Derechos Humanos

Disminuye la pobreza en Sinaloa, pero…

Pero, de acuerdo con el Coneval, 8 mil sinaloenses pasaron a la pobreza extrema.

Entre 2018 y 2020, en Sinaloa hubo una disminución de personas catalogadas en pobreza.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) indicó que la mayoría de esas personas tuvieron una mejora en sus ingresos, pero hay 8 mil que empeoraron su forma de vida y pasaron a pobreza extrema.

Para 2018 había por lo menos 928 mil personas en pobreza, pero para 2020 el organismo informó que pasaron a ser 892 mil 900 personas, una disminución de 2.9 puntos porcentuales.

La disminución se notó, sobre todo, en la pobreza moderada, que pasó de 28.8 por ciento de la población a 25.6 por ciento. Mientras que sobre pobreza extrema se calculó que en 2018 el 2.2 por ciento de la población tenía más carencias sociales y ahora esa población incrementó a 2.4 por ciento.

Las carencias sociales también incrementaron en un rango menor, de .3 por ciento, pues para 2018 se registró que el 31.7 por ciento de la población tenía esa problemática, pero en 2020 se pasó al 32 por ciento.

Solo siete entidades de las 32 tienen problemas con carencias sociales: Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Colima, Michoacán, Querétaro y Sinaloa.

El número de personas con pobreza extrema empatan con el incremento que hubo también de personas vulnerables por ingresos. En ese rubro Sinaloa creció 1.2 por ciento.

En los rubros que toma en cuenta el Coneval se establece que el rezago educativo disminuyó 1.1 por ciento, pero el acceso a la salud pública empeoró en el 6 por ciento de los sinaloenses.

Es decir, durante el año que explotó la pandemia de Covid-19 hubo, por lo menos, 595 mil 400 personas que no tenían acceso a servicios de salud, ni pública ni privada.

Eso sucedió pese a que incrementó 2.5 por ciento el número de personas con acceso a la seguridad social.

Hay también menor número de personas con carencia por calidad y espacios de la vivienda y también una disminución de personas con carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda.

Del mismo modo, hay más personas que tienen acceso a la alimentación nutritiva y de calidad.

Sobre los ingresos, la población con ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos incrementó 1.3 por ciento, mientras que la población con ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos disminuyó 1.8 por ciento.

Sinaloa, sin embargo, tuvo una mejora en sus indicadores en comparación con el panorama nacional.

Entre 2018 y 2020, el número de pobres en el país aumentó en 3.8 millones. En ese periodo, detalló el Coneval, pasó de 41.9 a 43.9 por ciento de la población, es decir un incremento de 51.9 a 55.7 millones.

De ese total, la pobreza moderada aumentó de 34.9 a 35.4 por ciento, esto es de 43.2 a 44.9 millones de personas, en tanto que en pobreza extrema, la cifra creció de 7 a 8.5 por ciento, lo que representa de 8.7 a 10.8 millones de habitantes.

Estas cifras indican que por primera vez, desde 2013, se revirtió la tendencia registrada desde entonces, cuando la pobreza extrema comenzó a descender de manera constante en cada medición.

También es la primera vez, según los datos del Coneval, que en más de una década la pobreza extrema aumenta por encima de la moderada.

La carencia que más aumentó es la relacionada con el acceso a la salud, que se disparó 12 puntos porcentuales, de 16.2 a 28.2 por ciento.

Otras carencias que también se incrementaron, aunque en menor medida, son en educación y acceso a una alimentación nutritiva y de calidad.

En cuanto a educación, el rezago aumentó 0.2 por ciento, de 19 por ciento a 19.2 por ciento entre 2018 y 2020, y entre menores de 3 a 16 años aumentó 1.1 puntos porcentuales.

Las carencias sociales que se redujeron son calidad y espacios en la vivienda y acceso a la seguridad social.

Pese a que registró una disminución, la carencia por acceso a la seguridad social es la de más alta incidencia en los años evaluados, ya que la padece el 52 por ciento de la población.

La pobreza extrema aumentó en 26 estados de la República, y destacan los casos de Quintana Roo, de 3.8 a 10.6 por ciento; Tlaxcala de 3.3 a 9.8, y de Yucatán de 6.5 a 11.3 por ciento.

La población con ingresos por debajo de la línea de pobreza extrema pasó de 14 a 17.2 por ciento entre 2018 y 2020, es decir, de 17.3 a 21.9 millones de personas.

El porcentaje de las personas con ingresos por debajo de la línea de pobreza pasó de 49.9 a 52.8 por ciento, es decir, de 61.8 a 66.9 millones.

Todas las fuentes de ingreso de las familias tuvieron una reducción en el citado periodo, el único que tuvo un aumento fue el rubro de transferencias, donde están los apoyos de programas sociales.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo