Tema de hoy

Culiacán de los topes y las barreras viales: ¿eso es moderno o nos refrenda como ciudad rústica?

Ciudades con mayor población que Culiacán, han logrado inducir el respeto a disposiciones viales y el consecuente ordenamiento de sus sistemas de movilidad mediante sistemas que le rehúyen al atraso.

Con alto nivel de aprobación ciudadano a esta medida, el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, colocó una isleta vial para delimitar la vuelta a la derecha de la circulación automovilística que cruza el puente Juárez de norte a sur y toma el malecón Niños Héroes, una especie de muro de contención a quienes acostumbrados a la anarquía hacen lo que quieren con las reglas de tránsito y urbanidad.

Este tipo de instalaciones se agregan a los topes que tratan de reducir la velocidad en zonas de alto flujo peatonal, medidas que por cierto van en contra de la modernidad y visión a largo plazo en materia de ordenamiento de la movilidad citadina que en sociedades más civilizadas y gobiernos más inteligentes le apuestan al uso de la tecnología y fomentar la cultura por el respeto a la ley y las personas.

Cuando en octubre de 2017 el Ayuntamiento de Culiacán aprobó la actualización del Bando de Policía y Buen Gobierno con el objetivo de inducir la adecuada mentalidad y buenas prácticas de los automovilistas, se establecieron medidas adecuadas que para hacerlas valer se requiere de la supervisión de la autoridad. Por ejemplo, las altas multas por conducir texteando o hablando por teléfono celular fueron una buena disposición, pero al no haber vigilancia o voluntad para aplicarlas, el problema persiste y es visible a todas horas y en cualquier calle.

Ciudades con mayor población que Culiacán, como Guadalajara y Monterrey, han logrado inducir el respeto a disposiciones viales y el consecuente ordenamiento de sus sistemas de movilidad mediante sistemas que le rehúyen al atraso que representa colocar topes o cualquier otro obstáculo a la circulación, que son tal vez la última opción antes de que la autoridad se sienta rebasada por los partidarios del caos.

El control y registro de infracciones a través de cámaras de videovigilancia con softwares insobornables, la semaforización suficiente para automovilistas y peatones, la sectorización de las ciudades para la permanente supervisión de agentes de tránsito, la señalización muy visible y explícita, y las aplicaciones remotas que detectan y sancionan el exceso de velocidad, son algunas de las acciones que ciudades europeas y estadunidenses han determinado para evitar resolver con métodos primitivos las conductas humanas también arcaicas que complican y enrarecen el uso de los espacios de movilidad.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo