Justicia

Colectivos denuncian opacidad en Semefo de Sinaloa

“Sabemos que en el viejo Semefo hay huesos todavía tirados y queremos entrar porque ellos pueden ser nuestros hijos”, señaló Susana Guadalupe Atala Bañuelos, quien busca a su hijo Ricardo Alexander Méndez Atala.

En Sinaloa solo funciona una unidad del Servicio Médico Forense (Semefo), donde se guardan cientos de restos, huesos y ropas que las integrantes de colectivos de búsqueda de personas desaparecidas exigen ver.

“Sabemos que en el viejo Semefo hay huesos todavía tirados y queremos entrar porque ellos pueden ser nuestros hijos”, señaló Susana Guadalupe Atala Bañuelos, quien busca a su hijo Ricardo Alexander Méndez Atala.

Esta es una necesidad de los colectivos porque saben que aquí se reciben en promedio 20 cadáveres y osamentas a la semana.

Del 2006 y hasta el 30 de septiembre este año 2020, según informó la Fiscalía General del Estado, se tiene un acumulado en la base de datos de 1,217 cadáveres y osamentas sin identificar, de los cuáles 880 corresponden a cadáveres y 337 osamentas, Sobre dichos cadáveres/osamentas se mantiene un registro de 695 en fosas comunes, 512 en instalaciones del SEMEFO y 10 en la osteoteca.

“Sobre dichos cadáveres/osamentas se mantiene un registro de 695 en fosas comunes, 512 en instalaciones del SEMEFO y 10 en la osteoteca”, se señaló en 2020 con un comunicado de prensa.

También se dio a conocer sobre los registros forenses de los mil 217 cadáveres en una base de datos hecha en un tablas de hojas de cálculo.

Los colectivos se plantaron esta mañana frente a las instalaciones del Semefo en Culiacán, como reacción a una denuncia anónima sobre huesos regados en las instalaciones antiguas del Semefo.

Fue una manifestación pacífica, con la sola petición de poder entrar al edificio que hoy está rodeado de camionetas y sirve como pensión vehicular para las y los funcionarios que trabajan en Servicios Periciales.

“Antes nos dejaban tomarles fotos a los restos que encontrábamos en una fosa, ahora no, porque dicen que es información privada, pero entonces cómo los vamos a reconocer”, reclamó la señora Susana.

En problema forense en Sinaloa es de una magnitud importante, además del edificio que opera en Culiacán, hay otros en Mazatlán, Ahome y Angostura, pero ninguno funciona para ese fin, sino como oficinas o bodegas de cadáveres.

Eso pasa aunque casi diario se hace el hallazgo de al menos una persona asesinada y enterrada en fosas clandestinas.

La Fiscalía utiliza las instalaciones de empresas funerarias, como medida sanitaria, con una justificante extra: no hay quién opere los servicios médicos forenses por falta de dinero.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo