Sinaloa

Por falta de infraestructura, Sinaloa desperdicia toneladas de alimentos

A nivel nacional, al menos el 34 por ciento de todo el alimento que se produce nunca llega a ser consumido.

Al año más de mil 500 toneladas de alimento se desperdician en el centro de Sinaloa, entre Cosalá, Elota, Angostura, Culiacán, Mocorito y Navolato.

El número es del director del Banco de Alimentos de Culiacán IAP, Daniel Tapia Sánchez, quien resaltó que este desperdicio es casi casi una garantía en esta zona del estado. Tan solo en la capital sinaloense atiende entre 40 y 45 mil personas al mes.

El desperdicio se da en la entidad nombrada como líder nacional en producción de alimentos, donde hasta el 2018 había alrededor de 752 mil personas en el indicador de carencia por acceso a la alimentación.

Añadió que tan solo con la caída de los precios del tomate hace unas semanas se tiraron más de mil 500 toneladas de este producto porque no hubo donde almacenarlas, además, debido a que la cebolla tampoco ha tenido precio en los últimos años cerca de mil 400 toneladas se quedan tiradas en los campos y parcelas.

Tapia Sánchez aseguró que esta pérdida de alimentos se origina porque en Sinaloa no existe la infraestructura para conservarlos.

“En Sinaloa particularmente se desperdicia muchísimo alimento. Una de las razones es que no existe un centro de distribución o un Banco de Alimentos lo debidamente fortalecido o grande con apoyo de gobierno. No tenemos las instalaciones aptas para la demanda que hay. Dejamos de recibir grandes cantidades de alimento por la falta de infraestructura”.

De acuerdo con información generada por el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera, organismo dependiente de SAGARPA, en el año 2017, Sinaloa cultivó 1 millón 149 mil320 hectáreas, las cuales produjeron 12 millones 165 mil 950 toneladas de alimentos con un valor de producción de 48 mil 448 millones de pesos (Amarillas, 2018).

LA LEY

Los cuatro Bancos de Alimentos de Sinaloa registraron una iniciativa ante el Congreso del Estado en busca de crear la Ley de Combate al Desperdicio de Alimento y a la Inseguridad Alimentaria en Sinaloa.

Tapia Sánchez mencionó que la idea es reconocer la seguridad alimentaria como un derecho humano en el estado, así como la concientización entre el empresariado y la sociedad para fomentar la donación.

“Va enfocada a todo aquel productor y comercializador de alimento, desde el pequeño agricultor hasta la cadena comercial más grande del país. Es una necesidad urgente el apoyo al Banco de Alimentos de Culiacán porque nunca lo ha tenido”.

Entre otras cosas también pretende que el gobierno otorgue presupuesto a los Bancos de Alimentos para ampliar su infraestructura y el gasto operativo del personal.

La iniciativa presentada tuvo su primera lectura este jueves por parte de las y los diputados en el Congreso local.

NIVEL NACIONAL

A nivel nacional, al menos el 34 por ciento de todo el alimento que se produce nunca llega a ser consumido. De acuerdo al Banco Mundial, en un análisis realizado en 2017, en México se tira comida por el orden de 20.4 millones de toneladas al año, unos 38 mil kilos de alimento por minuto en promedio.

Este desperdicio tiene un triple impacto negativo: el económico, el social y el medioambiental, y las pérdidas económicas por tirar comida en todo México, desde el campo hasta el hogar, superan en valor los 491 mil millones de pesos al año (un 2.5% del valor total del PIB Nacional).

El país tenía 25.5 millones de personas en carencia alimentarla antes de la pandemia, número que en 2020 llegó a al menos 40 millones viviendo sin acceso garantizado a sus alimentos.

En cuanto al daño al medio ambientalmente, tirar comida contamina por órdenes de 36 millones de toneladas de dióxido de carbono producidas al año y un desperdicio de agua que sería suficiente para abastecer a los mexicanos por 2.4 años, según Banco Mundial.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo