Ecología

Palo verde: un árbol que llena de frescura y color a Sinaloa

Extendido por todo el continente americano, el palo verde es uno de los arboles más bellos de la región, debido al color amarillo tan vibrante de sus flores, que contrasta de manera armoniosa con el verde de su tallo, tronco y hojas.

El palo verde es una planta que entra en el grupo de árboles pequeños, ya que su altura rara vez supera los 8 metros, oscilando regularmente entre 4 y 6 metros.

Su tronco es corto, normalmente retorcido, con una copa ancha y en forma de parasol, donde se destaca su follaje colgante. Presenta ramificaciones desde muy abajo, cuando los arboles de palo verde son jóvenes, la corteza es lisa y de color verdoso, tanto en el tronco como en las ramas.

Conforme pasa el tiempo y se vuelve viejo, la corteza se vuelve oscura y de una contextura escamosa. Se trata de una planta caducifolia, que puede perder su follaje dependiendo del clima en el que se encuentre.

Sus hojas tienen forma de ramillas delgadas, verdes y zigzagueantes, puberulentas en su juventud, pero posteriormente se vuelven rugosas y lenticeladas. En cada nudo pueden apreciarse 3 espinas, donde la que aparece describiendo la mediana no es otra cosa que el pecíolo y el raquis de la hoja.

Las flores son de un color amarillo intenso, que hace que el palo verde sea muy apreciado como planta ornamental. Florece en un periodo entre Febrero y Mayo, uno de los pétalos posee de color rojo-anaranjado para llamar la atención de los polinizadores, así lo pueden identificar y detenerse a comer. La forma de estas es muy particular ya que 5 sépalos libres de forma oblonga y 5 pétalos libres, redondeados.

El fruto del palo verde crece en forma de vaina, es una legumbre linear. En su interior, la vaina puede contener de una a 5 semillas y cuando se encuentra maduro, su color es marrón oscuro.

Es uno de los pocos árboles del desierto que puede ofrecer una sombra densa y fresca.

Como planta medicinal se ha utilizado para aliviar la tos y fiebre cociendo la corteza y las hojas. Por otra parte el fruto posee un agradable sabor y en comunidades mesoamericanas fue como antiepiléptico y abortivo.

Aunque en algunas regiones del mundo se ha convertido en un dolor de cabeza por ser una planta invasiva, el clima sinaloense vuelve difícil que este árbol se replique de manera apresurada, lo que lo vuelve una planta ideal para colocarse en parques y jardines como un atractivo ornamental.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo