Seguridad

Ciudadanos Evaluando | Violencia familiar en Sinaloa arroja números alarmantes

De acuerdo con el estudio Ciudadanos Evaluando realizado por la Coordinación General del Consejo Estatal de Seguridad, la violencia familiar debe ser la meta para atender con prioridad, ya que en 2020 se recrudeció a niveles preocupantes.

De acuerdo  con el estudio Ciudadanos Evaluando realizado por la Coordinación General del Consejo Estatal de Seguridad, la violencia familiar debe ser la meta para atender con prioridad, ya que en 2020 se recrudeció a niveles preocupantes.

Este organismo considera que la estabilidad social inicia en el hogar y la colonia, por lo que el estado se encuentra frente a un escenario que puede descontrolarse si se sigue minimizando.

La violencia familiar se ha convertido en un problema de seguridad pública y su incidencia es mayor que delitos como el homicidio doloso.

El incremento desde 2010 ha aumentado en un 354 por ciento. En 2010 se registraron mil 059 denuncias, mientras que en 2020 se llegó a 4 mil 811.

Tan solo por dar un ejemplo, las víctimas que han denunciado violencia familiar en la última década (25, 583) superan a la población total del municipio de Concordia (24, 899).

Actualmente destaca el caso de Ahome que en 2019 estuvo en el quinto lugar estatal y en 2020 pasó al primer lugar, duplicando su tasa de 106 por cada 100 mil habitantes.

Al respecto, el CG CESP recomienda a las autoridades de todos los niveles presupuestos destinados a las instituciones responsables del tema, desde el nivel preventivo hasta aparato de justicia. De igual forma, metas de las instituciones y resultados de políticas públicas, además de perfiles idóneos de las y los titulares.

Cabe señalar que el estudio Ciudadanos Evaluando analizó los delitos más registrados en el estado de acuerdo a las denuncias de los sinaloenses a instancias oficiales, entre ellos: feminicidio, homicidios dolosos, robo de vehículo, robo a comercio, robo a casa y robo a instituciones bancarias.

La pregunta que siguió el presente estudio sobre el comportamiento delictivo en Sinaloa fue: “La pandemia por Covid-19 impactó en la seguridad pública y justicia durante 2020?”. La respuesta es que sí partiendo que por cinco meses el Poder Judicial suspendió actividades en a causa de la pandemia.

“Si bien en los meses de mayor confinamiento se observó una disminución en delitos como el robo a comercio y a banco, con la reactivación de las actividades económicas también reinició la comisión de estos delitos”, se lee en el documento Ciudadanos Evaluando.

2020 fue un año de cambios en el comportamiento delictivo, y si la tendencia continua, apuntan los integrantes del CG CESP, en los próximos años estaremos en un escenario en el que los delitos que afectan a la población superarán a aquellos que por décadas se relacionaban con el crimen organizado, como el homicidio doloso y el robo de auto.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo