dinero que muchos.

“De hecho un bato que es de aquí de Culiacán me envió un mensaje diciendo que soy su crush y le dije que deberíamos salir y conocernos, pero me dijo que no porque las posibilidades de que le hiciera caso eran muy pocas, que según él yo debía tener muchos batos atrás de mí”, lamenta.

En el caso de llegar a encontrarse con un suscriptor en plena calle, comenta que sí le daría mucha pena porque se rompería el misticismo del anonimato y del concepto que ella ha creado de sí misma.

“Todas las personas del Only para mí son anónimas y así lo quiero mantener, no me interesa saber quién me está viendo”, dice

Finalmente, Paola añade que continuará con la cuenta mientras pueda tener seguidores, ya que próximamente regresará a la Ciudad de México debido a que las clases presenciales están a punto de reanudarse y tiene que rentar un departamento y pagar su carrera.

Son las 8:00 de la noche. La entrevista ha concluido. Paola revisa su celular, contesta unos mensajes mientras le sonríe a la pantalla, se despide y se marcha en dirección a su casa donde en unas horas más se transformará en Kinoko Sad.

Porque al final de cuentas, la controversia y la crítica social continuará en torno a este ; mientras tanto, seguirán sumándose usuarios y creadores de contenido hasta que deje de ser una plataforma famosa o que otra llame más la atención de la gente.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo