Ecología

Big Boy dio los primeros pasos en su nuevo hogar

En su primer día en el santuario, Big Boy salió del remolque donde fue trasladado, comió zanahorias, pisó charcos y posó para las cámaras de periodistas que estaban presentes durante el recorrido

Luego de más de 3 meses de estar alojado en el Zoológico de Culiacán, el elefante ”Big Boy” fue trasladado al santuario Ostok, construido cerca de la comunidad La Campana, donde se habilitaron 2 hectáreas (de una extensión total de 21 hectáreas), para que pase el resto de su vida.

Con aproximadamente 40 años de edad y con un peso de cerca de 5 toneladas, Big Boy fue rescatado de un circo, se compró por una suma millonaria y se resguardó en el Zoológico de Culiacán para lograr su recuperación, y fue el día de hoy que el animal logró dar sus primeros pasos en el lugar que será llamado su hogar y el de otros animales rescatados que puedan alojarse.

En su primer día en el santuario, acompañado de sus cuidadores, Big Boy salió del remolque donde fue trasladado, comió zanahorias, pisó charcos y posó para las cámaras de periodistas que estaban presentes durante el recorrido.

Para el traslado, así como en todo el proceso de compra y resguardo del elefante, estuvieron presentes el director del Zoológico de Culiacán, Diego Heredia, el director de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), Ernesto Zazueta y el activista, Arturo Islas.

Léase: La travesía de Big Boy

En redes sociales, los principales comentarios de la ciudadanía es la falta de sombra y árboles en el santuario, en este sentido, Arturo Islas comentó que se van a introducir muchos árboles de la región para resguardar la zona y apoyar la reforestación.

ACERCA DEL SANTUARIO OSTOK

El director de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), Ernesto Zazueta explicó que esta es la primer etapa de rehabilitación de un lugar que dará cabida a diferentes especies rescatadas del tráfico ilegal, la caza furtiva, el abandono, legislaciones fallidas y víctimas de la desaparición de los ecosistemas naturales.

“La inversión actual va en aproximadamente 6 millones de pesos, esta inversión ha sido una parte Maja y una parte nos ha apoyado Masuri que es el alimento del animal (…) una parte es de los donadores y la otra parte la hemos aportado Arturo, mi hijo Amado y yo”, agregó.

Por su parte, Arturo Islas comentó que la siguiente etapa en la rehabilitación del santuario será el desarrollo de una alberca, con un sistema de bombeo, el cual tendrá un costo alto.

“Necesitamos un sistema de bombeo que es específicamente hecho para eso (…) porque imagínense lo que caga un elefante, entonces, necesitamos que el sistema de bombeo sea lo suficientemente efectivo también para poder utilizar esa agua, porque aquí vamos a tener un sistema para utilizar, reutilizar y aprovechar los recursos en su máximo”, explicó.

Agregó que el lugar contará con un circuito cerrado, las 21 hectáreas están cercadas, además habrá personal encargado de la seguridad. Aseguró que no es un parque zoológico, sino que es una “estrategia mediática” para conseguir la difusión y recursos para rescatar y resguardar varias especies.

En la información que se brindó se mencionó que este santuario también será un centro de investigación y educación para la conservación de la vida silvestre, ya que se darán pláticas y talleres por parte de expertos nacionales e internacionales, y en donde jóvenes y estudiantes podrán especializarse en el rescate y protección de la biodiversidad.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo