Movilidad

Tema de la semana | En esto consiste la primera etapa del Sistema Integral de Transporte de Culiacán

Lo primero que hay que informar a la sociedad culiacanense es que esta fase inicial trata solamente sobre las adecuaciones de las avenidas por donde circularán los camiones (modernos), mientras que su operatividad comenzará probablemente hasta el 2022.

Esta es una imagen temática, no oficial, del proyecto. RENDER: Arquitectura 3D.

Esta es una imagen temática, no oficial, del proyecto. RENDER: Arquitectura 3D.

Tanto el actual Gobierno Municipal de Culiacán, como el Gobierno del Estado, admiten que en la capital sinaloense existe un grave problema en el transporte público. A ello se suma la cada vez más complicada movilidad urbana producto de los 500 mil automóviles que hoy en día circulan por la ciudad.

La urgencia por modernizar el transporte público derivado del crecimiento poblacional y del casco urbano viene advirtiéndole por lo menos desde hace diez años en Culiacán. Desde entonces proyectos de un metrobús elaborado por empresas privadas han circulado por las manos de varias administraciones sin lograr su materialización, principalmente por falta de fondos.

En la actualidad es el alcalde Jesús Estrada Ferreiro uno de los principales promotores de esta obra, quien hace unos días hizo circular de nuevo el tema en la opinión pública al anunciar oficialmente el banderazo de inicio del metrobús para finales de septiembre de este año.

Al respecto, Espejo se dio a la tarea de buscar al gerente municipal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Culiacán para que nos informara, punto por punto, en qué consiste esta primera etapa del Sistema Integral de Transporte.

Lo primero que hay que informar a la sociedad culiacanense es que esta fase inicial trata solamente sobre las adecuaciones de las avenidas por donde circularán los camiones (modernos), mientras que su operatividad comenzará probablemente hasta el 2022.

Las obras comenzarán sobre el boulevard Sánchez Alonso y la avenida Álvaro Obregón en la intersección con avenida Universitarios, dado que en esta zona se ubica una difícil movilidad para quienes se transportan de norte a sur.

“Hay un grave problema de movilidad urbana de la avenida Universitarios hacia Los Mezcales y Loma de Rodriguera, en donde por el área que tiene la Obregón es menor sustancialmente a la que tiene en este caso de Universitarios hacia el centro de Culiacán. O sea, no es la misma sección hacia el norte que hacia el sur”, explicó Manuel Ochoa Salazar.

De este modo, la avenida Sánchez Alonso se prolongará unos tres kilómetros paralelo al río Humaya, extendiendo a su vez el malecón por esa ribera, hasta comunicar con la avenida Álvaro Obregón a la altura de la Ley Exprés para conectar con la colonia Loma de Rodriguera.

“¿Para qué nos va servir esta vialidad? Para que mucha de la gente en aquel rumbo de la ciudad pues ya no usen la Obregón, sino la Sánchez Alonso”, explicó el funcionario municipal.

La primera etapa es crear esa vialidad para mejorar la conexión de la Obregón de norte a sur y de sur a norte con el fin de desfogar ese tramo, y en ese sentido, crear una alternativa.

Sumado al apoyo de esta conexión, esta primera etapa conlleva complementar con vialidades alimentadoras, es decir, algunas calles que van a comunicar de la Sánchez Alonso a la Obregón, como son las calles Velina León de Medina, Carlota Fernández y Alejandro Serrano.

“Para la modernización del transporte público se tienen que adecuar las vialidades para que mejore. Dentro de la infraestructura vial que necesita Culiacán es mejorar el tema de la movilidad de la Obregón como eje troncal y del Zapata. Esta vialidad que se va construir forma parte de todas las obras necesarias para mejorar el transporte público. O sea, se van hacer calles para que se mejore el transporte público”, expone Manuel Ochoa sobre esta primera etapa.

Comenta también que estas primeras obras del Sistema Integral de Transporte no solo le va servir a la movilidad urbana, sino a Culiacán en general, ya que va ser un bordo de protección, va ser un malecón y una alternativa para mejorar el traslado de vehículos.

Una vez desfogada la movilidad de la avenida Álvaro Obregón se comenzará con las líneas por donde circularán los camiones, construyendo a su vez las estaciones cada 400 metros. Inicialmente, comenta Manuel Ochoa, se tiene pensado que esta nueva opción de transporte sea utilizada por estudiantes y gente del norte de Culiacán que acude a trabajar diariamente al primer cuadro.

“Va haber un contraflujo que quiere decir que va circular un camión por el lado oriente de la Obregón, o sea pegado a Catedral y al Ayuntamiento; y por el otro lado, va de norte a sur, de tal modo que van a quedar tres carriles, en este caso para la Obregón”, explica.

Actualmente se cuenta con una inversión de 232 millones de pesos para el arranque, 100 aportados por el Banco Nacional de Obras y Servicios Público (Banobras) a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin); 66 mdp por parte del Gobierno Municipal de Culiacán y 66 mdp más por parte de Gobierno del Estado.

Cabe destacar que el proyecto ejecutivo sería elaborado por el Instituto Municipal de Planeación Urbana de Culiacán (Implan), mismo que será entregado al Gobierno del Estado para su licitación.

 “¿Cuáles son los compromisos del municipio? Nosotros hacemos el proyecto ejecutivo, se licita, hay un ganador: lo va realizar. Ya terminado ese proyecto ejecutivo, se le entrega al Gobierno del Estado y ellos sacan la licitación pública de esa obra. Tenemos dos meses para hacerlo”, puntualizó.

El proyecto, punto por punto:

  • 1ª Etapa con Inversión Total de 1,066.76 mdp
  • Banobras aportará el 50% de la inversión, la otra mitad el Gobierno del Estado y el municipio.
  • La primera etapa consiste en líneas troncales Zapata-Sanalona y Obregón Norte-Sur, que estarán conformadas por 29 km con carril lateral preferencial, señalización y 147 parabuses laterales con rampa de frenado.
  • Contará con recorrido cronometrado.
  • Solo se detendrá en paradas oficiales.
  • Estará sincronizado con los semáforos para evitar los altos.
  • Funcionará con tarjetas digitales para evitar asaltos a los choferes y robo de cambio a los pasajeros.
  • El pasaje va a ser accesible para todos y va a aumentar cada año conforme a la inflación.
  • El Fonadin estima que tendrá una demanda estimada de 196 mil usuarios diarios y una tarifa de 11 pesos.
  • El proyecto total contempla 58 km, con 54 estaciones centrales y 50 laterales, 7 patios de encierro (3 de ellos con talleres) y la prolongación del Blvrd. Enrique Sánchez Alonso.
  • Se reestructurará de la red de rutas actuales en 26 rutas de autobuses (6 troncales, 14 integradas y 6 alimentadoras).
  • Se renovará la flota con 500 autobuses y la implantación de tecnología mediante un sistema de control y recaudo centralizado.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo