Tema de hoy

Sinaloa al ras de la catástrofe educativa; el abandono escolar, primer paso

Mejía López expresa que de los 141 mil alumnos que en febrero de 2021 se encontraban en riesgo de abandonar sus estudios, la SEPyC ha atendido a 53 mil 545 y el resto presenta situaciones de atraso como desvinculación e incomunicación de sus docentes.

Por tratarse de un tema que está en el núcleo de las prioridades que derivan de la prolongada pandemia de coronavirus, la educación en Sinaloa plantea la urgencia de medidas extraordinarias para recuperarla como uno de los pocos asideros, o quizás el único, que le queda a la sociedad en contextos de dificultad en los cuales lo inviable busca desplazar a lo factible alterando la acción colectiva por mejores y mayores oportunidad de bienestar.

La información proporcionada por Juan Alfonso Mejía López, secretario de Educación Pública y Cultura del Gobierno del Estado, avisa de la catástrofe educativa y de la importancia de articular a gobierno y ciudadanos en la tarea del rescate. De acuerdo a los datos oficiales, en la entidad continúan en riesgo de abandonar sus estudios 88 mil niños, niñas y adolescentes por causas atribuibles a la actual emergencia sanitaria.

Mejía López expresa que de los 141 mil alumnos que en febrero de 2021 se encontraban en riesgo de abandonar sus estudios, la SEPyC ha atendido a 53 mil 545 y el resto presenta situaciones de atraso como desvinculación e incomunicación de sus docentes, comunicación intermitente y calificación por debajo del 7. Aclara que en este balance “lo importante no es el papelito si pasaron o no pasaron, lo importante es saber si el niño está cumpliendo su derecho humano a la educación”.

En el transcurso de la contingencia nacional por el virus SARS-CoV-2 la organización Mexicanos Primero, que se dedica a promover la calidad de la educación, ha advertido de la posibilidad de que colapse el sistema de enseñanza pública. Gustavo Rojas, director del capítulo Sinaloa de esta iniciativa ciudadana, planteó en un análisis que publicó Revista Espejo el 9 de junio que “tras una pandemia que se decidió combatir a través del cierre de las escuelas y el cese de la educación presencial, se confirma que el camino hacia una sociedad más justa debe partir por evitar la catástrofe educativa que hoy amenaza a toda una generación. Lo hemos dicho con anterioridad: el regreso a las aulas será apenas el primer paso de un camino que será largo”.

La educación es de las pocas áreas del desarrollo que no admiten pasos hacia atrás. Las autoridades en la materia, maestros, padres de familia, sectores productivos y la sociedad en general perderían lo fundamental si decidieran jugar el rol de observantes pasivos de un fenómeno que no es producto de la invención ni será excluyente al mostrar las consecuencias. De hecho, nos estamos tardando demasiado en actuar para evitar la catástrofe educativa que tendría efectos en varias generaciones.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo