Tema de hoy

El silencio de los implicados: la corrupción en Sinaloa no se castiga, la solapan

Por si alguna utilidad tuviera este panorama que desalienta a actores e instituciones que se sostienen en la lucha por la transparencia, el beneficio tendría que ser la revisión y restructuración del Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción.

El pasado 6 de agosto ESPEJO publicó los resultados dados a conocer por la organización Impunidad Cero respecto a la omisión legal contra servidores públicos acusados de incurrir en actos de corrupción, la cual se complica más cuando las instancias responsables de instaurar el orden jurídico ocultan la información sobre los procedimientos llevados en órganos auditores, fiscalías y juzgados.

El estudio “La impunidad administrativa en México”, realizado de manera conjunta con la Iniciativa de Transparencia y Anticorrupción del Instituto Tecnológico de Monterrey, establece que en el caso de Sinaloa los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial decidieron callar puesto que respondieron solamente el 5.56 por ciento de la información solicitada mientras que el 94.44 por ciento resultó en datos incompletos o preguntas no atendidas.

Esto refleja que sigue siendo enorme la cobija de impunidad para los funcionarios que cometen delitos contra el patrimonio público, al mismo tiempo que la voluntad para abatir los saqueos del erario es prácticamente irrelevante. En el seguimiento que el diario Noroeste le da al tema, el abogado Luis Darío Ángeles González, quien dirigió la investigación, revela que los tres poderes de Sinaloa y la Fiscalía General del Estado atendieron 8 preguntas y 64 no las respondieron y en los casos que sí lo hicieron fue de manera insuficiente.

Sin duda, las derivaciones de esta indagación son reafirmadas en la realidad local cuando ningún servidor público acusado de manejo indebido de recursos público ha ido a prisión a consecuencia de la acción de la justicia.

Lee más: Sinaloa calla ante impunidad de funcionarios corruptos

El referente más cercano es el de varios ex secretarios que en el gobierno de Mario López Valdez se sirvieron de las finanzas estatales, se les acusó de ello ante las instancias correspondientes, sin embargo, nadie pagó las consecuencias jurídicas correspondientes porque la ley se tornó elástica, tanto como la complicidad de aquel gobernante que alentó y toleró el gran robo sexenal en beneficio de cuates y socios.

Por si alguna utilidad tuviera este panorama que desalienta a actores e instituciones que se sostienen en la lucha por la transparencia, el beneficio tendría que ser la revisión y restructuración del Sistema Estatal y Municipal Anticorrupción, pero abarcando la sacudida a todos los que desde el Ejecutivo, Legislativo y Judicial se sitúan en la postura cómplice de simular esfuerzos por sanear la cosa pública y en los hechos son los principales encubridores del robo transexenal.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo