Corrupción

Quirino usa aeronaves como taxi aéreo: Graciela Domínguez Nava

“Que se revise cuál es el costo que le está representando el que el gobernador esté utilizando las aeronaves como si fueran un taxi aéreo para trasladarse a cuestiones que no quedan claras”, señaló una de las líderes de Morena y presidenta de la Comisión de Fiscalización en el Congreso.

El uso de las aeronaves por parte del gobernador Quirino Ordaz Coppel no ha pasado desapercibido para el Congreso local, que ha solicitado ya una auditoría específica al respecto, mientras la Diputada local Graciela Domínguez Nava cuestiona el posible dispendio de recursos públicos.

“Valoramos por un lado que se revise el cumplimiento de la ley, pero por otro lado también que se revise cuál es el costo que le está representando el que el gobernador esté utilizando las aeronaves como si fueran un taxi aéreo para trasladarse a cuestiones que no quedan claras”, señaló una de las líderes de Morena y presidenta de la Comisión de Fiscalización en el Congreso.

El Congreso de Sinaloa solicitó un informe al gobierno de Sinaloa sobre el uso que se le da a las aeronaves. La respuesta dada por las secretarías de Administración y Finanzas y de Transparencia y Rendición de Cuentas fue que los tres helicópteros y dos aviones se usan para asuntos esenciales.

Entre los asuntos esenciales del mandatario, se indicó por el Despacho del Poder Ejecutivo, está la visita a lugares donde la orografía no le permite trasladarse fácilmente, como a comunidades de la serranía.

“Esos informes no satisfacen la misma Ley (de Austeridad), por ello se hace necesaria esa reunión de trabajo, la comparecencia de ellos (los secretarios de Administración y Finanzas y Transparencia y Rendición de Cuentas) porque estamos hablando del incumplimiento a una ley, una ley nueva, que aparentemente tiene poco, desde 2019”, señaló la Diputada.

Una investigación realizada durante un año por ESPEJO documentó que solo entre 2017 y 2019 el gobernador Ordaz Coppel usó las aeronaves hasta mil 463 veces.

Leer también: Quirino: el gobernador de los cielos

Hay traslados donde las aeronaves van y vienen como cualquier avión comercial. Por ejemplo, hay días en los que se registró hasta cuatro vuelos a Ciudad de México con regreso a Culiacán y a Mazatlán el mismo día, teniendo como justificante eventos privados del gobernador.

Entre esas reuniones y recorridos de trabajo marcadas como privadas, por lo menos 140 corresponden a viajes con destino a la Ciudad de México.

El Congreso del Estado pidió una auditoría específica a partir del periodo de vigencia de la Ley de Austeridad, es decir, desde 2019 a la fecha.

En 2019 se publicó la Ley de Austeridad, que obliga al gobernador y sus funcionarios a preferir usar vuelos comerciales para asuntos no esenciales, pero las bitácoras registran vuelos donde el mandatario usó las aeronaves para trasladarse del Aeropuerto de Culiacán al Palacio de Gobierno.

Por ejemplo, el 19 de junio de 2019, cuando el gobernador regresaba de la Ciudad de México y debía reunirse con la embajadora de Reino Unido en México. Para llegar a tiempo usó el helicóptero Bell 206 del Aeropuerto al Palacio de Gobierno.

Hay otros vuelos donde Quirino Ordaz Coppel usó el avión Falcon o el avión Turbo Commander, ambos en el inventario del gobierno de Sinaloa, para trasladarse de Culiacán a Mazatlán, o de Culiacán a Los Mochis.

Hay también vuelos de ambos aviones de Culiacán al Aeropuerto de Ahome para tener eventos públicos en Guasave o El Fuerte.

“Consideramos que debe estarle costando muchísimo al erario y que es importante que eso se transparente como una medida más de austeridad y que los gobiernos dejen de ser un dispendio de recursos público al servicio de actividades que sospechosamente podemos considerar ser utilizados en asuntos estrictamente de carácter personal y no necesariamente en agenda de carácter público”, aseguró.

El no contar con información suficiente en las bitácoras de las aeronaves ha dejado como resultado un vacío para comprender el costo por el uso de las mismas.

Entre 2017 y 2019, hubo mil 463 vuelos distintos hechos por el gobernador, según lo descrito en los documentos.

De esos vuelos se desconoce las horas vuelo, el gasto de combustible y los nombres de los pasajeros, conceptos básicos que la Ley de Aeronáutica Civil establece como parte de las necesidades de información para cada traslado.

A la fecha, se desconoce cuál ha sido el gasto de combustible, reparaciones y refacciones de las aeronaves, pues esos datos tampoco se describen en la Ley de Egresos del gobierno de Sinaloa.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo