Derechos Humanos

Sinaloense valiente: La mujer policía que resiste la represión en la lucha por los derechos humanos

Dignora Valdez volvió a encarar ayer al alcalde Chapman durante los festejos del Día del Policía, echándole a perder al edil el discurso fingido de respaldo a los elementos municipales.

La agente de la Dirección de Seguridad Pública de Ahome, Rosario Dignora Valdez López, es un emblema de la lucha por la dignificación de la función policiaca y también de la defensa de la igualdad de oportunidades para las mujeres, activismo que le ha significado sufrir la represión del alcalde Manuel Guillermo Chapman Moreno, aunque ese dique de intolerancia no la disminuye ni la asusta en la exigencia de respeto a los derechos humanos.

Dignora Valdez volvió a encarar ayer al alcalde Chapman durante los festejos del Día del Policía, echándole a perder al edil el discurso fingido de respaldo a los elementos municipales e inclusive el aumento salarial del 7% que les ofreció. Con reclamos como “los derechos humanos se exigen, no se mendigan” y “las mujeres siguen siendo invisibles en las corporaciones policiacas”, hizo desde la posición individual el planteamiento colectivo por la visibilización del trabajo femenil en la DSPM.

En marzo de 2019, en el evento que encabezó el presidente municipal con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, Dignora fue arrestada por hacer el mismo planteamiento de respeto a las garantías constitucionales de las mujeres policías y tal hecho de intolerancia indignó a organizaciones civiles e instituciones.

A raíz de ello el Congreso del Estado amonestó a Chapman y le exigió ofrecer una disculpa pública a la agraviada, petición de perdón que nunca se realizó.

Muy marcadamente los alcaldes emanados del Movimiento Regeneración Nacional se aferran en Sinaloa a la mentalidad machista que en los tiempos modernos no tiene ninguna razón de ser, cuando a las mujeres se les relega y reprime en el servicio público. Las síndicos procuradoras de Mazatlán, Elsa Bojórquez Mascareño; de Ahome, Angelina Valenzuela Benites, y de Culiacán, Sandra Martos Lara, han sido víctimas de violencia política en razón de género asestada por los presidentes municipales Luis Guillermo Benítez Torres, Manuel Guillermo Chapman Moreno y Jesús Estrada Ferreiro.

El problema es que las instituciones responsables de aplicar la ley o de exigir que ésta impere se ponen del lado de los victimarios y no de aquellas que libran constantes batallas por hacer que las oportunidades y leyes valgan lo mismo tanto para hombres como para mujeres. Al ajustar el Estado de derecho a intereses y sujeciones políticas, los derechos humanos se convierten en baratijas del bazar de la simulación donde cada ciudadano vale menos o más según las escalas del poder, dinero y capacidad de atropellar a los demás.

Y en contra de tal alteración de las libertades y la legalidad debiera haber muchas más Dignoras.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas
odio mattis justo commodo venenatis, luctus mi, venenatis felis