Ciudadanía

Su mamá le dijo: “Si algo pasa y no estoy, llama al 911”

La inocencia del niño al creer que su vida corría peligro, le hizo tomar la mejor decisión y pedir ayuda en el lugar indicado, esta vez el final fue favorable.

El sol estaba a punto de esconderse en la ciudad, a unos minutos del cambio de turno el número de emergencias 9-1-1 recibió una llamada poco convencional, una persona menor de edad, esta ocasión no era una broma como suele suceder cuando del otro lado del auricular es un niño quien llama.

Un niño que con voz entrecortada mencionaba a la radio operadora que necesitaba ayuda, quizá su vida corría peligro, él se encontraba solo, sus familiares habían salido por un momento, no sabía si podían tardar más, y él solo pensó que los policías eran los únicos que podían ayudarlo.

De inmediato la unidad más cercana recibió la orden, acercarse de inmediato y proporcionar ayuda era apremiante. “Cuando un menor es mencionado en la frecuencia de radio, el corazón se acelera, lo más importante es llegar lo más rápido que se pueda” mencionó el agente Benjamín Sandoval, quien tras las rejas del barandal que lo separaban del pequeño le aseguró que lo iban a ayudar.

El niño, al ver a los oficiales les dijo apenado, que tenía miedo de que algo le ocurriera ya que al acudir al baño y cerrar el zipper de su short unas gotas de sangre habían salpicado su mano, y se asustó. Agachando la mirada giró su extremidad y los oficiales observaron unas pequeñas gotitas rojas que indicaban la veracidad de lo que el pequeño mencionaba. Él explicó no recordar el número de su mamá o algún familiar, pero que ella siempre le decía:

Si algo pasa cuando yo no esté, llama a la policía, al 9-1-1 ellos te van a ayudar”.

Y así fue, requería atención médica, alguien que pudiese realizarle una revisión, y valorar la situación, por ello pidieron apoyo de Cruz Roja, quienes minutos después arribaron al domicilio, entre la protección del barandal y con las medidas necesarias lo examinaron, afortunadamente solo había sido una lesión menor en la piel, producto del zipper de su short al ir al baño.

La inocencia del niño al creer que su vida corría peligro, le hizo tomar la mejor decisión y pedir ayuda en el lugar indicado, esta vez el final fue favorable. Él y su familia agradecieron la oportuna intervención de los Elementos Preventivos quienes en coordinación con Paramédicos de Cruz Roja le prestaron auxilio.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo