Ciudadanía

Caso Andrei | La encrucijada por conseguir permiso de la Cofepris para uso lúdico de marihuana

Andrei es un ciudadano y abogado de 33 años que se ha desempeñado profesionalmente en diversos corporativos empresariales. Él se ha mantenido en una lucha personal por conseguir el permiso “oficial” para fumar marihuana.

Luego que en 2018 la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió  jurisprudencia donde sentenció que era inconstitucional prohibir el consumo recreativo de la marihuana en México, aquella decisión tuvo reacción en una lluvia de amparos por parte de consumidores que defendían su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

No obstante, aquella resolución del máximo tribunal judicial del país se adelantó por unos años a la legislación existente en ese momento sobre el uso de dicha hierba, por lo que generó un vacío legal en desamparo de quienes buscan evitar el prohibicionismo y la violación de sus garantías individuales.

En teoría, con aquella decisión de la SCJN todo aquel ciudadano que estuviera interesado en cultivar y consumir marihuana con fines lúdicos podría solicitar un permiso a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); y si la dependencia lo negara, podría recurrir a un amparo, por lo que en ese momento cualquier juez estaría obligado a resolver a su favor. 

Desde entonces ha habido algunos casos históricos resueltos por tribunales, pero actualmente cientos de permisos de ese tipo en México se mantienen en un limbo.

En esa encrucijada nos encontramos con Andrei, un ciudadano y abogado de 33 años que se ha desempeñado profesionalmente en diversos corporativos empresariales, y que sin estar interesado en convertirse en activista por la legalización de la marihuana, se ha mantenido en una lucha personal por conseguir el permiso “oficial” por fumar y cultivar marihuana.

“Todo empezó con esta nueva modalidad que surgió en 2018 cuando te podías amparar. En ese entonces Cofepris me negó directo el permiso, entonces yo solicite mi amparo en los juzgados de distrito en materia administrativa de la Ciudad de México, ‘autoridad federal en amparo’”, señaló.

En ese momento Andrei consideró que las cosas irían a su favor, dado que así lo acababa de establecer la Suprema Corte, era un hecho, pensó, sin embargó se enfrascó  en una travesía burocrática que no contempló.

El ciudadano junto con otros amigos solicitó el amparo, pero ahora se topó con criterios adversos de parte de los tribunales.

“Que tienes que agotar  la instancia en el Tribunal de Contencioso Administrativo, me dijeron. Yo ya no podía por el trabajo. En otro, me dijeron que no acredité el interés jurídico o daño a mi persona, es decir, sufrir algún tipo de proceso policial por portar marihuana, haber sido encerrado o multado”, explicó.

Andrei compartió que en ese primer momento se dio por vencido, ya que tampoco tenía los recursos suficientes para invertir en un litigio.

Posteriormente decidió meter otro amparo, este segundo sobreseído por un juez, pero ya no contra la Cofepris, sino directamente contra la norma que los senadores legislaron sobre la Ley General de Salud en el 2018 que indicaba a la Secretaría de Salud “emitir autorizaciones para realizar actividades relacionadas con el autoconsumo con fines lúdicos o recreativos del estupefaciente “cannabis” y del psicotrópico ‘THC’, en conjunto conocido como marihuana”.

“Pero me volvieron a batear”, lamentó.

En base a su experiencia profesional Andrei decidió entonces recurrir el sobreseimiento de su amparo mediante el recurso de revisión, un recurso procedente en esa instancia de amparo esperando a que se lo concedan, proceso que se ha prolongado por meses.

La travesía del abogado tornó a otro capítulo cuando el pasado 28 de junio del presente año la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara oficialmente inconstitucional la prohibición del uso lúdico de la marihuana.

“Hoy es un día histórico para las libertades. Después de un largo camino, esta Suprema Corte consolida el derecho al libre desarrollo de la personalidad para el uso recreativo de la marihuana”, declaró en ese momento el ministro presidente, Arturo Zaldívar, una vez aprobado el proyecto y sus efectos.

Sin embargo, por el recorrido vivido en estos últimos años Andrei sigue viendo con escepticismo esta nueva norma.

“A partir de ahí no debería haber una negativa por parte de la Cofepris, pero no lo dudo, como son recabrones, probablemente por algún tecnicismo te lo nieguen, quizás porque la ley todavía no está publicada u otras cuestiones”, señala.

De lo que está seguro es que si de nueva cuenta el tribual federal niega su derecho, no perderá la esperanza y volverá a solicitar otro amparo, dice, con la esperanza de que llegue a un juzgado con los criterios actuales emitidos por la SCJN.

“Así está el asunto ahorita en México, entre esa laguna Cofepris-amparos”, sintetiza.

¿Quieres saber cómo tramitar una solicitud para uso lúdico de la marihuana, aquí te decimos los pasos?

1- Tendrás que descargar un formato de solicitud. En él proporcionarás tu nombre completo, domicilio, firma y asegurar que eres mayor de 18 años.
2- Una vez que tengas la solicitud firmada, deberás sacarle una copia a esta y a una identificación oficial.
3- Si vives en la Ciudad de México, tendrás que acudir a las oficinas de la Cofepris ubicadas en la colonia Nápoles, calle Oklahoma número 14, en la alcaldía Benito Juárez. De lo contrario, ubicar la delegación de estatal en tu localidad
4- Presentar tu solicitud en el Centro Integral de Servicios de la Cofepris. (Ya sea en la Ciudad de México o tu estado).
5- En las instalaciones de Cofepris debes mencionar a la persona que te atiende que tramitarás una solicitud de uso adulto de cannabis, ya que hay un módulo especial para este trámite y debes solicitar un turno para ser atendido.
6- Una vez que ingreses con la persona asignada, revisarán tu identificación, solicitud y copias correspondientes. Es importante que se sepas que no te pueden rechazar tus documentos, ya que, en caso de que te falte algo, es obligación de la Cofepris solicitarlo por escrito posteriormente.
7- Se te solicitará de nueva cuenta una identificación, tu CURP, número de teléfono, correo electrónico y domicilio.
8- Una vez que capturen tus datos te darán un acuse y a partir del día siguiente próximo a tu solicitud deberás esperar 40 días hábiles para recibir respuesta.
9- La siguiente etapa del proceso es presentar una solicitud de amparo.
10- Presentarás tu acuse y tu solicitud de amparo firmados.
11- Acudir a los juzgados de Distrito en materia administrativa y presentarte en la oficialía de partes y entregar tu demanda.
12- Te entregarán papeleta en la que te dirán en qué juzgado se resolverá tu asunto.
13- En el sitio del Consejo de la Judicatura Federal podrás darle seguimiento al estado de tu amparo y conocer el resolutivo del juez.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas
mattis id ante. tempus dictum velit, Lorem quis, Donec nec at eget