Movilidad

Cuentas falsas, pagos con tarjeta y cancelaciones | La travesía de viajar por aplicaciones

En redes sociales hay páginas donde se promociona la venta de cuentas de aplicaciones como Uber y Didi

Fue un día normal por la tarde cuando Diana y José, una pareja de jóvenes enamorados, terminaron de ver una película en su cine favorito. Al salir de la plaza decidieron trasladarse en Didi; era tarde, el sol estaba por ocultarse y prefirieron no batallar en la espera del transporte público.

José sacó celular, accedió a la aplicación e ingresó la dirección de la casa de Diana. Al ver la opción de pago recordó que casi no contaba con efectivo y decidió pedirlo con tarjeta...

…hasta ahí todo iba bien.

Al subirse al auto en los asientos de atrás notaron que había algo raro con el conductor; estaba ansioso, nervioso y como que ocultaba algo. Ellos, en su primera conjetura pensaron que andaba “malilla”, pero luego, mientras el auto avanzaba a gran rapidez observaron que el conductor escondía un arma en el asiento de enfrente y se asustaron.

“El señor venía manejando en puti… esquivando carros y la madre, nos estábamos moviendo bien culero en la parte de atrás…

Pero el vato venía viéndonos por el retrovisor y te podría jurar que traía un arma, porque la estaba ocultando en el asiento delantero”, contó Diana.

Diana y José se miraron entre sí y se acercaron lo más que pudieron a la puerta del automóvil, para en caso de necesitarlo, saltar del vehículo.

Mientras tanto, el chofer los miraba por el retrovisor al mismo tiempo que le subía más a la velocidad y movía el volante esquivando autos e ignorando las señales del semáforo.

Por su parte, Diana y José estaban cada vez más asustados, no necesitaban decirlo en voz alta para que se notara el terror en sus ojos, para ellos, fue el viaje de 5 minutos más largo que han tenido.

Aunque el verdadero terror para ellos fue cuando el chofer se percató que el pago era con tarjeta…

“El vato se emputó y se puso bien nervioso”

José le hizo señas a Diana para que se bajara del auto y él comenzó a abrir la puerta de su lado del asiento, pero el chofer se puso agresivo y José le comentó que si quería le pagaba en efectivo.

“Entonces comenzó a apretar el volante y nos quedamos los dos abajo del carro, pero viéndolo, y el vato estaba de `no es que yo necesitaba ese dinero, debieron decirme antes que era con tarjeta para cancelarles el viaje´ “

Al ver la molestia del conductor, José le ofreció de nuevo el pagarle en efectivo, solo eran 30 pesos, pero el conductor no quiso aceptar y se fue.

“Y el vato al final dijo `no, no, así déjalo´ mientras seguía apretando bien feo el volante y no nos movimos porque neta nos daba miedo darle la espalda. Se fue quemando llanta bien emputado y corrimos a encerrarnos con miedo a que regresara”.

Así como Diana y José narraron esta historia sobre las situaciones que han tenido que atravesar al pedir un viaje por aplicaciones, existen decenas de casos que, en su mayoría, tienen como tema central que las y los choferes no aceptan tarjetas como pago.

Desde cuestiones sencillas como los que mandan mensajes preguntando el tipo de pago, que cancelan el viaje al saber que es con tarjeta o que nunca pasan por el usuario, hasta actitudes más hostiles como el gritarle al usuario y bajarlo del auto por pagar con tarjeta.

Algo similar a esto último les sucedió a las vecinas Claudia y Ana. Como cada viernes pidieron un Uber para ir al supermercado, Ana no revisó que el pago era con tarjeta, así que cuando preguntó el chofer el método de pago ella dijo que en efectivo.

 Al subir al auto e iniciar el viaje, el chofer se percató que el pago sería con tarjeta, lo cual le molestó mucho y comenzó a gritarles. Ana solo se quedó callada y asustada por la actitud del chofer, mientras que la señora Claudia le gritó de regreso, alegando que de todas maneras ellas estaban pagando por el servicio y que la aplicación lo permitía.

Al final el chofer les ordenó que se bajaran del automóvil, Ana y Claudia lo hicieron muy molestas por la actitud hostil del conductor y decidieron reportarlo, sin embargo, se les quitaron las ganas de ir ese día de compras con el temor de pasar otro mal rato.

Y así como estas denuncias, existen muchas que pueden ser encontradas en internet, de usuarios que se quejan de la mala atención por parte de los choferes de aplicaciones o situaciones donde vieron en riesgo su integridad.

Pero, ¿Por qué pasa esto?

Conversando con algunos choferes comentaron que no aceptan tarjeta para no pagar la parte que corresponde a la aplicación, generando así una deuda creciente con Uber o Didi; esto debido a que, si el usuario paga con tarjeta, ese dinero pasa directamente a abonar al adeudo y ellos terminan sin ganar nada.

“Muchos que hacen eso oiga, que no aceptan tarjeta es porque le deben al Uber y el Uber así se les cobra, yo por eso trato de mantenerme tablas y trabajo en varias aplicaciones”, comentó Arturo.

Otro de los motivos es que muchos utilizan cuentas falsas, cuentas ya validadas que pueden comprar a través de grupos de internet, pero solo pueden aceptar pagos en efectivo ya que lo pagado con tarjeta va directo a la cuenta del verdadero dueño del perfil con el que trabajan.

Es fácil encontrar este tipo de cuentas falsas, en grupos de Facebook se promocionan sencillamente, algunas con precios fijos y otras con precio a tratar con el comprador, la mayoría se localizan con anuncios de este tipo:

“Vendo cuenta de Uber, está limpia y lista para trabajar”

“Tengo cuentas de Didi activas, inbox si te interesa”

Ante esto, Uber México lanzó un comunicado en el cual aseguró que invierten en tener una fuerte seguridad a la hora de revisar documentos, antecedentes y la certificación psicométrica, por lo que llamó a los usuarios a denunciar en caso de notar alguna irregularidad en sus choferes.

“Cualquier oferta para obtener acceso a la aplicación de Uber mediante métodos ajenos a la misma, como lo son las publicaciones en redes sociales, representaría un engaño o potencial fraude, sin relación con Uber”

Y es que incluso hay quienes en estos grupos de redes sociales promocionan sus “flotillas” o apoyo para liberar las cuentas de los saldos negativos, es decir, cuando debido a las políticas de estas aplicaciones a los choferes solo les mandan viajes de pagos con tarjeta, esto con tal de cobrar lo que el conductor debe a la empresa.

Las famosas flotillas surgieron, según los mismos conductores, debido a la molestia que nació por las comisiones excesivas que cobran las aplicaciones, es así que ahora ellos cargan sus propias tarjetas de presentación y ofrecen viajes donde el pago es solamente efectivo.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo