Tema de hoy

“¡El ladrón, agarren al ladrón!”, grita la 4T y defiende a sus propios corruptos

En las imágenes se observa a Martín Jesús López Obrador recibiendo dinero de las manos de David León Romero, quien durante los dos primeros años del mandato de AMLO se desempeñó como coordinador de la Comisión Nacional de Protección Civil.

Con la divulgación del segundo video donde otro hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador recibió dinero en efectivo en 2015, supuestamente destinado a campañas electorales del Movimiento Regeneración Nacional, se le cae un pilar más de credibilidad al discurso de combate a la corrupción que la llamada Cuarta Transformación se adjudica como símbolo sexenal.

El hecho, divulgado por la agencia Latinus que dirige Carlos Loret de Mola, estropea la imagen de intachable que López Obrador pretende imprimirle a su régimen, a pesar de que colaboradores, familiares y mafias insisten en nadar a contracorriente de cualquier pieza oratoria, plan de gobierno o carpeta de investigación que se precie de avanzar en la moralización de la esfera pública.

En las imágenes se observa a Martín Jesús López Obrador recibiendo dinero de las manos de David León Romero, quien durante los dos primeros años del mandato de AMLO se desempeñó como coordinador de la Comisión Nacional de Protección Civil. En la grabación el hermano del presidente aclara que el dinero no es para él sino para quien en ese tiempo era el creador e impulsor de Morena. En agosto de 2020 el mismo medio digital exhibió a Pío López Obrador en circunstancias iguales: aceptando sumas económicas en efectivo supuestamente para financiar el proselitismo amloísta.

Todo esto se inscribe en la vieja realidad mexicana donde los políticos convierten sus desempeños en enormes sentinas abiertas a base de sobornos, chantajes y expoliación de los recursos públicos. Simulan en la perorata oficial la lucha frontal contra la corrupción aunque detrás de dicha alocución esconden cloacas más grandes y simulaciones inimaginables. “Lo hicieron los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional durante siete décadas, ¿qué tiene de malo que lo haga López Obrador?”, justificarán los enajenados de la 4T.

En la conferencia de prensa mañanera de hoy López Obrador insistió en presentarse como víctima de ataques de sus adversarios, igual que lo hizo en el episodio que hace casi un año involucró a su hermano Pío recibiendo dinero sin clarificar origen y destino. Y ofreció investigar el nuevo caso después de que no ha sancionado el anterior. Y el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, usó el mismo pretexto al decir que “ellos (el PRI) recibieron millones”. Es la socorrida táctica de gritar “¡el ladrón! ¡agarren al ladrón!”, para que nadie le ponga atención al cleptómano de casa.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas
sit odio ante. neque. consequat. tristique venenatis,