Justicia

Caso Sanalona | Más de un año de retraso y el juicio no inicia

Con una fiscalía permisiva, la defensa del comandante Níquel hace todo lo posible por evitar ir a juicio. Padres de las víctimas siguen en la búsqueda de justicia.

A más de un año del suceso, la justicia no llega para las jóvenes asesinadas por elementos de la policía estatal a inicios del 2020 en el templete de la presa Sanalona. Lo que es más, la defensa sigue arguyendo esquemas procesales para evitar que el comandante Níquel vaya a juicio, e incluso para buscar el sobreseimiento (perdón) de los delitos cometidos

Este miércoles se llevó a cabo una audiencia de Solicitud de Sobreseimiento, en la cual la defensa de Carlos Alberto, policía estatal apodado como el “Comandante Níquel”, buscó que se perdonara el delito de abuso de autoridad señalando que, mientras el ministerio público acusó que el delito de cometió conforme a la fracción 1 del artículo 301 del código penal para el estado de Sinaloa, la jueza que lleva el caso dictó la resolución por la fracción 3, lo que según la defensa, es un acto meritorio del sobreseimiento de dicho delito.

Para sorpresa de los presentes, la parte acusadora (Fiscalía de Sinaloa) guardó silencio ante tal solicitud, y solo se opuso a la misma el asesor jurídico de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, Óscar Fidel Gonzalez Mendívil, el cual arguyó que situaciones como el si hubo o no hubo delito, la nomeclatura mediante la cual se hace la acusación y si hubo o no responsabilidad por parte del acusado, todas se determinan durante el juicio. 

Sin embargo, la jueza desestimó esta solicitud señalando que el Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) indica que las acusaciones pueden variar, pero los hechos no, y las acciones por las que se acusa de abuso de autoridad posteriores al homicidio de las dos jóvenes originarias de Tamazula son un hecho innegable.

Cabe destacar que, anteriormente, la Fiscalía de Sinaloa pidió y logró que se desestimara el delito de encubrimiento, por lo que actualmente el acusado enfrenta acusaciones por solo dos delitos: abuso de autoridad y delitos cometidos por los servidores públicos en contra de la administración y procuración de justicia. Asimismo, el de encubrimiento por favorecimiento era el delito más grave que se le imputaba al comandante, mismo que alcanza la cuarta parte del delito cometido que en este caso es el de homicidio calificado.

Según el Comisionado Estatal de Atención a Víctimas la defensa del comandante ha hecho ‘de todo’ para evitar ir a juicio:

  • Obtuvo un primer sobreseimiento que eliminó el delito de encubrimiento, contra el cual se presentó una apelación.
  • Planteó la suspensión condicional del proceso, que se le negó y se amparó contra la decisión.
  • Pidió se le permitiera solicitar otra suspensión condicional del proceso, pero no presentó la propuesta.
  • Se solicitó poder plantear un proceso abreviado, pero desistieron de hacerlo.
  • En su lugar presentaron la solicitud de sobreseimiento por el delito de abuso de autoridad.

Pero en la última audiencia se enfrentó con la negativa de la Jueza de Control, Dulce María Villegas Soto. Ahora lo que sigue en este largo proceso es una audiencia intermedia con fecha por anunciar.

Mientras tanto, Alonso y Perfecto, padres de Ana Carolina y Andrea, siguen a la espera de justicia para sus hijas. 

PARA SABER: Durante las dos últimas audiencias del caso, ha llamado la atención la presencia entre el público del ciudadano Efraín Calderón Becerra, quién se desempeña como secretario particular del vicefiscal de la zona centro, Miguel Ángel Valdez Zazueta

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo