Ciudad

De La Primavera a Barrancos: ¿Cuáles son los mejores y peores sectores para vivir en Culiacán?

Aunque ser culichi es un orgullo compartido, no toda la población de la ciudad vive Culiacán de la misma forma; la desigualdad se muestra por sectores, señalan expertos.

Entre los diferentes sectores de la población, existen múltiples desigualdades enmarcadas entre las fuentes de ingresos, los medios de transporte que se utilizan, el acceso a la educación y el sector geográfico donde fincan, compran o rentan una vivienda.

La ciudad de Culiacán está dividida en 27 sectores donde se encuentran ubicadas colonias, fraccionamientos y residenciales que, a pesar de sus diferencias, infraestructura y servicios, pueden coexisten entre sí.

Los índices de seguridad, los servicios públicos, la planeación urbana y la infraestructura de la zona, así como la exclusividad que suponen algunos sectores de la ciudad, plantean una calidad de vida diversa y desigual entre la población de Culiacán.

Estudios realizados por el Implan contemplan afectaciones pluviales, rutas de transporte publico, proyectos de obra pública y bienes patrimoniales. Por su parte, el estudio Ciudadanos Evaluando de la Coordinación General del CESP evalúa la criminalidad en diferentes zonas de la ciudad, principalmente la incidencia de delitos como robo de vehículo, robo a casa-habitación, asaltos, homicidios, violencia familiar y violencia de género. Además de estas dos fuentes, sitios de bienes raíces publican información sobre la percepción pública que se tiene de los diferentes sectores de Culiacán.

Todos estos indicadores fueron tomados en cuenta para encontrar las diferencias que polarizan las condiciones de vida a las que se enfrentan los culichis, evaluar la manera en que se vive la ciudad y realizar una selección de las colonias, fraccionamientos y residenciales que, en base a la fuentes antes mencionadas, ofrecen una mejor o peor calidad de vida.

Lo mejor

La Primavera

Es reconocida como la zona más exclusiva de la ciudad, donde vive la clase alta, como empresarios, políticos y otras figuras notables del entretenimiento y el deporte. Este importante sector también alberga un espacio de producción y es catalogado como una de las zonas más seguras debido a su sistema de acceso y seguridad; además del impulso económico que ha brindado al sur de la ciudad.

Tres Ríos

Concentra un importante interés económico para inversionistas locales, nacionales y extranjeros debido al desarrollo que ha presentado en las últimas décadas, dando origen a viviendas de carácter exclusivo en la zona, así como infraestructura que garantiza seguridad ante el crimen y posibles desastres naturales.

Lomas del Pedregal

Este sector de la ciudad ha tenido importantes inversiones en materia de infraestructura, garantizando amenizar las viviendas que se fincan en una de las zonas más altas de la mancha urbana. Es justo esta ubicación la que exenta al sitio de posibles afectaciones por inundaciones, uno de los principales temores para lo culichis. Además, aprueba de manera sobresaliente en estudios sobre crímenes como robo a casa-habitación y de vehículos.

Montebello

A pesar de estar retirada del Centro Histórico, este sector ha sido evaluado de manera positiva en cuestión de crímenes, así como en planeación. La altura ha beneficiado la percepción sobre la zona, también cuenta con uno de los niveles más altos en cuotas de compra-venta, así como de alquiler de viviendas.

Chapultepec

A pesar de haber sido desplazada como la zona más exclusiva de la ciudad, este sector aun cuenta con la percepción de ser tranquilo. La infraestructura que se está generando en la zona, misma que busca conectarla con otros puntos importantes de la ciudad, así como la organización vecinal, para solucionar problemáticas colectivas lo convierten en un sitio de alta demanda por el calidad de vida que garantiza.

En su obra Analisis Georreferenciado de la división social en el espacio urbano, caso Culiacán Rosales, Sinaloa, el Dr. Jorge Javier Acosta Rendón, plantea que:

Al querer separarse la clase con poder económico se autosegrega, implementando barreras físicas que generan división social y terminan afectando a todos los habitantes de la ciudad. Por lo tanto la división social del espacio y la segregación residencial son consecuencias de un mismo fenómeno, no pueden separarse, sino analizarse juntos en los estudios urbanos’.

Lo peor

Centro

A pesar de ser el corazón de la ciudad, el sector centro de la mancha urbana resguarda los mayores registros de criminalidad en cuanto a robo de autos, asaltos, robo a casa habitación y violencia de género. La proximidad a los ríos que atraviesa la capital sinaloense también lo convierte en un foco de alerta para incidentes relacionados a lluvias e inundaciones.

Alturas del Sur

Un sector de reciente creación y que ha adquirido mala fama entre quienes buscan adquirir una vivienda es Alturas del Sur, debido a los altos niveles de delincuencia que presentan en el estudio Ciudadanos Evaluando. Otro importante  dato es que la distancia de esta zona al centro y la falta de transporte público lo convierten en una mala inversión para aquellos que no cuentan con un medio de transporte propio.

Antonio Rosales

A pesar de estar muy cerca de importantes puntos turísticos y referentes históricos de la ciudad, la colonia Antonio Rosales aparece en el top de delincuencia en el estudio del CESP desde hace más de 6 años de manera consecutiva.

Barrancos

Barrancos es uno de los sectores a los que más le sacan la vuelta los culichis, siendo pésimamente referenciado en sitios de compra venta y alquiler. Sus altos niveles de delincuencia así como la lejanía del sector con el primer cuadro de la ciudad lo ubican como un referente negativo de Culiacán.

Valle Alto

Destacando por sus niveles de criminalidad, principalmente en robo y asalto, Valle Alto es un referente negativo de la ciudad debido también a las afectaciones que vive cada temporada de lluvias, así como la mala infraestructura con la que han sido construidos algunos de sus fraccionamientos, esto sumado a la mala percepción del transporte público y los accesos a la zona.

Al respecto, el Dr. Jorge Javier Acosta Rendón señala que:

‘Las colonias populares en condiciones de irregularidad o en proceso de consolidación, adquieren una calificación como sitios peligrosos a consecuencia de la marginación y la precariedad; en parte, por falta de infraestructura y equipamientos básicos, siendo señalados como asentamientos inseguros. Estos espacios urbanos se vuelven vulnerables a situaciones donde prospera la delincuencia’.

La división y segmentación de la ciudad a traves de sus colonias y la poca regulación que existe entre la delimitación de estos espacios para entender la ciudad como un sistema de libre tránsito, es una problemática más compleja que enumerar los ‘mejores’ y los ‘peores’ lugares para vivir.

El concepto de vulnerabilidad espacial es una realidad que termina afectando no solo a quienes viven en un sector de una ciudad, sino también a quienes visitan frecuentemente el lugar, quienes habitan zonas colindantes o aquellos que por azares del destino se ven obligados a transitarlo, precisa Acosta Rendón sobre la necesidad de atender la desigualdad, la marginación y demás problemáticas de sectores populares.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo