Legislativo

“Comó alguien se puede divertir con el sufrimiento de un animal”, critican activistas sobre la tauromaquia

Derivado del veto del gobernador a la Ley de Protección de Animal, específicamente la observación que prohibiría los espectáculos de corridas de toros en Sinaloa, el Congreso del Estado realizó un foro denominado Derechos para la Protección de los Animales.

Derivado del veto del gobernador a la Ley de Protección de Animal, específicamente la observación que prohibiría los espectáculos de corridas de toros en Sinaloa, el Congreso del Estado realizó un foro denominado Derechos para la Protección de los Animales.

En el evento participaron representantes de asociaciones civiles a favor de los derechos animales, pero también grupos a favor de la tauromaquia en el estado; del mismo modo, legisladores estuvieron presentes.

El debate inició por parte de Brenda González de la asociación Huellitas con Causa, quien se cuestionó cómo alguien se puede divertir con el sufrimiento de un animal, señalando que nada es más despreciable como la tortura, refiriéndose al trato al que son expuestos los toros antes de morir en una corrida.

La activista argumentó como sociedad evolucionada, el ser humano tiene que velar por los derechos de las demás especies, y en ese sentido, expuso, la tauromaquia es un retroceso en los derechos de los animales y para los gobiernos que se definen como progresistas.

“¿Arte tradicional? Es un fenómeno social donde se explota el sufrimiento de un animal, es un simulacro de combate y los toros no quieren combatir a no ser por la tortura de las banderillas insertadas en su cuerpo, a ver si así se decide a pelear. Con frecuencia los toros se quedan quietos y se castigan con arpones”, criticó.

Por su parte, Rebeca Uriarte y Gabriela López Juárez ambas parte de Fundación Laika, consideraron que Sinaloa es un estado violento y que este tipo de espectáculos simplemente incentivan a este problema.

Las también activistas opinaron que la tauromaquia es una tradición obsoleta y que no es un arte, sino una tortura, por lo que no debe preservarse.

“Son muchos años de lucha, aquí intervienen otros intereses, este Poder Legislativo tienen la oportunidad de dejarnos algo antes de irse, de una paz social de la que carecemos, necesitamos acciones concretas que nos respalden”, sostuvieron.

La activista independiente Olivia Millán Aguilar participó comentando que Sinaloa ha estado inmerso en eventos violentos y que acciones de violencia y crueldad es el pan de cada día, por lo que se preguntó si es necesario que en el estado se refuercen más actos donde se fomente estos valores negativos.

Cabe destacar que en el foro representantes de grupos de tauromaquia también externaron porque no se debe prohibir la corrida de toros, como Manuel Sescosse de Tauromaquia Mexicana, quien defendió que nadie puede prohibir que hacer a alguien siempre y cuando no este contra la ley.

Justificó que la libertad es lo más fundamental de la Constitución Mexicana y que si un matador de toros se dedica a eso es porque así lo decidió. “La tauromaquia si es cultural, tiene 500 años en México, hay museos, libros, películas sobre esta tradición”, opinó.

De igual forma, dijo que uno de los grandes retos que enfrenta la humanidad en este siglo XXI era la humanización de los animales, ya que detrás de ello se encuentra un gran negocio alrededor de las mascotas. Sostuvo que las personas que acuden a las plazas van a admirar la condición del toro; y no su humanización: “Va a admirar el encuentro hombre-animal, la cultura y la naturaleza, con verdad”, explicó.

“El debate, por tanto, no es un debate sobre moral, gustos, modas o lo políticamente correcto, sino es un debate sobre las libertades”, expuso.

José Saborit, también de Tauromaquia Mexicana, comenzó su participación cuestionándose si ¿pueden los poderes públicos imponer en forma obligatoria las opciones morales de un grupo de la sociedad al resto de los ciudadanos? Comentó que si la respuesta era si, argumentó que esto era una mala noticia para las libertades “ya que basta presentar una argumentación moral y tener las mayorías”, dijo.

Asimismo, el diputado Horacio Lora Oliva explicó que las opiniones expuestas durante el foro serán rescatadas para elaborar un nuevo dictamen por parte de los legisladores.

“Para poderlo regresar se necesita tener mayoría de los 40 diputados que integran el pleno, es decir, 27 diputados”, puntualizó.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo