Cultura

Ángela Peralta, la voz más prodigiosa de México, murió en Mazatlán en medio de una pandemia

Con motivo del natalicio de la famosa e ilustre soprano mexicana, Ángela Peralta, esta mañana Google ha colocado una ilustración de la cantante en su buscador para homenajear a la que fuese considerada la mejor voz de México en el siglo XIX.

Conocida en México como “el ruiseñor mexicano”, mientras que algunas regiones de Italia se la llamaban “Angélica de voz y de nombre” una traducción de “Angelica di voce e di nome”, Ángela Peralta fue una soprano mexicana nacida el 6 de julio de 1835, su potente voz la posicionó como la mejor voz de su generación, consagrándola como una cantante icónica.

Durante más de 20 años conquistó los principales escenarios nacionales y europeos, convirtiéndose en la primer mexicana en actuar en el famoso Teatro de La Scala en Milán.


Se crio en la Ciudad de México, desde sus primeros años el talento de su voz la fue catapultando hasta conseguir una beca para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música, donde fue alumna Agustín Balderas, miembro del jurado del Concurso para musicalizar el Himno Nacional.

Su carrera comenzó a la edad de 15 años y su fama la llevó a recorrer destinos como Turín, Génova, Nápoles, Roma, Florencia, Bolonia, Lisboa, París, Barcelona, Madrid, El Cairo, Alejandría, San Petersburgo, Nueva York, La Habana.

El éxito mundial vendría de la mano de su exitosa presentación  en el Teatro de la Scala en Milán, donde interpretó “Lucia de Lammermoor”, el 13 de mayo de 1862, donde tuvo que regresar 32 veces al escenario para recibir ovaciones de los asistentes.

Fue reconocida de múltiples maneras pro el entonces Emperador, Maximiliano de Habsburgo y la emperatriz Carlota.

También compuso numerosas canciones románticas y piezas en estilo de danzas, galopas y valses, añadiendo al repertorio mexicano perdurable temas como “Un recuerdo de mi patria”, “Nostalgia”, “Adiós a México”, “Margarita” y “Pensando en ti”.

A pesar de la fama internacional que la seguía, fue en una de sus giras en México lo que provocó su muerte, en 1883, cuando visitaba la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, para una serie de recitales, contrajo la fiebre amarilla en medio de la pandemia y murió el 30 de agosto en el Hotel Iturbide donde se alojaba.

Hoy el teatro más importante de este puerto lleva su nombre.

Los restos de Ángela Peralta fueron depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres, entre las sepulturas de dos poetas famosos: Amado Nervo y Luis G. Urbina.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo