Tema de hoy

Cuba cansada y en pie de lucha: no hay sociedad que aguante por siempre a sus opresores

La represión a multitudes es uno más de los signos de autoritarismo que regresan y que acabarían de demoler las esperanzas que creó la revolución cubana.

Hay pueblos de admirable resistencia y de exacta puntualidad para rebelarse ante los tiranos, y Cuba es uno de ellos. El régimen comunista se excedió tanto en la restricción de garantías e imposición de cadenas que logró detonar lo que Fidel Castro pudo contener desde la revolución cubana hasta el día de su muerte: la rebelión de ciudadanos hartos, exhaustos, decepcionados y ahora prisioneros en la isla de las libertades canceladas.

Cuba vuelve al punto cero de su historia, exactamente al momento en que Ernesto “Che” Guevara pudo derrocar la intolerancia y atropello de la dictadura de Fulgencio Batista. Las armas del gobierno apuntan otra vez contra la sociedad civil que exige el final del desabasto de alimentos, medicamentos, créditos, combustibles, electricidad y caída de empleos derivados del cierre del turismo, todo por el autobloqueo impuesto por el gobierno de Miguel Díaz Canel-Raúl Castro

La represión a multitudes es uno más de los signos de autoritarismo que regresan y que acabarían de demoler las esperanzas que creó la revolución cubana. Tomando como justificación la pandemia de coronavirus, el régimen en funciones apretó la bota militar puesta sobre la vena yugular de la población que lo ha soportado todo, pero no está dispuesta a aguantar nuevas restricciones por encima de las anteriores limitaciones, que ponen en riesgo la vida humana.

Y como siempre que una nación se subleva frente a dictaduras emergen lecciones para el resto del mundo. Cada vez existen menos sociedades enajenadas que le sean fieles a mesías o tiranos hasta el extremo de renunciar a derechos fundamentales como lo son la salud, seguridad, democracia, alimentación y libre tránsito. El punto de quiebre está en la exageración del poder, el del gobierno o el fáctico, que confunde la confianza social al considerarla cheque en blanco para cobrarlo con arbitrariedades, represiones y alejamiento de todo precepto legal.

Es muy posible que Cuba regrese a ser la comunidad que siempre ha sido una vez que se restablezcan las garantías anuladas. El bloqueo no es cosa de hoy sino desde 1961 y con episodios intermitentes de relajamientos o tensiones, los cubanos lo han resistido; lo que ahora sucede es la sublevación que tal vez no logre derrocar al dúo Díaz-Castro aunque sí alcanzó el propósito de advertir que los grilletes déspotas y opresivos no son la revolución cubana sino el principio del final de quienes la pervierten.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas
ut commodo dolor porta. Aliquam quis,