Consumo

La inflación de EU rompe récord de 13 años y pega a los combustibles y alimentos

El banco central estadounidense elevó el mes pasado sus previsiones de crecimiento económico hasta el 7 por ciento y de inflación hasta el 3.4 por ciento para el conjunto de 2021.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en Estados Unidos se situó en el 5.4 por ciento en junio en tasa interanual, la mayor desde 2008 y cuatro décimas más que en mayo, informó hoy la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

La cifra interanual de junio supera al 5 por ciento de mayo y es la mayor desde 2008. El incremento de la inflación el mes pasado vino dado en gran medida por el aumento de los precios de los coches de segunda mano (10.5 por ciento) y la gasolina (2.5 por ciento). Si se excluyen los precios de alimentos y combustibles, los más volátiles, la inflación subyacente el mes pasado fue del 0.9 por ciento, y del 4.5 por ciento en los últimos 12 meses.

El impacto del dato ha pegado hasta México. El tipo de cambio rebasaba esta mañana las 20 unidades por dólar. “El dato de inflación por encima de las expectativas, podría generar volatilidad en el resto de la sesión pues aumenta la especulación en torno a la postura de la Reserva Federal”, escribió Gabriela Siller, directora de análisis económico financiero de Banco Base, en un reporte.

Los mercados financieros han estado nerviosos y la moneda retrocedió 0.7 por ciento en el mercado spot para operar por arriba de los 20 pesos por dólar. El banco central estadounidense elevó el mes pasado sus previsiones de inflación hasta el 3.4 por ciento al cierre de 2021.

“Los inversionistas, legisladores y funcionarios del banco central están observando de cerca la inflación, que se ha elevado en los últimos meses tanto por una peculiaridad en los datos como por desajustes entre la demanda y la oferta a medida que la economía se recupera”, dice esta mañana The New York Times.

Los aumentos rápidos de precios pueden presionar a los consumidores si los salarios no se mantienen, y el repunte podría empujar al banco central a retirar el apoyo a la economía si parece que la inflación va a resultar sostenida. “Las políticas de dinero barato de la Fed son generalmente buenas para los mercados, por lo que una retirada rápida sería una mala noticia para los inversores en acciones y otras clases de activos”, se lee en el diario.

Los legisladores de Estados Unidos esperan que la inflación se desvanezca a medida que la economía atraviese un período de reapertura pandémica volátil, pero no está claro qué tan rápido sucederá.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR ESPEJO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE SIN EMBARGO, VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo